Pseudoterapias en la Universidad de Murcia

Hay que reconocer que cuando la Universidad de Murcia entró por primera vez en esta lista lo hizo un poco por la puerta falsa. Sí, habían cedido sus instalaciones para diversas magufadas, pero probablemente no lo hicieron a propósito, sino que se debía tan solo a la falta de controles acerca de a quiénes y para qué las ceden.

Pero eso pertenece al pasado.

Porque ahora sí que lo hacen a propósito. Con todos ustedes el I Máster en iniciación en terapias complementarias de la Universidad de Murcia.

El Máster, que corre a cargo del Instituto Universitario de Investigación en Envejecimiento (lo cual tiene bastante sentido teniendo en cuenta lo envejecidas y hasta trasnochadas que está muchas de esas “terapias”) tiene un comienzo prometedor: según el programa, empieza con una sección dedicada nada menos que a las

BASES BIOPATOLÓGICAS DE LA ENFERMEDAD. METODOLOGÍA CIENTÍFICA. DISEÑO DE EXPERIMENTOS. ASPECTOS ÉTICOS, MÉDICO LEGALES Y PSICOSOCIALES

Lo malo es que a continuación los alumnos deben olvidar por completo eso de la metodología científica, las bases biopatológicas de la enfermedad (las reales) o incluso los aspectos éticos, porque si no es así a ver cómo demonios van a estudiar cosas como la acupuntura o la homeopatía.

Claro, esto supone un serio inconveniente para las personas deseosas de adquirir semejante formación, porque a los requisitos de admisión se añade la necesidad de tener una memoria de pez, una preparación científica francamente defectuosa o, por qué no, un morro suficientemente curtido como para compaginar la medicina basada en la evidencia científica con la “medicina” basada en la creencia mágica. Pero, por suerte, las autoridades universitarias han tenido en cuenta este problema y ofrecen el programa del Máster (sin las enojosas menciones a la ciencia, la ética y la realidad biopatológica) a través de cursos separados. Así tenemos, por ejemplo, el I Curso de acupuntura, destinado a “cualquier persona interesada en el tema” y, en vista del contenido del curso, “desinteresada acerca de la realidad”.

Lo mismo cabría del I Curso de homeopatía, cuyo contenido, en este caso, aparece convenientemente diluido, limitándose a decir la web que la materia a impartir es esa, homeopatía. Claro que quien precise una formación (con perdón) más avanzada puede acudir al III Curso de posgrado de especialista universitario en terapéutica homeopática, exclusivo para médicos, veterinarios, odontólogos y farmacéuticos, que al término del curso saldrán convertidos en todos unos chamanes homeópatas.

De hecho, por poder hasta se puede cursar el I Curso de Hidrología, que aunque contiene un programa que hubiese hecho las delicias de aquel Doctor John Harvey Kellogg de “El balneario de Battle Creek“, incluye su propio chiste cuando nos dice que está dirigido a

El perfil de ingreso propio al curso es el de una persona que muestre interés en las cuestiones relacionadas con la homeopatía

Chiste que redondea añadiendo

así como sensibilidad hacia el conocimiento en general de los métodos científicos

Menos mal que esa sensibilidad, como manda la hidrología (y la homeopatía, claro), se cura simplemente con agua. Mucha agua.

2 Comentarios

Participa Suscríbete

Creo que con lo de hidrología, a pesar del destinatario homeópata, no deberíais ser tan tajantes, pues existe la hidroterapia y habría que ver si es esto o se han inventado otra historia =)

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>