La Universidad de Murcia y el miedo a los transgénicos

Hasta la fecha, los casos de efectos dañinos causados por los cultivos transgénicos se pueden contar con los dedos de una mano, y sobran cinco dedos. Incluyendo los económicos o sociales: aunque nos hayan contado historias de lo más truculentas, a la hora de la verdad los únicos datos sólidos con los que se puede criticar a este tipo de cultivos son el riesgo de que el mercado de semillas acabe en manos de unos pocos productores (a causa, paradójicamente, de lo restrictivo de su regulación) y, sobre todo, el lamento por la pérdida de unas prácticas agrícolas más tradicionales (y menos rentables para los agricultores, por cierto).

Seguramente irán por ahí los tiros en la conferencia programada para esta misma tarde en la Facultad de Biología de la Universidad de Murcia, con un título tan impactante como… bueno, impactante:

Al menos, esa es la impresión que nos da al leer el currículum del ponente, que habría que completar con su período de presidencia de la asociación Bio-Bio Orgánico, que publica en su web reflexiones sobre los transgénicos tan “científicas” como esta

Pienso que lo peor que podemos hacer en un país es entregar nuestra autonomía a cualquier organismo, institución o empresa extranjera que inevitablemente operará buscando su propio beneficio a costa de nuestra dignidad, haciéndonos, ya sea de manera declarada o subrepticia, dependientes de ella.

Y es que, por lo visto, la cuestión está en que

La agricultura no es solo la gran empresa que exporta bienes, también aquellos que con sacrificio sostienen un modo de producción y de vida, más relacionado con la defensa de nuestras raíces que con los intereses de un mercado para el que en verdad, resultamos casi insignificantes.

Vamos, que lo correcto es esconder la cabeza, mantener las prácticas tradicionales (que no se han distinguido precisamente por llevar la prosperidad económica a aquellas zonas) y dar la espalda a esos mercados. Como decía aquel personaje de Miguel Mihura sobre la Torre Eiffel:

¿vienen los franceses a oírme tocar la gaita? No. Pues yo tampoco miro su torre y así les chincho.

Y un último apunte: viendo el currículum del conferenciante llama la atención eso de que sea

Investigador en agroecología y homeopatía para CIMA SUR (Centro de Investigación en Medicina y Agroecología), Chile.

Algo que suena de lo más rimbombante… siempre y cuando no nos pongamos a investigar qué es eso de CIMA SUR, que en su página web se define como

una empresa familiar dedicada a ofrecer asistencia médico veterinaria inspirada en conocimientos homeopáticos y de agricultura agroecológica

Y es que ya sabemos que el capitalismo de Monsanto es malísimo, pero si lo practicamos nosotros (y, encima, dando la apariencia de que nuestra empresa es alguna especie de centro oficial de investigación) ya es otra cosa, ¿verdad?


14 Comentarios

Participa Suscríbete

Soy seguidor del blog. Me gusta tanto que he subido varias entradas a Menéame. Estoy sorprendido que incluyas el rechazo a los cultivos trasgénicos en tu lista de magufadas. Los cultivos transgénicos tienen muchos inconvenientes… entresaco uno de los que más me preocupan:De la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Organis...taminación de variedades tradicionalesEl polen de las especies transgéncias puede fecundar a cultivos convencionales, obteniéndose híbridos y transformando a estos cultivos en transgénicos. Este fenómeno ya ocurre con las variedades no transgénicas hoy en día. Esto se conoce como Contaminación genética. La solución a este problema serían las plantas estériles, que se desarrollen normalmente pero no puedan reproducirse. Pero esta última posibilidad perjudicaría a los agricultores tradicionales al no poder conservar una parte de la cosecha para volver a sembrar la temporada siguiente aumentando de este modo la dependencia de estos a la biotecnología y poniendo en riesgo su autosuficiencia y la seguridad alimentaria."

pues a mi me dan miedo, mas que por como puedan afectar a la salud por la movida de las patentes y las semillas "terminator". Existe un documental, no se hasta que punto sera cierto lo que dice, llamado El mundo según Monsanto a mi me pareció bastante fidedigno teniendo en cuenta que no se casi nada de genética (me quede en Mendel y sus guisantes, y lo poquito que se ve en el bachillerato). Por contrapartida el capitulo de la serie escépticos de la ETB dedicado a los OMG's que también esta muy bien hecho (esta muy bien la serie en general).

Pues creo que deberían dejar de darte miedo porque, entre otras cosas, las semillas terminator nunca fueron comercializadas y, sobre la movida de las patentes, te indicaría que es la misma movida que se dan en todos los alimentos, sean transgénicos o no, y en todos los productos, sean alimentos o no…y, por supuesto, sobre la salud creo que ya es de sobra conocido que no hay ningún efecto negativo.Jose (Scientia)

Pues yo también soy seguidor del Blog y me ha encantado esta entrada.Solamente un comentario a lo que ha dicho Javier. Por una parte creo que hay que hacerle más caso a los articulos cientificos serios que a la wikipedia en estos casos. Por otra parte los agricultores tradicionales, según muestran las estadísticas de este año, no solamente no están preocupados con las semillas transgénicas sino que las demandan por encima de las tradicionales para evitar plagas y contaminaciones.Jose (Scientia)

