Lamentablemente, y a diferencia de lo que ocurre en otros países, buena parte de la responsabilidad del éxito de las pseudoterapias en España se debe a la actitud de las organizaciones colegiales, que no solo no las rechazan, sino que las promocionan activamente.

E incluso las enseñan, como en el caso que traemos hoy a la lista. Y es que la Escuela de Ciencias de la Salud de la Organización Colegial de Enfermería, haciendo un flaco favor a la enfermería, a la salud y a la ciencia, se dispone a celebrar un curso de terapias alternativas y cuidados naturales y complementarios.

El curso, dotado nada menos que con veinte créditos europeos, tiene como objetivo

Adquirir una formación integral en materias que no ha podido estudiar en pregrado y ahondar más en ellas para poder abrir el abanico de sus posibilidades terapéuticas a través del desarrollo de sus diagnósticos y elaborando planes y tareas marcadas por los patronajes clásicos.

Lo cual suena muy bien. Lo malo es que esas materias, según el programa del curso, son

Como ven, la cosa resulta bastante chocante, no ya por lo que sabemos sobre la mayor parte de esas pseudoterapias, sino incluso por lo que dice nada menos que el Código Deontológico de la Enfermería Española, que pueden ustedes consultar en este pdf al que enlaza la propia web de la escuela, y que en su artículo 73 dice que

La Enfermera/o debe procurar sistemáticamente, en el campo de su actividad profesional con el fin de mejorar los cuidados de Enfermería, desechar prácticas incorrectas y ampliar el cuerpo de conocimientos sobre los que se basa la actividad profesional.

Bueno, pues en vez de ampliar el cuerpo de conocimientos, programan un curso que los niega (puesto que son incompatibles con los “principios” de la mayoría de estas pseudoterapias. Y en vez de desechar prácticas incorrectas, la Organización Colegial de Enfermería las eleva a la categoría de materia propia de su Escuela de Ciencias de la Salud.

A las que, además, dedica nada menos que siete meses. Cuando para decir lo que realmente son, como demuestra Tim Minchin, en realidad bastan unos pocos segundos…

Concretamente en esta entrada: la Universidad de León anunciaba un curso sobre los templarios con la presencia estelar de Javier Sierra.

Bueno, pues ocurrió, y esto es lo que cuenta sobre el curso el Diario de León:

La Universidad de León podría haber optado por montar un curso serio, con verdaderos historiadores y expertos. Pero en su lugar prefirió, tal vez por la repercusión en los medios, adobarlo con un vendedor de supuestos misterios, y ahora tiene que cargar con que, según cuenta el periódico,

El curso, que se celebró hasta ayer en el Museo de la Radio Ponferrada, tuvo entre otros ponentes a, Javier Sierra, director de la revista Mas Allá . Entre los secretos que escondían los templarios, el experto señaló «el santo grial, la sábana santa o el arca de la alianza». Javier Sierra se refirió al Castillo de Ponferrada como «un cajero automático de los templarios hasta 1507»

¿Qué? ¿Era o no era como para incluirlo en la lista de la vergüenza?

Si creían ustedes que con los ejemplos que hemos ido citando en esta lista ya lo habían visto todo es que no conocen el fabuloso mundo del circo paranormal, capaz de asombrarnos cada día con una nueva pirueta de la imaginación. Y en este caso, además, cumpliendo el famoso lema circense del “más difícil todavía”. Y es que la Universidad Jaime I de Castellón, con la complicidad de su Fundación Universidad-Empresa y con la aparición estelar, en calidad de cooperador necesario, del Colegio Oficial de Médicos de Castellón, han sido capaces de montar el mayor espectáculo del mundo de las pseudoterapias: nada menos que su Máster sobre nuevas perspectivas en psicología y medicina. El papel de la conciencia en la curación. Nuevos paradigmas.

La propia web nos explica de qué va la cosa en una sección que denominan “justificación” del curso, término un tanto equívoco teniendo en cuenta que la cosa es más bien injustificable, pero resulta una lectura bastante farragosa y, como era de esperar, llena de términos sin significado real alguno. En su lugar podemos acudir a las explicaciones bastante más didácticas que ofrece Francisco Traver, uno de los codirectores del curso, en una entrevista publicada por el Diario Mediterráneo. Dice el doctor (sí, doctor) Traver que el curso

está diseñado para ejercer de puente de unión con otras disciplinas que puedan ayudar en este proyecto de “fusión de saberes integrados” que de alguna forma representa una condición sistémica del conocimiento sin renunciar a los enfoques espirituales.

