La Biblioteca Nacional y la grafología

Es estupendo que una institución como la Biblioteca Nacional ofrezca a los chavales actividades culturales y divulgativas. Al fin y al cabo se trata de uno de los referentes de la cultura de nuestro país, y sin duda los escolares tomarán muy en serio las enseñanzas que allí reciban.

Incluyendo las que no son más que una tomadura de pelo.

Según nos cuentan por email, la Biblioteca Nacional hizo pública una nota de prensa el pasado 31 de agosto en la que detallaba sus actividades para niños para este otoño. Entre las que se incluye (y nada menos que en primer lugar) esta perla:

La grafología (palabra que, como suele ocurrir con las bobadas pseudocientíficas, sus creyentes suelen escribir con mayúscula) no es más que una superchería, una superstición tan tonta como la astrología, la quiromancia o el tarot. Lo malo es que, como también ocurre con la astrología, resulta potencialmente peligrosa: en muchas ocasiones, sus supuestos hallazgos son utilizados en tareas tan decisivas para la vida de una persona como la selección de personal. De hecho, algo así viene a decir la propia Biblioteca Nacional, cuando asegura que en la letra manuscrita “se oculta el auténtico profesional que podemos llegar a ser”.

La grafología es, sencillamente, un timo. De hecho, opera exactamente igual. ¿Se acuerdan ustedes de aquella inolvidable escena de “Los tramposos”?

Pues aquí ocurre lo mismo: los grafólogos no tienen ningún problema en exhibir sus “éxitos”, con los que los pardillos de turno pican. Pardillos entre los que se encuentra, por lo visto, la propia Biblioteca Nacional, que entre sus actividades ya realizadas aún habla sin ningún rubor de esta:

No me cabe duda de que el grafólogo de turno haya podido describir los rasgos del carácter de Lope de Vega y Gustavo Adolfo Bécquer. Como los habría podido describir yo, o usted, o cualquiera que se tomase la molestia de estudiar mínimamente la biografía de ambos autores. La estampita está servida.

Pero otra cosa ocurriría si los personajes no fuesen conocidos, o el grafólogo no supiera a quién corresponde cada muestra de escritura. En estos casos el resultado suele ser el que se pueden imaginar:

Y esto, de nuevo, lo sé yo, lo saben ustedes, lo sabe también probablemente el grafólogo que le ha colado la actividad a la Biblioteca Nacional y probablemente lo sepa hasta la estatua de San Isidoro de Sevilla que preside la entrada. Los únicos que no lo saben, por lo visto, son los responsables de programar semejante actividad, que emplearían mucho mejor su tiempo y el de los escolares que visiten la institución dejándose de estas tonterías y leyendo los muchos ejemplos de novela picaresca que guarda la Biblioteca. Que buena falta les hace.


