Normativas homeopáticas (I)

Como sin duda sabrán, el 24 de julio la Consellería de Sanidad de la Generalitat Valenciana sorprendió a propios y extraños con varias iniciativas para poner coto a las pseudociencias. Una noticia que copó los titulares de la prensa generalista y especializada y que seguirá dando que hablar en los próximos meses, ya que Carmen Montón y su equipo tienen la intención de seguir por este camino.

Las inciativas han causado revuelo y seguirán causándolo, sin duda, pero probablemente la que más ampollas ha levantado ha sido la carta dirigida a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, solicitádole que tramite ante las instituciones de la Unión Europea la derogación de las normas que permiten autorizar como medicamentos a los productos homeopáticos, haciendo también lo propio con las españolas. Carta que, como era de esperar, ha levantado ampollas nada homeopáticas entre los vendedores de agua “dinamizada”.

Lo malo (para los homeópatas) es que el “espíritu curativo” del que hablaba Hahnemann no parece que en esta ocasión haya estado muy atento para echarles una mano. Por ejemplo, en su respuesta a la consellera no tuvieron otra ocurrencia que comparar su actividad con la odontología, lo cual ha provocado la lógica indignación entre los odontólogos, que les han tenido que recordar que lo suyo se basa en la ciencia, no en la magia. Y si con los dientes les ha ido mal, con la vista peor: otra de sus respuestas ha consistido en recordar a la consellera que los productos homeopáticos están regulados por la normativa europea, recordatorio bastante innecesario si tenemos en cuenta que lo que pide la señora Montón es precisamente que se trabaje para la derogación de esas normas.

La presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Alicante, por su parte, también se ha unido a las voces de los homeópatas, asegurando que los farmacéuticos tienen obligación de dispensar los productos y aludiendo otra vez a las normas. Aunque, la verdad, que el Diario Información acompañe la noticia con una fotografía de productos homeopáticos no autorizados desluce bastante la aparente solemnidad de sus declaraciones.

Si se aburren este verano, prueben a buscar la autorización de alguno de estos productos en el Centro de Información de Medicamentos de la AEMPS. Ya me contarán.
Si se aburren este verano, prueben a buscar la autorización de alguno de estos productos en el Centro de Información de Medicamentos de la AEMPS. Ya me contarán.

Los lectores habituales de este blog estarán ya hasta el séptimo chakra de leer sobre la situación legal de los productos homeopáticos y la más que dudosa obligación de las farmacias a la hora de venderlos, al menos mientras se mantengan en la actual situación de ilegalidad que solo los homeópatas (y no todos) niegan. Y seguro que los que cuenten con mejor memoria también recordarán que la normativa no fue aprobada siguiendo criterios científicos o técnicos, sino simplemente por la presión de los laboratorios homeopáticos. Pero, aun así, ¿tiene España que acatarla realmente? ¿Hasta qué punto? Más aún: ¿qué implica esa dichosa normativa? Quizá sea esta una buena ocasión para intentar responder a esas preguntas; atentos a la próxima entrada.


9 Comentarios

Participa Suscríbete

AnimalCareAnimalCare

Hola!

Decir que me alegro de que al menos se estén tomando medidas contra las pseudociencias; respecto a las respuestas al “tuit” que aparecen, observar que la confianza en el médico no puede sobreponerse a la evidencia científica; aquí me está dando a entender que se prefiere a que le puedas contar todo a que te trate como es debido. No sé a dónde iremos a parar, y me alegra ver la creciente actividad, poca a mi gusto, que está habiendo.

Pero me gustaría hablarles de un campo también plagado de pseudociencias, que es el sector veterinario, ya que no hay artículo alguno que hable sobre ello. Sé que en la medicina humana es más urgente, ya que nos afecta directamente; pero no por ello hemos dejar de lado nuestras mascotas o fauna ibérica en manos pseudocientífica, así como dejar que haya un intrusismo de ideas erróneas a falta de evidencia científica.

Decir que la situación es, desde mi punto de vista, preocupante, ya que el estado es “dejar hacer sin importar nada”; vamos, que no importa que estén ahí, no existe esa actividad que sí veo en medicina humana.

Sin ir más lejos, la Escuela de Medicina Holística Veterinaria de Barcelona ofrece un curso de osteopatía: http://argos.portalveterinaria.com/a...evento=1075

Así como que en la Universidad de Extremadura se puede realizar un trabajo fin de carrera sobre acupuntura: https://www.unex.es/conoce-la-uex/ce...16.pdf/view
(número 18 de la lista de trabajos).

Y más cosas que han surgido a lo largo de la carrera, desde alumnos que creen en los métodos de Hahnemann, como en el reiki, hasta la aplicación de pseudociencias en importantes Centros de Rehabilitación de fauna salvaje como el de Brinzal: http://brinzal.org/acupuntura-para-buhos/ (donde se lee que la veterinaria es experta en acupuntura y en homeopatía).

Mi pregunta es: ¿cómo intervenir en estos asuntos en veterinaria? Me gustaría intervenir, ya que una ciencia sin evidencia no puede tener cabida como práctica en la salud de los seres vivos.

Muchas gracias, y un saludo.

Fernando Frías

Lo único que te puedo aconsejar es que los denuncies para darlos a conocer: los promotores de esas cosas se aprovechan de que apenas trascienden fuera del mundillo de sus seguidores y, por eso mismo, nadie protesta contra ellas, y el mejor antídoto contra eso es sacarlas a la luz.

Y, por supuesto, cuenta con mi ayuda en lo que podamos hacer.

Fernando De PalmaFernando De Palma

Posiblemente daría un buen resultado seguir una estrategia totalmente opuesta. Puesto que los productos homeopáticos no son medicamentos, ¿por qué no liberalizarlos por completo?
Que se vendan en supermercados, bazares, quioscos, en máquinas automáticas… El único requisito sería un elemental control sanitario bacteriológico ya que son para ser ingeridos. Cualquiera podría fabricarlos libremente (si envaso agua destilada y la etiqueto como tal o cual producto, ¿cómo detectar la diferencia para acusarme de “fraude”?).
Cuando lo que me receta el homeópata pueda comprarlo en el “chino” de la esquina, probablemente perderá el prestigio.
O por lo menos caerían los precios y la estafa sería mucho menor.

Fernando Frías

Mi idea también va más o menos por ahí, sí. No ya por la cuestión de los precios o el prestigio, sino, sobre todo, para evitar que se confundan con medicamentos auténticos.

AnimalCareAnimalCare

No sé qué habrá pasado, pero escribí hace tiempo, exponiendo casos de pseudociencias en veterinaria y pidiendo consejo para luchar contra ellas, ya que no hay un movimiento como el que hay en medicina contra estas “magufadas”.

Sea como fuere, muchas gracias por borrar mi comentario; seguro que con éste hace lo mismo, pero bueno, así va esto, ¿no? Haciendo caso omiso a las peticiones de ayuda de parte de alguien que quiere luchar contra las pseudociencias.

Fernando Frías

Bueno, no, lo que ha ocurrido es que el sistema no me ha avisado hasta hoy de que había comentarios pendientes de moderación. Están haciendo algunos cambios en el sistema y puede que se deba a eso.

A Taro AraiA Taro Arai

Disculpen que generalice, pero España es el único país que tiene en su agenda gubernamental acabar con las “pseudociencias”.
Si como mencionan un medicamenteo que no hace bien, ni hace mal, ¿por qué provoca tanto alboroto?
¿Han considerado que las farmacéuticas ven amenazados sus elevados ingresos?
¿Que las denuncias de sobornos para que sean aprobadas sus drogas sean reales?
¿Que en realidad como describe el Dr Virapen los efectos secundarios son mucho más perjudiciales de lo que mencionan las etiquetas? ¿y que el objetivo ahora de la BigPharma son los niños?

Fernando Frías

Ni España ni ningún otro país tienen en su agenda gubernamental acabar con las “pseudociencias”, aunque haya iniciativa encaminadas a mejorar la protección de las personas ante ese tipo de timos, como las que se están llevando a cabo desde la Comunidad Valenciana.

Si un medicamento no funciona no es que no “haga bien ni mal”, como dice usted: como mínimo supone un gasto económico inútil y una pérdida de oportunidad si por usarlo se deja de emplear un medicamento real que sea necesario. Si se vende, además, a sabiendas de su falsedad, estamos ante un timo, que supongo que incluso usted encontrará rechazable.

Y en cuanto al resto de sus argumentos, ni siquiera si fueran ciertos tendrían nada que ver: las malas prácticas de las farmacéuticas (entre las que se encuentran las multinacionales homeopáticas) no convierten en buenos los engaños pseudocientíficos. La única alternativa a la medicina es una medicina mejor, no una magia que a menudo también tenga tintes mafiosos o de estafa.

a mi me funcionaa mi me funciona

Si como mencionan un medicamenteo que no hace bien, ni hace mal, ¿por qué provoca tanto alboroto?

Si no hace ni bien ni mal NO ES UN MEDICAMENTO.

¿Han considerado que las farmacéuticas ven amenazados sus elevados ingresos?

¿Has considerado los elevados ingresos de los charlatanes o de multinacionales como las homoeopáticas?

¿Que en realidad como describe el Dr Virapen los efectos secundarios son mucho más perjudiciales de lo que mencionan las etiquetas?

No se quien ese ese tal Dr Virapen. ¿Esos efectos secundarios demuestran que funciona la homeopatía? No venga con falacias.

Responde a Fernando Frías

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar