El Gobierno de España y el CSIC

2c833-e2809clasituacic3b3nesuncataclismoe2809dsociedadelpac38ds

La situación es un cataclismo“. Como cuenta El País, así describe Emilio Lora-Tamayo la asfixia económica que sufre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el referente de la ciencia en nuestro país. Y es que, tal y como explicaba Materia hace ya tres meses largos, la institución se encuentra al borde del colapso por los crecientes recortes de financiación, que han llegado hasta el punto de que para este año 2013 el presupuesto de ingresos ni siquiera cubre los gastos de funcionamiento del organismo. Unos ingresos, por si eso fuera poco, que no llegan por la morosidad de administraciones e instituciones públicas.

Para este año, el CSIC necesita al menos 100 millones de euros no ya para continuar con sus líneas de investigación, sino simplemente para sobrevivir. A pesar de ello, el Gobierno solo ha comprometido 75 millones, y de ellos solo ha desembolsado 25. Ante estas cifras es inevitable plantearse comparaciones como las que hace Javier Sánchez Perona en su entrada “Conmoción en el CSIC“, en Ciencia con futuro:

Pongamos la cifra de 75 millones en perspectiva y comparémosla con otras: el ínclito Bárcenas podría haber amasado una fortuna en Suiza de unos 47 millones de euros, los partidos políticos gastaron 65 millones de euros en la campaña de las elecciones generales de 2011, el fraude de los “EREs” de Andalucía se calcula en 136 millones de euros, la tauromaquia recibe 500 millones de subvención desde todas las administraciones públicas , los clubes de fútbol tienen una deuda de más de 600 millones de euros con Hacienda, etc.

1ac74-conmocic3b3nenelcsiccienciaconfuturo

O las de Clara Grima en Desde el Sur:

¿100 millones para la Ciencia? Mucha pasta, ¿no? O poca, si se compara con los 500 millones que recibe la fiesta nacional de las administraciones públicas, con los 600 millones que los clubes de fútbol deben a Hacienda o con los más de 13 millones mensuales que destina el Gobierno a la Iglesia Católica (aparte de las exenciones de impuestos y otras prebendas).

5613b-c2a1miramamc3a1c2a1ahorasinciencia

Y podríamos añadir que esos 100 millones para la ciencia (para mantenerla con vida, aunque sea prácticamente en estado vegetativo) son menos de la cuarta parte de los sobrecostes de las obras de Santiago Calatrava en Valencia, dos tercios de lo que ha costado el aeropuerto de Castellón, dos quintas partes del costo de esa rocambolesca Ciudad de la Luz que fue paralizada por decisión de la Comisión Europea

Pero en realidad las comparaciones son lo de menos. Lo importante, lo verdaderamente importante, es que el recorte puede suponer la desaparición del CSIC y, con ella, la puntilla a lo poco que va quedando de desarrollo científico en este país nuestro cada vez más arrasado por los recortes.

Supongo que recordarán el chiste al que hace referencia Clara Grima con el título de su entrada, aquel del niño que pasa con la bicicleta diciendo “¡Mira, mamá, sin pies!”, da una vuelta y vuelve a pasar diciendo “¡Mira, mamá, sin manos!” y al volver a pasar dice “¡Mira, mamá, sin dientes!”. Pues a eso mismo es a lo que estamos yendo de cabeza: a una situación en la que el avance científico y técnico, el único camino de futuro que tenemos, se nos está yendo al mismo ritmo que prosigue la sangría de investigadores que tienen que emigrar al extranjero y de centros y organismos que tienen que echar el cierre por falta de dinero.

Se puede discutir mucho sobre la necesidad o no de las políticas de austeridad, y los despilfarros pasados (y presentes, recuerden los ejemplos de Javier Sánchez Perona y Clara Grima) muestran que sí que se puede y debe recortar gastos, pero con criterio: sin educación, sin progreso, sin ciencia, sencillamente no hay futuro. O, retocando un poco la conocida frase,

Si creen que la ciencia es cara, prueben la ignorancia.
7708c-sinciencia
PS: Afortunadamente hay quien no se resigna a perder esa ciencia y, con ella, nuestro futuro. Ciencia con futuro ha iniciado una campaña de recogida de firmas en change.org para salvar al CSIC. El objetivo se merece que la apoyemos, la difundamos y, sobre todo, la firmemos.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>