Lo cual, signifique lo que signifique, suena muy profundo, ¿verdad? Como profundos son los fundamentos de las prácticas terapéuticas que se impartirán, que son entre otras

la psicología transpersonal, la relajación y la terapia por el movimiento, la psicodanza, la homeopatía, la acupuntura, la meditación, la medicina chamánica

Claro que la lista no se queda ahí. Un vistazo al programa del curso permite añadir también los campos morfogenéticos, la medicina tradicional china, el psicoanálisis, la tradición hindú o la “psicología Budista” (sic). De hecho, lo único que echaríamos en falta sería el “cura sana culito de rana” si no fuera porque, según la entrevista del periódico, el curso abarca también

el uso de la intención y del efecto placebo como terapias prácticas orientadas desde un punto de vista científico

¿Y cómo se come semejante batiburrillo de pseudoterapias? se preguntarán ustedes. La respuesta, para Francisco Taver, es que

son los efectos de teorizaciones muy profundas como la física cuántica

Y es que, como todos sabemos, la física cuántica cumple hoy el papel que antes desempeñaban el magnetismo, la electricidad, el éter, la fuerza vital o la voluntad de los dioses: evita tener que dar explicaciones embarazosas remitiendo a un fenómeno que o bien no existe o bien es inocente de semejante acusación, pero que al resultar misterioso y poco conocido para el común de los mortales puede ser empleado como excusa sin miedo a que nadie lo desmienta.

Lo que no nos consta es la excusa que pone la Universidad Jaime I para acoger un curso así, pero seguramente será también algo holístico, neoparadigmático y cuántico, ¿verdad?

Existe en algunos ambientes la curiosa teoría de que todo puede tener cabida en la Universidad. Cualquier conferencia vale, cualquier ponente es bienvenido y, como hemos visto aquí, cualquier congreso es recibido con los brazos abiertos. Nuestra postura, evidentemente, es distinta: al igual que todos estamos de acuerdo en que la basura no debe estar en casa, sino en los contenedores correspondientes, las pseudociencias… bueno, no sabemos dónde deben estar, pero sí tenemos claro dónde no deben estar: en la Universidad.

Pero al parecer no opina lo mismo el Vicerrectorado de Estudiantes de la Universidad de Granada, que entre otros módulos ha programado para el próximo mes de julio esto:

741e4-vicerrectoradodeestudiantes-mc3b3dulosjuliointensivo-universidaddegranada_1276901432098
eb710-vicerrectoradodeestudiantes-mc3b3dulosjuliointensivo-universidaddegranada_1276902523875

Para que no queden dudas, la presentación del taller nos aclara que

La Reflexología o terapia zonal es la práctica de estimular puntos sobre los pies, manos, u orejas (llamados zonas de reflejo), con la esperanza de que tenga un efecto benéfico sobre otras partes del cuerpo, o de que mejorará la salud general. La Reflexología trabaja el Sistema Nervioso a través de los dermatomas. Nuestro cuerpo esta provisto de terminaciones nerviosas en el toda la superficie, siendo los pies y las manos los que ocupan una área más amplia respecto a las demás partes del cuerpo. Es una terapia que actúa esencialmente a nivel fisiológico.

Este taller se basa en el principio de que en los pies y en las manos existen reflejos o zonas de respuesta, que se corresponden con todas y cada una de las partes y órganos corporales y la ubicación de estos puntos en el pie; para ello utilizamos unas fotocopias de los pies con la representación de estos órganos y zonas corporales así pintamos con lápices de colores los puntos a trabajar cada día. Después una parte practica en la que trabajamos estos puntos reflejos en los pies. En esta parte los alumnos se ponen por parejas y masajean y estimulan los puntos estudiados sobre sus pies, así tumbados sobre esterillas y escuchando música suave para llevar al cuerpo a un estado aún mas relajado.

En fin, con este taller la Universidad de Granada no solo se gana una entrada en nuestra lista: también nos permite decir, sin ninguna duda, que su Vicerrectorado de Estudiantes ha metido la pata.

La grafología es la pseudociencia que asume que a través de la interpretación de la letra escrita se puede deducir la personalidad, la inteligencia, las emociones y distintos rasgos psicológicos del escritor. Pese a todas estas afirmaciones, lo cierto es que la evidencia científica no demuestra relación alguna entre la letra y todos estos factores. Aún así, esto no ha sido un impedimento para que sus defensores la enseñen y practiquen afirmando que es una ciencia.

A menudo, se confunde la grafología con la caligrafía forense, siendo ambas disciplinas muy distintas. La caligrafía forense es el estudio científico de la letra escrita para determinar quién es el autor de ella.

La Universidad Internacional Valenciana (VIU) ofrece un curso de grafología como si de una ciencia se tratara para estudiar la personalidad. Se suma así a la Universidad de Alcalá de Henares que ofrece otro curso de esta pseudociencia, esta vez enfocado para la selección de personal.

No hay dos sin tres. Ya vimos anteriormente que a la Universidad de León le gustaban los misterios misteriosos de los templarios y el psicoanálisis. Con semejantes antecedentes, no iban a echarse atrás en enseñar homeopatía, con lo extendida que está y el dinero que deja.

