La Diputación de Jaén y la grafología

Sede de la Diputación Provincial de Jaén

Seguro que recuerdan que, hace unos años, causó bastante revuelo que la Diputación de Jaén destinase fondos propios (y europeos) a la construcción de un “Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez”. Y no era para menos: con las graves carencias en infraestructuras de la comarca de Sierra Mágina y la provincia en general, gastar semejante cantidad de dinero en promover un “misterio” tan cutre como ese era un verdadero escándalo.

Pero bueno, eso era hace unos años. Ahora…

Ahora, la Diputación ha aprovechado los Cursos de Verano de El Escorial, organizados por la Universidad Complutense para contarnos que (agárrense a algo) está realizando (y pagando, claro) un estudio grafológico para saber el estado anímico de Miguel Hernández (véase la actualización al final del post).

Captura del anuncio de  la noticia en la web de los cursos

Hay que reconocer que el anuncio no es muy afortunado, porque parece que esté hablando de su estado anímico actual, en cuyo caso lo más procedente habría sido recurrir al espiritismo. Aunque, en el fondo, da igual: la grafología es exactamente igual de efectiva a la hora de determinar estados de ánimo, o sea, nada. Y tenemos una pista en el propio anuncio que ha realizado el director del Instituto de Estudios Giennenses:

Este estudio grafológico, explicó Contreras, se encuentra en una primera fase que acaba de iniciarse aunque las primeras investigaciones ya han detectado que Miguel Hernández “nunca padeció abatimiento ni depresión” durante su etapa carcelaria, “pero si padeció un cansancio” progresivo que fue intensificándose a medida que pasaba el tiempo.

Vamos, que el “estudio” (con perdón) ha descubierto lo mismo que cualquiera que lea una biografía del poeta oriolano. Que es, por otra parte, lo que suele ocurrir con la grafología: sus aciertos son espectaculares a la hora de contarnos datos ya conocidos, pero si no es así sus fracasos son… bueno, también espectaculares.

Firma de Miguel Hernández. Su estudio grafológico muestra que hubiese considerado a los grafólogos como unos charlatanes.
Firma de Miguel Hernández. Las líneas rectas de las mayúsculas, el trazado ascendente de la firma, el énfasis en la forma redonda de la “a” y la terminación apresurada del apellido nos indican que él también habría considerado que la grafología es una engañifa.

En fin, que, como decíamos, han pasado unos cuantos años desde la noticia del derroche de dinero público para “los caras de Bélmez”, pero por lo visto las cosas siguen más o menos igual: Jaén es la provincia andaluza que menos inversión pública recibe, pero para estas chorradas por lo visto sí que hay fondos.

Así nos va.

Actualización: Según indica en los comentarios el propio Director del Instituto de Estudios Giennenses, la Diputación no está pagando la realización de dicho estudio. De hecho, la web de los Cursos de Verano ha suprimido la nota original (que en el momento de escribir esto aún puede verse en el caché de Google) en la que se afirmaba (cito literalmente) que

El estado anímico que el poeta Miguel Hernández tenía en cada momento de su vida podrá conocerse gracias a una trabajo grafológico que ha iniciado la Diputación de Jaén, según anunció esta semana el director del Instituto de Estudios Giennenses (IEG), Salvador Contreras, durante los Cursos de Verano que organiza la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial.

sustituyéndola por otra en la que ahora se dice que

La digitalización del legado de Miguel Hernández por parte de la Diputación de Jaén, a través de su Instituto de Estudios Giennenses (IEG), abre nuevas posibilidades de investigación sobre la figura y la obra de este poeta universal, como el análisis de su correspondencia, la publicación de inéditos o la realización de estudios grafológicos sobre sus manuscritos que permitan conocer el estado anímico del poeta, entre otras, tal y como ha señalado el gerente del IEG, Salvador Contreras, en su intervención en los cursos de verano que organiza la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en San Lorenzo del Escorial.

Me alegra saber que no se está derrochando dinero público en semejante pérdida de tiempo, aunque sigue pareciéndome muy triste que desde una institución con el bien ganado prestigio del Instituto de Estudios Giennenses parezca que se esté dando validez a una técnica que científicamente está sobradamente desmentida y refutada. Y también que el malentendido se haya propagado hasta el punto de que medios como El Mundo, ABC, Información, etc., etc., hayan atribuido y sigan atribuyendo a la Diputación la iniciativa del “estudio”. Una pena.


31 Comentarios

Participa Suscríbete

AitorAitor

Jia… jia… jia…
Sr. Cortreras. ¿Cómo decía el refran o el dicho…?
¡ Qué no te enteras Contreras.!

Este señor tiene ideas luminosas, propias del Siglo de las Luces o del de las bombillas.
Y como lumbreras del Instituto de Estudios Giennenses debe ser tambien un paisano Gi…

Ni en broma ni en serio, oiga usted, tan real como la vida misma.
Cosas veredes querido Sancho…. Lo que hay que ver.
Saludos.

PD.
Lo que más gracia me hace es que me ha recordado el caso de muchos “expertos y lumbreras de hoy en día”… Enfandose y echando la bronca a algun filósofo griego o a algun escritor del pasado por su forma de ser, poque dijeron algo o por haber escrito algún libro.
Imaginaros, echarles la brona y ponerles los puntos sobre las ies a los muertos.

J.DiazJ.Diaz

Las cosas en su justa medida.

La grafologia como estudio de los grafos y como herramienta para analizar si un escrito es de un autor u otro, es tan efectiva como el analisis de las huellas digitales.
Todos escribimos — los que aún utilicen cosas tan antigüas como lapiz y papel, ¡Oig, que obsoleto, señor, señor! —de forma personal e intransferible, que puede ser analaizad desde multiples aspectos tecnicos mesurables; inclinacion de trazo, aplitud, cruces, presion, dibujo de letras, ligaduras, etc…
Pero de ahi a intentar “descubrir” el estado de animo sicologico de una persna en como escribe…
Bueno, no es mas que otra herramienta para una interpretacion subjetiva, caprichosa y personal que dice mas de lo que el uator piensa del analizado que de la sicologia del mismo.

Como ocurre con la sicologia, es mas charlataneria y subjetivismo que ciencia. Una disciplian intelectual que se basa en apreciaciones personales y subjetivas sobre aspectos no cuantificables, basandose en “pruebas” coml unas manchas en un papel, o como se contesta a preguntas capciosas, para mi al menos, no tiene ningun valor mas alla de decir mucho del que parctica esa… ¿Disciplina?

Conocer como piensa una persona lleva años de profundo trato, que alguien diga que eres de tipo uno o dos despues de tres sesiones de veint eminutos es, cuando menos, demasiado subjetivo.
Y por lo tanto, querer analizar “como se siente” Miguel Hernandez — (?) — no deja de ser una forma de vivir del cuento por parte del esperto de turno.Pura charlataneria.

SantiSanti

Un detalle J. Diaz.
Los grafólogos son un tipo de vidente, y como estos (ya lo dice el artículo), solo adivinan cosas obvias. Es el perito calígrafo quien puede reconocer al autor de un texto analizando su escritura.
Venga.

PabloPablo

Soy grafólogo y perito calígrafo. Aclarar que: para ser perito calígrafo se ha de ser grafólogo primero. Que hay mucho intrusismo, charlatán, vidente, cursos de sociedades a distancia que con pocas horas te capacitan. Mi experiencia es que me acerqué a la grafología con escepticismo pero poco a poco he descubierto grandes verdades en ella, a la vez que aún hay errores y cosas por descubrir. El estado de ánimo (aclaración necesaria) precisamente si se puede averiguar fácilmente con la grafología. Otros rasgos personales NO. La grafología apenas tiene 200 años de historia, yo no la considero ciencia aún, pero afirmo que es un sistema en la que algunas de sus leyes se cumplen (otras deben desecharse y otras serán descubiertas y puestas a prueba). Hay que buscar profesionales y entidades de prestigio con metodología y estandares altos en caso de formación. Abundan charlatanes e intrusos que afirman incluso curar a través de la escritura y ellos son los mayores enemigos de la grafología.

Fernando Frías

Para ser perito calígrafo hay que ser eso, perito calígrafo; lo de añadir la grafología está bastante de moda, pero afortunadamente ni es un requisito que se exija (¿dónde, con qué base legal?) ni la mayoría de los peritos calígrafos la practican. Así que vamos a dejar la pericia caligráfica al margen, que es una disciplina seria.

Hasta donde he podido comprobar, no existen ensayos a doble ciego que demuestren que la grafología sirva para nada. Tampoco los estudios observacionales, incluyendo algunos con una base lo suficientemente amplia como para tomárselos muy en serio. Y, aunque se trate solo de anécdotas, en los casos judiciales en los que me he encontrado con grafólogos he podido comprobar que su nivel de acierto es el mismo que el que se lograría tirando un dado.

Pero, por supuesto, puedo estar equivocado, así que le agradecería que me señalase algún estudio científico que le otorgue alguna validez. Y que sea sólido, por favor: cosas con tanta trascendencia como un peritaje en un asunto penal o una evaluación en una selección de personal, por ejemplo, no deberían dejarse en manos de una disciplina que, tanto por sus planteamientos como por sus resultados, tiene toda la pinta de ser una práctica adivinatoria tan desprovista de rigor y validez como cualquier otra “mancia”. Y, por cierto, en ese sentido me parece muy significativo que intente defenderla diciendo que muchos de sus practicantes son unos charlatanes que la desprestigian, porque ese mismo “argumento” es el que emplean tarotistas, videntes y demás timadores.

Salvador ContrerasSalvador Contreras

Estimado Sr.
Permítame que, por alusión en sus comentarios, le aclare un mal entendido provocado por un titular y una información incorrectos y créame que soy el primer sorprendido pues es desolador constatar que después de dos horas de exposición sobre el magnífico trabajo que la Diputación Provincial de Jaén ha realizado en la creación del archivo digital del legado de Miguel Hernández (https://www.dipujaen.es/miguelhernandez) lo más destacado sea esta mala interpretación.

Siempre estarán los asistentes para corroborar que la exposición publicitó lo que supone el proyecto en el acercamiento de la obra de Hernández a todo el mundo y la gran cantidad de proyectos que se posibilitan con este trabajo, desde un mejor conocimiento de todo el legado, la edición de nuevos estudios con sus inéditos, el análisis y edición de su correspondencia hasta la realización, gracias a la gran resolución de las imágenes, de estudios grafológicos que pudieran aportar nuevos conocimientos sobre la vida y la obra de Hernández y en los que algunos investigadores están muy interesados, entre otros muchísimos proyectos que se pueden derivar de la explotación de la información contenida en este archivo digital.

Por tanto en ningún momento se habló de que la Diputación Provincial de Jaén financie o estuviese pensando en financiar ningún trabajo de este tipo que es al final lo único que ha trascendido.

Lamento muchísimo esta interpretación porque no es la correcta y sobre todo porque el proyecto del archivo digital hernandiano merece otro tratamiento informativo

Gracias por darme la oportunidad de aclararlo

Fernando Frías

Muchas gracias por su comentario, Sr. Contreras, pero como bien sabrá la confusión no ha sido solo mía (el diario “El Mundo”, sin ir más lejos, también habla de la supuesta realización de ese “estudio” por parte de la Diputación), y de hecho incluso su aclaración podría prestarse a confusión: dice Vd. que en ningún momento se habló de que la Diputación financie o piense financiar ningún trabajo de ese tipo, lo cual me alivia muchísimo, pero antes habla de “la realización, gracias a la gran resolución de las imágenes, de estudios grafológicos“. A la vista de ese comentario a mí, al menos, me resulta difícil saber con seguridad si la Diputación está o no financiándolos o, como mínimo, favoreciéndolos.