15 Comentarios

Participa Suscríbete

Estimado Frias,En todas las disciplinas existen profesionales que jerarquizan una profesión y aquellos otros que la convierten en manjar de los buitres. La grafología – en este sentido – ha sido, lamentablemente, una gran anfitriona. A lo largo de la historia grafológica se han escrito verdaderos desastres investigativos, cremas de repostería imposible de digerir. Teorías que se encuentran a años luz de su validación científica.Es verdad. pero hoy ya no es así.El modelo de ciencia que la psicología academicista – como lo que dejas traslucir en tu texto – ha adoptado y sigue adoptando en nuestros días se limita casi exclusivamente a criterios empírico-experimentales. Desde este lugar se ha tratado de devastar el saber grafológico, arrojándolo a la prisión de las pseudociencias o de los mitos. Al enmarcar la grafología en este modelo positivista y sacarla del contexto antropológico, la esencia de la misma se pierde y desvirtúa perdiendo su total identidad.Esta visión reduccionista de la grafología que tu planteas está presente en casi todas las críticas negativas que circulan tanto en internet como en publicaciones académicas de diferentes tenores y reputaciones. Siempre el reduccionismo es una visión parcial de un fenómeno. Es la exclusión de todo lo que se ignora o se quiere ignorar. El reduccionismo se convierte rápidamente en dogma que interpreta como amenaza, no solamente lo diferente, sino substancialmente todo lo que atente contra mi sistema de creencias o ideas. Por ende, el reduccionismo únicamente puede conducir a un círculo vicioso que culmina, tarde o temprano, en el aislamiento.El pecado más grave que podemos cometer es seguir buscando una epistemología que encuadre indefectiblemente dentro del modelo positivista y no una estrategia alternativa. Se necesita legitimar una grafología que no se identifique como un modelo subdesarrollado o copia imperfecta frente a la severidad de normas y reglas científicas que fueron diseñadas para otras disciplinas. Un ejemplo de estos modelos negativos y a los cuales la psicología de la escritura no puede adherir bajo ningún concepto, es el que representa el epistemólogo dualista y éticamente kantiano, Karl Popper. Sin generalizar, podemos afirmar que la mayoría de censuras a la psicología de la escritura, parten de un segmento de la comunidad académica que adhieren a este reduccionismo epistemológico. En la teoría positivista de Popper:1. Se ilegitima grandes sectores de las ciencias humanas, no solamente desconociéndolas sino también construyendo categorías absolutamente discutibles (lo débil y lo fuerte, por ejemplo)2. Se hace del funcionalismo y del intelectualismo una adhesión privilegiada. (su teoría de los tres mundos separados)3. Se intenta aplicar las leyes naturales a los modelos económicos y utilizar la economía matemática como modelo para las ciencias humanas.4. Se imponen ideología y métodos como formas de soluciones técnicas. Las hipótesis son convertidas en leyes sin la fundamentación empírica que los mismos positivistas requieren para el resto de las ciencias.5. Se afirma que “la crítica continúa la obra de la selección natural a un nivel no genético o exosomático: presupone la existencia del conocimiento objetivo, bajo la forma de teorías formuladas”.6. Se recomienda dejar los valores superiores al “laissez faire”.7. Se rechaza abiertamente la teoría del psicoanálisis y del socioanálisis, la existencia de los procesos inconscientes y los aspectos psicológicos más sutiles. 8. Se profundiza la visión tecnocrática de las ciencias.9. Se inscribe la tradición disociadora y dualista que opone mente y cuerpo, razón y emoción, pasión y método.Estimado amigo, la fe vive de dudas como el dogma de herejías.Afectuosamente,Mag. Julio Cavalli*Buenos Aires | Argentinajuliocavalli@gmail.com

O sea, Julio (¿"mag." significa "mago", "magufo", "magister", "magnesio"?), ¿dices que debemos aceptar ciegamente y sin criterio alguno una disciplina que no puede demostrar lo que afirma, y que además se enorgullece de que no puede dar resultados que una persona pueda constatar? Digo, porque más allá de tu rollo sobre Popper (te faltó Kuhn, todos los magos citan a Kuhn), lo que no veo que ofrezcas es alguna demostración de que las "lecturas" grafológicas y las afirmaciones que hace sobre la gente, su personalidad, su idoneidad para un empleo, su proclividad al delito y otros gravísimos dictámenes sobre sus víctimas se traducen en realidad o merecen más credibilidad que, no sé, una lectura de los posos del café o una sesión de tarot. Pruebas no tienes, pues.Pedir a la gente que crea a ciegas en afirmaciones que no demuestran nada y en personas que sin demostrar nada y haciendo promesas que no pueden cumplir nos piden no sólo confianza, sino dinero por sus servicios es algo que ya hacen las religiones… y sin necesidad de hablar de Popper (y de Kuhn, es que es increíble que se te haya pasado Kuhn, ño).

Yo personalmente acudí a una conferencia donde Sandra Cerro, grafóloga, leía en los dibujos de los niños del campo de concentración de Terezin la forma que tenían de codificar su realidad.¿Eso también sería superchería? a lo mejor no era la grafología que la mayoría entiende, pero me pareció que se acercaba más a la psicología que a la adivinación…

