Fernando Cuartero, los espiritistas y la Universidad de Castilla-La Mancha

Desde que creamos La lista de la vergüenza hemos seguido la costumbre de referirnos solo a cursos actuales o futuros (con una sola excepción, pero es que el caso era tan escandaloso que merecía la pena contarlo). Por eso no vamos a dedicar ninguna entrada a cosas como los contenidos neofascistas que, al parecer, se impartieron el año pasado en la Universidad Complutense, o los muchos Másters y titulaciones propias de temática pseudocientífica que han aparecido en otros cursos en muchas Universidades pero que, por suerte, no se han vuelto a ofrecer.

Pero hoy haremos otra excepción, porque el caso también lo merece.

Hace un año, como contaba Luis Alfonso Gámez en Magonia, la Universidad de Castilla-La Mancha cedió su Paraninfo de Albacete para la celebración de un Seminario sobre Vida después de la Muerte, de claro contenido pseudocientífico. Como ocurrió no hace mucho en la Universidad de Alicante, los organizadores del evento aprovecharon que la Universidad, por lo visto, no se molestaba en controlar mínimamente para qué alquila sus instalaciones, así que sacaron pecho presumiendo de que la UCLM colaboraba con el montaje. La protesta de un grupo de profesores impidió que los vendedores de misterios siguieran usando ilegítimamente el logotipo de la Universidad, pero no logró evitar que el acto se celebrase, dejando así asociado el nombre de la UCLM al espiritismo.

La noticia hoy es que Fernando Cuartero, uno de aquellos profesores que, en defensa del prestigio de su Universidad, protestaron contra el acto, ha sido conde~ado como autor de una falta de injurias cometida contra uno de los organizadores del acto. La Sentencia (pdf) se basa en que en su carta abierta al vicerrector, Fernando Cuartero empleó la expresión “vulgares estafadores” para referirse a unos organizadores (a quienes no nombraba) que, como seguía diciendo,

por el módico pago de unas tasas, obtienen, mediante una mala práctica, un pretendido amparo académico que es completamente falso.

La Magistrada ha ignorado por completo esta parte de la frase que, desde luego, explica muy a las claras en qué consistió el engaño al que los organizadores sometieron a la Universidad, y ha aceptado en parte los argumentos del querellante, un tal Rafael Campillo, que asegura ser el verdadero organizador del acto (aunque oficialmente conste como tal una asociación).

La pena impuesta es, desde luego, ridícula, la argumentación de la Sentencia es probablemente discutible, y siempre cabe la posibilidad de que la Audiencia la revoque tras el pertinente recurso. Pero, en cualquier caso, invitamos a todos los lectores de este blog a que difundan lo ocurrido y a incorporarse al grupo de apoyo al profesor Fernando Cuartero que se ha creado en Facebook.

El objetivo de La lista de la vergüenza es, ni más ni menos, la defensa del prestigio de las Universidades frente a la infiltración de las pseudociencias. Eso mismo es lo que hizo en su día Fernando Cuartero. Y estamos seguros de que seguirá haciéndolo, para lo cual contará con toda nuestra simpatía y nuestro apoyo.


0 Comentarios

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>