Es aterrador ver el nivel de desinformación que se ha logrado imponer entre la sociedad. La gente habla de las semillas "terminator" como si alguna vez se hubieran usado, y de las empresas de venta de semillas como si sólo se dedicaran a los transgénicos (los agricultores compran su semilla habitualmente, transgénica o no). Mientras se habla de los imaginarios daños de los transgénicos (sin demostrar ninguno), se ha logrado que la gente no se entere de que el activismo anticientífico ha impedido, por ejemplo, que se regale el arroz dorado en Asia para reducir la ceguera por falta de vitamina A, y que ahora está tratando de evitar que se utilicen mosquitos transgénicos para detener la masacre de la malaria, la más mortal enfermedad que padece el mundo hoy en día.Lo que aquí tenemos es, en una universidad, a un caballero que es un activista político y se dice "homeópata veterinario", que presenta una charla con un título propagandístico que nada tiene que ver con el análisis sereno y racional de la biotecnología. No busca informar, sino convencer, asustar y propagandizar a contrapelo de la ciencia. Pocas actividades así merecen un sitio en la Lista de la Vergüenza.

Soy editor habitual de la Wikipedia y lo que apunta Jose es, precisamente, uno de los problemas que tiene esa enciclopedia. Dado que cualquiera puede editarla, muchas entradas son una especie de compromiso entre rigor científico y cultura popular.Por eso en asuntos como éste, el rigor hay que buscarlo lejos de lugares como la Wiki.Por cierto… ¿y qué peligro tiene que los cultivos se vayan transformando en transgénicos? ¿Acaso el arroz, por citar un ejemplo, no es un cultivo que no tiene nada de natural? ¿Los genes de las plantas se van a transmitir a los animales que las coman y vamos a asistir a escenarios tipo Resident Evil o similares? Creo que vemos demasiadas películas de ciencia-ficción. Un transgénico no es más que una planta vulgar y corriente que, en lugar de mutarse durante siglos hasta conseguir lo que se desea, la modificamos en apenas unas pocas generaciones (de plantas, se entiende).Estoy totalmente de acuerdo con Fernando. Toda la controversia sobre los transgénicos es pura guerra política y económica.

El problema de todo esto viene por un documental sobrela empresa Monsanto, dedicada a la agricultura y los transgénicos que se dedicó ma demandar (en yankilandia)a los agricultores que tenían fincas rodeando las suyas alegandoque les habían robado sus semillas (la idea era que si comprabas sus semillas trans tenía que acordar un contrato por el que había un compromiso de compra a largo plazo de semillas, abonos, etc.).Así que solicitarona nálisi de los camposqeu rodeaban los suyos, y como resulta que la polinización entre plantas no entiende de alambres ni cercados, pues algunos campesino sacabaron demandados por tener las "patentadas semillas exclusivas monsanto" en sus campos sin haberlas comprado nunca.Después de ver el documental (que si hago memoria se titula "Monsanto…" y luego algo más sobre transgénicos que no recuerdo ahora) no exttraña que todo el mundo se pusiera de uñas contra los transgénicos. A parte del peligro de la uniformidad excesiva de cultivos (ya sabeis llega la plaga y cinco años de hambruna)

Por lo que veo, no pones en tú lista a los que te dan de comer y que tanto veneno, injusticias y problemas sociales han inyectado a la sociedad; La Bayer, La Roche, Darmstadt, Pfizer etc. Muchos médicos, por no decir la mayoría, creeis que tenéis la última palabra, pero de eso ya nada majo, que ahora estamos abriendo los ojos.

Todos estamos de acuerdo, creo, en que el conferenciante dista de ser el más adecuado para participar en un evento de tales características. Su hábitat natural no deberían ser las universidades que se pretenden serias, sino los canales de televisión tipo tarot y las reuniones para timar a los ancianos de turno.Ahora bien, me disgusta sobremanera que se mezcle la cuestión de los transgénicos con otras que aquí se presentan. Teniendo en cuenta que la cabecera del blog promete incluir en la lista instituciones que promueven las pseudociencias, la asociación entre cualquier contenido publicado en él y éstas es inmediata. Eso, comprensible cuando se habla de homeopatía o flores de Bach, recuerda peligrosamente a una falacia por arreglo de bulto si se admiten los transgénicos. En otras palabras, supone un descrédito absoluto a quienes los critican, muchos de los cuales son científicos de probado prestigio que saben de lo que hablan – al contrario que el tipo invitado por la Universidad de Murcia-.A corte de ejemplo, dejo un vídeo con una entrevista a Carlos Sentís, biólogo de la UAM. http://vimeo.com/18750491

Lo de tener a un tipo que sea un activista político y que lo presenta no tiene nada que ver con el análisis sereno racional y científico es habitual en la Universidad de Murcia (y me temo que en tantas españolas).Salgan del ámbito de la biotecnología, de la física o la medicina y vayan a la economia. Sí, la economía es una ciencia y sigue el método científico. Pues verán a señores diciendo cosas como que 'el capitalismo es…' que en la coyuntura actual se puede aumentar el gasto público, que hay que poner salarios mínimos de 1000 euros al mes o tantas cosas, que manteniendo rigideces laborales se mantiene el empleo. Y nadie dice esta boca es mía.Una sociedad como la española donde se valoran las cosas por quién las dice (y ahí puede crearse cada uno su personalidad) y no por el sentido que tienen, es normal que esté como esté.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>