Por qué no? A partir de los aportes de Thomas Kuhn y el desarrollo de su concepto de paradigma, nace una visión más dialéctica de la historia y una concepción diferentes de la de la ciencia al expresar que toda nueva teoría “requiere la reconstrucción de las anteriores y la reevaluación de hechos anteriores”.La grafología debe buscar, dentro de las ciencias humanas, una posición epistemológica que la diferencie. Debe rechazar las actitudes cientificistas que intentan despojarla de su aspecto ideológico. Debe obligarse a trabajar desde su propia perspectiva. Debe expresar, fundamentar y sostener – sin caer en la imposición – su modelo de “epistemé”, su método y teoría. Es decir, un modelo, dentro de otros, sin buscar ser coronado como un “modelo” hegemónico . Muchos epistemólogos o investigadores – no sé si es tu caso – en su despiadado análisis crítico de la grafología, pierden objetividad y la ceguera no les permite abrir un auténtico debate interdisciplinar que ponga el acento en el diseño de herramientas conceptuales apropiadas para captar la delicada trama de interrelaciones dinámicas de las que surgen tanto el saber humano, como así también los valores y las acciones de los hombres.

Por lo que cuentas, Anno Domini, se acerca más al psicoanálisis, que peca exactamente de lo mismo que la grafología: solo acierta cuando quien la practica conoce de antemano el resultado.Julio, tu disertación/divagación me parece tan interesante como fuera de lugar, pero creo que, aunque tus argumentos fuesen válidos (que no lo son) el resultado sería el mismo: si la grafología necesita retorcer los conceptos etimológicos más comúnmente aceptados y forzar una concepción de la realidad como algo borroso y definible a conveniencia de cada uno, y todo para (te cito) "captar la delicada trama de interrelaciones dinámicas de las que surgen tanto el saber humano, como así (sic) también los valores y las acciones de los hombres"; y todo ello además tras "un auténtico debate interdisciplinar" en busca de las "herramientas conceptuales adecuadas" para ello, estamos hablando de algo tan poco confiable, con unos principios tan indefinidos, un rigor tan dudoso y unos resultados tan discutibles que difícilmente puede admitirse que se enseñe en las Universidades o incluso a los chavales que visitan la Biblioteca Nacional.

Estimado Fer,Nada de lo que exprese está fuera de lugar. Quizás nosotros estamos fuera de lugar intentando defender teorías imposible de conciliar.No tiene sentido seguir defendiendo posturas antagónicas. La concepción antropológica actual de la grafología a la que adherimos, surge obligatoriamente de muchos y valiosos aportes de diferentes escuelas y corrientes psicológicas que están en las antípodas de tu pensamiento.Resumiendo, la grafología, como disciplina, adhiere necesariamente a una psicología proyectiva y expresiva, que no es tu base epistemológica. Ojalá los grafólogos defendiesen su teoría "a capa y espada" como tú defiendes la tuya. Saludos desde Buenos Aires.Julio Cavalli*

Buenas tardes MJS.Esta es mi primera vez en opinar sobre un comentario. La realidad es que su manera de expresarse en cuanto a la Grafología es grosera y burda.Como grafóloga es lógico que voy a estar en desacuerdo con usted, aunque hubo un tiempo en el cual no podía creer de lo que éramos capaz de expresar a través de nuestra escritura, fue por eso que lo probé, y descubrí que es de gran ayuda en diferentes ámbitos. Pero, como en toda disciplina, tiene que ser empleada por una persona competente.El debate en este caso se basa en conceptos que no demuestran nada, tenemos nuestro apoyo con leyes, tenemos nuestras herramientas y demás. Se trata de que cada persona que esté interesada en hablar de sobre algún tema en particular se informe antes, aclaro que no es una agresión hacia usted, simplemente si ha llegado a publicar un comentario como este, puede tomarse una o dos horitas de su vida y hacerse el análisis completo de su escritura; partiendo de ahí, analizar los resultados con objetividad y ser escuchado con más atención por nosotros.Vuelvo a repetir; no estoy de acuerdo ni en sus fundamentos ni en la manera de exponerlos, sin embargo, como profesional de esta rama te pido que lo pruebes antes de insultar nuestro trabajo y pasión.

Hola, Aldana,Son ustedes, los que afirman que la letra manuscrita nos revela información sobre la persona que la produce, los que tienen que demostrar que esto es cierto, es decir, que no se están inventando los resultados y que no corresponden a una lectura en frío.A mí no me interesa que me escuchen ustedes, con todo respeto. Ustedes viven de esta historia, de estas afirmaciones no probadas, de esta creencia irracional de que pueden decir, repito porque la barbaridad que pueden llegar a afirmar puede destrozar vidas, que una persona puede o no ser un delincuente o debe o no ser contratada con base en los rasgos de su letra manuscrita. Quienes tienen que enterarse de que ustedes carecen de pruebas son sus clientes y sus víctimas, las personas cuya personalidad y rasgos psicológicos profundos afirman leer, como lo afirman los tarotistas y los videntes. Son esas personas las que deben ser informadas (porque ustedes no tienen la mínima honestidad moral para hacerlo) que están poniendo su futuro en manos de gente que no ha podido demostrar ni una sola de las premisas sobre las que se basa su práctica.

Ah, perdón, se me pasaba: Julio… Kuhn estaba equivocado. Su epistemología está superada salvo en los espacios de lo paranormal… como la grafología, el psicoanálisis y la quiromancia.

ferfrias, ese saber absoluto, esa contundencia que cierra cualquier diálogo, amo del conocimiento.. efectivamente representas lo opuesto al psicoanalisis y la grafologia. Cuantas más certezas más ignorancia. Qué bueno que estes en la vereda de enfrente, me confirma que voy bien encaminada, sino sería yo la que me cruzaría

Me gustaría saber, ya que presumes de ser una persona lógica y con un pensamiento científico, en qué pruebas te basas para decir lo que dices. He leído un tocho de acusaciones (algunas bastante ofensivas) diciendo que la grafología es un timo, sin embargo, no he visto una sola prueba que corrobore lo que dices (obviando un vídeo de un programa de TV del que luego hablaré) y exigiendo pruebas por parte de los grafólogos. Si no recuerdo mal, eso de acusar sin pruebas es una actuación bastante antigua, de tiempos de la inquisición, más o menos; muy científico todo. Por otro lado, pones un vídeo del 91 (que podría estar preparado si el director del programa fuese una persona de tu mentalidad) en el que un tipo hace algo que, en mi humilde opinión, un grafólogo no debería hacer, que es jugar a adivinar. Puede ser que el grafólogo esté observando en la escritura aptitudes que tienen esas señoras, pero eso no quiere decir que se estén dedicando a esa profesión. ¿Cuántos ineptos conocemos en un puesto de trabajo para el que no son adecuados? No nos confundamos ni confundamos a los demás. Si todos hiciésemos como el autor de esta entrada (tomar la parte más equivocada de un tema y generalizar) y al entrar al blog, leyésemos esta entrada conociendo un poco el tema, pensaría que todo el blog está lleno de artículos en el que la gente vierte su opinión personal de forma radical y sin molestarse en contrastar nada, eso sí, exigiendo y criticando lo mismo que ellos hacen. Mi opinión es, que antes de hablar de un tema y ponerlo de vuelta y media, nos informemos, con más razón si además vamos a publicarlo, porque no queremos engañar ni confundir a la gente. Si a pesar de todo, no nos apetece informarnos, lo mejor sería callarnos.

Estimados,Buena y sana discusión la que se ha llevado a cabo aquí, sin embargo debo decir, que lamentablemente la carga de la prueba la tiene la persona que afirma un hecho o alguna propiedad de alguna técnica sobre el mundo. En este caso, quien debe probar que la grafología realmente tiene un criterio predictivo son ustedes. Lamentablemente, la base teórica que los sustenta es bastante pobre y no comprobable. ¿Como compruebo que a través de mi aparato psíquico manifesto proyecciones en mi escritura? Infalsable, como diría Popper.Ahora bien, la grafología se ha reformulado también, ahora último está utilizando como base teórica el correlato neuro motor que tiene la escritura con la personalidad (Que de donde sacaron esto? ¿QUe estudio prueba aquello? Ninguno publicado en ninguna revista que se respete) En fin, y así podríamos seguir toda la noche. Al final de cuentas, no hay evidencia suficiente que respalde su validez predictiva, ni de constructo, ni de nada. Lo asqueroso del posmodernismo, es que permite justificar cualquier aseveración a partir de la nada misma, porque no es necesario probarlo, solo que suene lindo.Como regalo les sugiero que lean Posturas intelectuales de Sokal. Gran libro, y verán que la verborrea de Lacan es idéntica a la Julio.Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>