Por otra parte, aunque no haya financiación, comentarios como el que recogen los medios (y yo me limito a reflejar) dan a entender que la Diputación y el Instituto otorgan algún tipo de credibilidad científica a una pseudociencia como la grafología. Que no es inocua: su empleo en selección de personal, por ejemplo, da lugar a que las posibilidades laborales de muchos aspirantes se vean condicionadas por los caprichos de un método sin ninguna base real.

En cualquier caso creo que este malentendido, como Vd. lo llama, merecería una nota pública de aclaración, por el bien del legado documental de Miguel Hernández y sobre todo del Instituto de Estudios Giennenses, al cual, como originario de la provincia y aficionado a su historia, personalmente tengo un gran respeto y cariño.

Salvador ContrerasSalvador Contreras

Ciertamente, esa nota pública esta hecha y debe salir del mismo sitio que emitió la primera.
Me alegro de contactar con un paisano y les invito a conocer con más detalle las actividades que realiza el Instituto de Estudios Giennenses para el mejor conocimiento de nuestra provincia en todos los ámbitos del saber.
https://www.dipujaen.es/conoce-diput...presas/ieg/

AitorAitor

Ni entro ni salgo en polémicas…
Mi error puede ser debido a la forma de estar redactada la noticia. (No sé si a otras personas les ha podido pasar lo mismo.)

Por otra parte yo hablo de Cortreras y lo de Contreras se refiere al dicho popular.
Puede que haya otra línea o dos que rezume ironia y que puede estar mal y dar lugar a confusión, con el añadido de el sentido que quiera dar la persona que la lee.
A esto, personalmente, lo suelo llamar propagación del error.

Por lo demás, no entro en más polémicas.
Es Fernando Frias quien tiene la libertad, como autor y moderador y abogado, de borrar los comentarios que crea oportunos.
En mi caso, no diría ni pío.

No entro en polémicas relativas a la propagación del error y demás lindezas de compañerismo, amistad, nobleza, etc.

Saludos.

AitorAitor

J.Diaz… Hola.
Parece que me respondes a mí, aunque creo que el tuyo es un comentario al artículo de Fernando Frias.

Solo comentarte una trozo de texto de tu comentario, que creo que da lugar a error:
“… Como ocurre con la sicologia, es mas charlataneria y subjetivismo que ciencia. … ”
Creo que es una confusión por tu parte; al decir sicología, querras decir Psicología.
Aunque creo que están permitas ambas formas una se acerca más al lenguaje hablado y la otra es la más usada en el mundo academíco y a la hora de escribir.

Creo que es un error la decir lo que has dicho. Y en todo caso no estaría mal que dijeras la “rama o disciplina” ha sustituido a la “sicologia”, de la que das a entender que… “es más charlataneria y subjetivismo que ciencia… ”
En fin. Creo que ha sido un lapsus o error de escritura por tu parte, no estaría de más que lo aclararas.

La Psicología, creo que sigue bien de salud y mejorando día a día.
Ahora va evolucionado por el camino de la Psicología cognigtiva y la Metacognición.
En cuanto a los métodos, creo que tiende a usar los más economicos en tiempo y dinero; para el cliente, que no para el psicologo o la clínica psicológica. Es la llamada: “Terapía breve”

Saludos.

J.DiazJ.Diaz

Entre los dolores y el dormir mal a veces me levanto muy especo y no entindo su comentario, Estimado Aitor.
Pero no. No me dirigia a usted o a cualquier otra persona. Cuando lo hago, con usted o cualquiera, lo suelo decir.
Pero la brevedad y uregencia de los comentarios en una pagina siempre dan margen al error de interpretacion en cualquier sentido, nucna se dice lo que se quiere ni como se quiere con exactitud.

No se muy bien a que se refiere.
No, no tengo en alta estima la sicologia — no, no suelo usar ‘psi’, son manias mias, como usar la dieresis, en ambos caso ses correcto aunque discutido, y en textos como estos ni uso corrector — que s eequivocan mas que escriben — ni pongo acentos, viejas costumbres de cuando los moden iban a 1.200 braulios y no s eusaba el cojunto completo de caracteres —, he estudiado bastante por motivos profesionales durante algunos años, y la verdad es que la tengo en muy baja estima, no porque se base en muy pocos datos empiricos y en muchas apreciaciones subjetivas, que tambien, sino porque hay demasiados charlatanes al estilo del topico siquiatra argentino de doble “titulacion”; Sicologia y parasicologia.

Ahora bien. Le reconozco que hay una gran diferencia entre la sicologia de gabinete y la sicologia clinica, y por supuesto la siquiatria, en ambos casos se basan más en datos y circunstancias biologicas y boquimicas. Se apoyan en la neurologia y son, por asi decirlo, mas serias.

Lo lamento, mi experiencia y mi trato con algunos sicologos me han dado esta pobre imagen, como anegdota puedo decirle que una amiga, sicologo clinico directora de un centro de drogodependencias, hace algunos años “forzaba” su secreto, contandome casos “hipoteticos”, porque; «difruto mucho mas hablando de esto contigo que con algunos colegas que no se de donde han sacado el titulo».
Le aclaro que nunca violo su secreto profesional ni yo le pregunte nada “especifico”. De todos modos, esl mundo rural gallego es asi, ya me entiende.

Yo. Que quiere que le diga, dudo que, por poner un ejemplo, se varie todos los años la interpretacion de la personalidad multiple — o no, poque de cuando en cuando se niega su existencia en los congresos — o que se siga usando las rochar, en fin.
Pero de ahi a negar que los desequilibrios quimico organicos del cerebro puedan generar cuadros patologicos tratables, no sera algo que yo haga.

Espero haber aclarado la direfenciacion a la que me referia.

Por ultimo, reconozco mi error, si, me referia a la caligrafia, no a la interpretacion metafisica de la hojas de te… digo… de los trazos en un papel.

Un saludo y gracias por su atencion.

AitorAitor

Sobre Pseudociencias; como la Grafología, en este caso.
Es fácil de verlo, junto a más casos, en este link de Wikipedia:
https://es.wikipedia.org/wiki/Pseudociencia

Si además se va a la Wikipedia en inglés:
https://en.wikipedia.org/wiki/Pseudoscience
Pues podemós ampliar más el tema dando al link:
https://en.wikipedia.org/wiki/List_o...eudoscience

Ya lo dicen, y es sabido… ¡En Internet está todo.!
Muchas personas, para evitar hacer comentarios de cosas genericas y/o para hacer comentarios sensatos, suelen consultar Internet.

Saludos.

AitorAitor

Correccion de mi primer comentario:
Pido perdón a Salvador Contreras a Fernando Frias y a los Cientificos y lectores de Naukas.
Lapsus de lectura, perdonen las molestias.
===============================================
Jia… jia… jia…

Parece que hay personas con ideas luminosas, propias del Siglo de las Luces o del de las bombillas.
Menos mal que existe el Instituto de Estudios Giennenses.
Si no fuera por ello y por su director, no nos enterabamos de cosas como esta.
Es para dar las gracias a Salvador Contreras y al Instituto de Estudios Giennenses.

Ni en broma ni en serio, oiga usted, tan real como la vida misma.
Cosas veredes querido Sancho…. Lo que hay que ver.

Saludos.

PD.
Lo que más gracia me hace es que me ha recordado el caso de muchos “expertos y lumbreras de hoy en día”… Enfandose y echando la bronca a algun filósofo griego o a algun escritor del pasado por su forma de ser, poque dijeron algo o por haber escrito algún libro.
Imaginaros, echarles la brona y ponerles los puntos sobre las ies a los muertos.

(Se ruega el borrado de mi primer comentario. O, si es posible, sustituirlo por este.)
Gracias.

J.DiazJ.Diaz

¿Que resulta más fructifero que “corregir” al que no puede defenderse, amigo mio?

Por eso algunos se pelean con su sombra.

Un saludo.

