La Universidad de Valladolid y ¡ay! la homeopatía

La de la Universidad de Valladolid con la homeopatía es una historia ciertamente extraña. Ya comentamos en su día que su título propio de especialista en homeopatía fue suprimido por la Junta de Facultad por su carácter anticientífico, y de hecho su Facultad de Medicina es de las pocas que colocan los estudios sobre la homeopatía donde deben estar: entre las demás prácticas precientíficas o paracientíficas. De hecho, la conferencia sobre homeopatía que les colaron hace cerca de un año se celebró en la Facultad de Derecho, pero la de Medicina parecía hasta ahora inmune a los cantos de sirena del agua mágicamente dinamizada.

Y resulta que no lo es:

Como pueden ver, la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid es el lugar elegido por la Sociedad Española de Medicina Homeopática para celebrar sus X Jornadas, que según su programa (pdf) se van a centrar en la mitología del empleo de remedios en los que al principio hubo potasio y después desapareció. O así.

Un acto que amenaza con empañar la buena imagen de la Facultad de Medicina de Valladolid, a pesar de que en el fondo la culpa no es -o no solo es- de los responsables universitarios. Como verán, al principio de esta entrada el logotipo de la Universidad de Valladolid está acompañado por el de otra institución, nada menos que el Colegio Oficial de Médicos vallisoletano. Y es que la dichosa Sociedad Española de Medicina Homeopática es… bueno, dejemos que sean ellos quienes lo cuenten:

Así que cabe suponer que la Facultad, viniendo la petición del Colegio de Médicos, no encontró la manera de negarse. Esperemos que, por lo menos, aprovechen el acto para montar una buena clase práctica, y que sus alumnos vean en acción un montón de señores asistiendo interesadísimos a una disertación sobre una de esas prácticas médicas paracientíficas. Al fin y al cabo, no todos los días se tiene la oportunidad de acudir a un pedazo del siglo XVIII trasplantado al siglo XXI, ¿verdad?

5 Comentarios

Participa Suscríbete

Ya ni se cortan un poco. Se los llevan tan calentitos que les debe dar igual que a los demás nos parezcan unos mafiosos.

Debería darles vergüenza. De todas formas mi primera toma de contacto con las terapias alternativas fué en la Universidad de Valladolid en primero de medicina. Un terapeuta alternativo de cada modalidad imaginable era invitado a hablar durante unos 40 minutos y después varios profesores de medicina comentaban (con tono relativamente respetuoso) lo que les parecía sobre esa terapia, y fomentaban el debate. Hubo homeópatas, acupuntores, un terapeuta reiki, algunos que mezclaban de todo. Un curso como el que te cuento sí estaba muy bien, aunque tenía sus problemas.Para recibir los créditos tenías que escribir una página con tu opinión de cada terapia, daba igual la que fuera, solo que fuera la tuya. (Aunque estoy seguro de que los profesores se meaban y se llebaban las manos a la cabeza porque algunos compañeros se entusiasmaban con algunas terapias). Los terapeutas chorras que lo daban recibían un diploma y se sentían como si hubieran dado un curso a médicos en la Universidad. Seguro que más de uno lo lucía en su "consulta". Pero bueno, aún así aprender era lo importante.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>