El curso, amparado por la Universidad de León, posee el rimbombante nombre de “Medicina Biológico-Naturista y Homeopatía“. Sin embargo, por el temario podemos deducir que los conceptos biológicos reales del cuerpo humano y de la farmacología se los saltarán a la torera, enseñando sus propios dogmas, con la peculiaridad de ser contradictorios entre sí. Una opción fenomenal para que los sanitarios se olviden de todo lo aprendido en la facultad.

Por lo visto, las rebajas de verano ya han llegado a la Universidad de Alcalá de Henares, lo cual es de agradecer en estos tiempos de crisis. Lo que ya no es tan de agradecer es que se apliquen a la promoción de terapias pseudocientíficas. Y es que, dentro del más puro estilo del “dos por uno”, la UAH nos ofrece para este verano el

Como ven, es un chollo. Por el precio de un solo curso los alumnos, que son

podrán

Lo que no dicen es que los alumnos también deberán olvidar bastantes de los conocimientos aprendidos en sus carreras (en las de verdad), incompatibles con las fantásticas bases teóricas de la acupuntura y la homeopatía. Pero como pueden ver en el programa (pdf aquí), eso se da por descontado.

Si tienen ustedes interés en el curso pueden hacérselo saber al Vicerrectorado de extensión universitaria en esta dirección de correo electrónico. Y, por supuesto, también pueden enviarles su opinión en el caso de que consideren que la enseñanza de terapias basadas en creencias mágicas y pseudocientíficas no debería impartirse en una Universidad que se precie de serlo, por mucha titulación que ostenten (¿o detenten?) sus profesores.

Y es que lo de las rebajas de verano está muy bien, como decíamos, pero la Universidad de Alcalá de Henares, con este curso, no solo baja los precios: deja también por los suelos su prestigio como institución científica.

El curso ya ha finalizado, pero se trata de una patochada pseudocientífica, una magufada tan clamorosa, que hay que dejar constancia de ella para la posteridad. Como nos contó Carles Mateu en un comentario anterior, la Universidad de Lleida no se conforma con tener un curso de reiki, sino que el pasado mes de marzo celebró nada más y nada menos que un curso de iniciación a la astrología (pdf aquí):

Como pueden comprobar, semejante barbaridad viene reivindicada nada menos que por la Facultad de Ciencias de la Educación.

En fin, poco se puede añadir a lo que cuenta estupendamente Carles Mateu en su blog. Léanlo y, ya que por lo visto la Universidad de Lleida no parece tener vergüenza propia, pasen como nosotros un rato de vergüenza ajena.

¿Se imaginan que, al acudir a una entrevista de trabajo, el entrevistador les echara las cartas para comprobar su idoneidad? ¿O si les leyera las líneas de la mano (o las de otras zonas anatómicas)?

Peor aún: ¿se imaginan que enseñasen esas técnicas de selección de personal en una Universidad?

Pues ya no tienen que hacer el esfuerzo de imaginárselo, porque la Universidad de Alcalá de Henares nos presenta su Curso de grafología en selección de personal:

Para los no iniciados, la grafología consiste en la deducción del carácter mediante el análisis de la forma en la que escribe. Y cuando digo “forma” me refiero literalmente a eso: los grafólogos aseguran que pueden determinar cómo es una persona por la manera en que escriben las efes y las jotas, lo marcados que hagan los puntitos de las íes y lo largas que les salgan las rallitas de las tes. A veces lo logran, como en el reportaje del dominical de El País al que se refería Luis Alfonso Gámez en esta entrada, en el que los grafólogos fueron capaces de descubrir los rasgos emocionales y psicológicos a una serie de dictadores, para lo cual no tuvieron más que analizar sus firmas y, por supuesto, aplicar lo que ya sabían de cada uno de ellos. Y ese es precisamente el problema: cuando a los grafólogos se les proporciona una muestra de escritura de alguien que no conocen, su nivel de aciertos es justamente el que corresponde al azar.

A pesar de lo cual la Universidad ha decidido incluir esta pseudociencia en uno de sus cursos de verano, dirigido según el programa (pdf aquí) a

En fin, que como vemos toda una Universidad va a avalar una nueva hornada de encargados de selección de personal dispuestos a emplear un método tan riguroso y científico como sería echar una moneda al aire. ¿Será que el responsable de programar este curso ha sido también seleccionado mediante la grafología?

Vale, es un curso de verano:

Vale, habla sobre los templarios:

Pero según el documento de información (en pdf aquí) el curso pretende estudiar el Temple

desde una posición histórica y científica

Así que ya me dirán ustedes qué pinta, y encima como broche final, esta intervención:

D. Javier Sierra (Director de la “Más Allá”): Misterios templarios.

¿Contarían con Dan Brown para el estudio, no sé, de la arquitectura gótica sevillana? ¿Llamarían a Iker Jiménez para dar un curso de fotografía nocturna? ¿Encargarían a J. J. Benítez un curso de historia? No, ¿verdad? Pues eso.