Salvador ContrerasSalvador Contreras

Estimados Srs.
Me permito acompañarles el enlace a la noticia emitida por la Universidad Complutense sobre la ponencia en sus cursos de verano relativa al archivo digital de Miguel Hernández

http://www.ucm.es/cursosdeverano/noticias/21359

Agradezco a Aitor sus disculpas, pues créame que han provocado en mí gran pesar como lo han hecho las palabras que encabezan esta página escritas por don Fernando Frías que me parecen unos comentarios desmesurados, como los que les transcribo: “Ahora, la Diputación ha aprovechado los Cursos de Verano de El Escorial, organizados por la Universidad Complutense para contarnos que (agárrense a algo) está realizando (y pagando, claro) un estudio grafológico para saber el estado anímico de Miguel Hernández.”

o los directamente relacionados con mi persona cuando se refiere al Instituto de Estudios Giennenses y afirma que es una “(institución que, evidentemente, merecería estar en mejores manos)”

Humildemente, y desde el máximo respeto a las opiniones de todas las personas, me parecen declaraciones muy dolorosas acerca de una Institución pública que presta sus servicios de manera ejemplar y de este servidor público que intenta hacer su trabajo con la mayor profesionalidad que le es posible dentro de sus limitaciones.
Un saludo

Fernando Frías

Lamento, Señor Contreras, que le parezcan unas declaraciones muy dolorosas, pero como comprenderá tanto los antecedentes (la financiación del “Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez”, que inmortaliza un episodio del que deberíamos avergonzarnos) como el texto de la noticia permitían suponer lo peor. Y la redacción “rectificada” no arregla gran cosa, porque si bien es cierto que en el segundo párrafo ha desaparecido la mención a los estudios grafológicos, ahora se habla de ellos en el primero, y aunque ahora sepamos (solo después de que Vd. lo aclarara) que la Diputación no los está financiando, evidentemente sí que les está dando credibilidad como instrumento de análisis científico, a pesar de ser notorio su carácter pseudocientífico.

Tiene Vd. razón en lo subido de tono de mi comentario sobre la dirección del Instituto de Estudios Giennenses, así que le pido perdón y elimino la frase. En mi disculpa solo puedo decir que como originario de esa tierra y como persona que conoce y admira la labor del Instituto y que ha disfrutado de varias de sus publicaciones, encuentro lamentable que la institución o nuestra tierra puedan ser identificadas con supersticiones y pseudociencias. Por eso le animo a que entre todos cambiemos de una vez esa imagen de atraso e irracionalidad tan injusta y que tanto nos perjudica. Gracias por todo y un saludo.

Salvador ContrerasSalvador Contreras

Estimado Sr.
Le agradezco sus palabras y me alegra su disposición para cambiar esta imagen que usted indica de atraso de nuestra provincia y que sinceramente creo que estamos superando gracias al empeño de miles de giennenses y de Instituciones como la Diputación Provincial de Jaén que día a día no tienen otro anhelo que trabajar por su tierra.

En cuanto a la noticia con la abre esta página, me permito anotarle que sigue manteniendo una información errónea en cuanto hace a que la Diputación “está realizando (y pagando, claro) un estudio grafológico para saber el estado anímico de Miguel Hernández”
un saludo

Fernando Frías

Como verá, acabo de hacer una actualización en el texto reflejando sus comentarios. Espero que ahora la noticia no sea errónea, aunque me hubiera gustado que la Diputación, el Instituto o Vd., aunque fuera a través de este humilde blog, nos hubiese aclarado si tienen algo que ver con la lamentable iniciativa de realizar ese estudio pseudocientífico. Gracias y un saludo.

antondbcnantondbcn

Hola:

¿Qué ha provocado esta entrada del blog?
– ¿Que un ente público no ha de financiar estudios grafológicos?
– ¿Que nadie puede afirmar que es grafólogo porque no todavía no se ha estudiado el asunto científicamente?
– ¿Que no existe ninguna correlación entre la expresión gráfica y la persona que la realiza? En otras palabras, ¿existen estudios que demuestran la ausencia de correlación?

Saludos

Fernando Frías

De hecho, antondbcn, lo que resulta difícil es encontrar estudios que otorguen alguna validez a esta técnica. Te invito a que realices una búsqueda por la literatura científica o a que leas el libro “The Write Stuff: Evaluations of Graphology, the Study of Handwriting Analysis”. Eso sí, no esperes artículos o documentación muy actual (el libro, por ejemplo, está descatalogado, y el estudio científico más reciente que conozco es este de 2009), pero es que hace muchos años que esta técnica quedó científicamente descartada.

Espero que esto también conteste al resto de las preguntas que te planteas. Saludos.

antondbcnantondbcn

Gracias por tu respuesta, Fernando.

Puede que la ténica hace años que este descartada pero creo que ha de ser por falta de interés más que por falta de fundamento.

El historiador militar británico Rupert Allason (alias Nigel West) cuenta cómo descubrían los movimientos de tropas alemanas basandose en los patrones de señales morse. Dice que las operadoras sabían distinguir con breves secuencias y con seguridad qué operador de radio estaba enviando las señales. Cada uno tenía un ‘estilo’ propio de teclear el código Morse. De cada uno de ellos hicieron una ficha y les asignaron un nombre y utilizaron esta información para conocer el movimiento de las tropas alemanas.

Otra cosa. Hace poco leí una noticia en la sección de ciencia de El País en la que mencionaba una colaboración entre científicos españoles y el MIT para crear una técnica que podría detectar muy precozmente síntomas de enfermedades neurodegenerativas basandose en cómo se teclea en los dispositivos móviles o en el ordenador. Le han bautizado como neuroQWERTY. Parece que algunos sí confían en que se puede inferir el estado de alguien a partir de su expresión motriz.

Y algo más. No hace falta muchas dotes de observación para comprobar que la letra que hacemos unos y otros son diferentes. Y también he notado en mí mismo que no siempre la hago igual. Puede que el azar no sea el protagonista absoluto de estas variaciones… o sí. No sé.

Yo creo que fundamento hay. Otra cosa es que no haya interés en la investigación o que no se pueda desarrollar ninguna técnica utilizable.

Saludos

Fernando Frías

No, no hay fundamento, y lo puedes ver incluso con los dos ejemplos que pones.

El primero guarda cierta similitud con otra técnica que a menudo se confunde con la grafología, la caligrafía o la pericia caligráfica. Igual que cada persona escribe de una manera, cada operador teclea de una manera ligeramente distinta, así que sí que sería posible hacer esa clasificación y determinar cuántos operadores hay, qué secuencias teclea cada uno de ellos, etc., igual que se podrían clasificar textos manuscritos determinando cuántas personas distintas los han escrito y qué textos ha escrito cada una de esas personas. Pero la grafología no tiene nada que ver con eso: lo que afirman los grafólogos es que mediante el estudio de la escritura pueden determinar la personalidad o (como se puede apreciar en la noticia que aparece en la entrada) el estado de ánimo de la persona que ha escrito el texto.

Del segundo podríamos decir lo mismo: el sistema pretende identificar anomalías características de determinadas enfermedades para facilitar su detección precoz. Pero de ahí a determinar la personalidad o el estado de ánimo de una persona basándose en su escritura hay un buen trecho.

Por supuesto que cada persona hace una letra distinta (y de eso se ocupan, como te decía, los peritos calígrafos), y también es cierto que cambia con las circunstancias (no solo el estado de ánimo). Pero la base de la grafología es que siempre habrá una correlación entre determinadas modificaciones (cuáles en concreto depende de cada escuela grafológica, que esa es otra) y determinados estados anímicos o rasgos psicológicos, y ni la base teórica tiene fundamento alguno ni las pruebas prácticas lo corroboran.

Y no por falta de interés en la investigación: como te decía, literatura científica hay, y muy abundante, y además con muchos ensayos y pruebas de muy buena calidad metodológica. Además, la técnica se utiliza a menudo en pruebas de selección de personal, por lo que interés tiene que haber, aunque solo sea para comprobar si de verdad se está siguiendo algún criterio sensato o el futuro laboral de muchas personas se está decidiendo en una especie de rifa supersticiosa. Pero es que todo indica que es así, y ensayos muy rigurosos con varias decenas de sujetos han comprobado una y otra vez que el porcentaje de acierto de la grafología es el mismo que cabría esperar por puro azar.

Saludos.

antondbcnantondbcn

Entiendo. No hay formas comunes en la escritura que indiquen rasgos comunes en la personalidad.

Esa afirmación genera otro interrogante.

He de suponer que al existir calificativos como ‘introvertido’, ‘extrovertido’, ‘metódico’, ‘imaginativo’, ‘irascible’, ‘flemático’, etc… entendemos que existen rasgos comunes que modelan, quizá pobremente, la personalidad de las personas. Y alguna utilidad práctica han de tener si existen en el vocabulario.

Establecido esto, el que existan esas palabras también indica que es posible detectar ese rasgo común en las personas a partir de datos objetivos. Expresiones de esa persona. Llamaré a estas expresiones de las que sí se puede deducir rasgos de la personalidad ‘Expresiones A’

El interrogante que me planteo es qué diferencia cualitativa hay entre las ‘Expresiones A’ y la expresión escrita para que esta última no sirva para deducir rasgos comunes.

Saludos

Fernando Frías

Quizá deberías planteártelo justo al revés: ¿por qué esos rasgos de personalidad tendrían que tener su reflejo en la forma en la que se hace el trazo de la “t”, el espaciado entre las palabras o la cantidad de bucles que se escriban? ¿Qué fenómeno podría hacer que que las personas “analíticas” escribieran con letra angulosa? Y si se cambia la letra, ¿también se cambia la personalidad? Por no hablar del hecho de que existan diversas escuelas de grafología cuyas interpretaciones son a menudo distintas o incluso contradictorias, lo cual resulta como mínimo sospechoso, ¿no te parece?

Salvador ContrerasSalvador Contreras

Estimado Sr.
Agradezco enormemente su aclaración y como me solicita que aclare si la Diputación de Jaén “tienen algo que ver con la lamentable iniciativa de realizar ese estudio pseudocientífico”, le informo, una vez más, que en ningún momento la Diputación Provincial de Jaén tiene nada que ver con trabajos relacionados con esta materia. Que la Diputación Provincial de Jaén, en un acto de servicio público, ha creado el archivo digital del legado de Miguel Hernández y que lo ha puesto a disposición de cualquier persona interesada en su conocimiento y estudio a través de internet sin ningún tipo de restricciones.
Esta es la noticia, el resto creo que está de más
Un saludo

PabloPablo

Fernando Frías, la grafología puede averiguar el estado de ánimo de una persona, sin lugar a dudas, y no se basa solo en la aparición de un rasgo (si la escritura es angulosa…tal). Aunque a veces si es suficiente, por ejemplo en selección de personal si buscas un perfil de persona con buena memoria, organizada y precisa no vas a elegir a un candidato que olvida poner puntos de “i” barras de “t” o que los coloca de forma dispersa, ni vas a elegir un candidato que tiene unos márgenes caóticos y uno renglones irregulares. En la escritura se puede apreciar muchísimo de la persona, también como en la vida, en todas las profesiones se cometen errores incluso en las científicas. Algunos rasgos son fáciles de detectar otros imposibles. Te propongo una prueba, el día que te den una buena noticia o sientas alegría realiza un escrito 10 renglones en folio blanco, por contra un día que te sientas triste o cansado o te den una mala noticia haz lo mismo, escribe 10 renglones en folio blanco, luego analiza uno y otro y sin ser grafólogo verás la significativa diferencia.
El estado emocional repercute muy directamente en el físico y eso se refleja fácilmente en la escritura ya que es un movimiento muscular automatizado, un buen grafólogo distingue la variación de la escritura por una causa exógena o endógena

Salvador ContrerasSalvador Contreras

Estimado Sr.
Compruebo que, a pesar de disponer de todas las aclaraciones precisas, su página sigue recogiendo una información incierta sobre este asunto. Imagino que con el tiempo dispondrá usted lo que considere para subsanar estos errores.
Un saludo

Responde a Fernando Frías

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar