Ya contamos aquí en su día que la Universidad de Lleida ofreció el pasado año (y nada menos que a través de su Facultad de Ciencias de la Educación) un curso de iniciación a la astrología. Afortunadamente se armó tal revuelo que, según cuenta la prensa, la Universidad no tenía previsto hacer nada semejante este año. La explicación de la vicerrectora de docencia, Isabel del Arco, vino a ser algo así como que se la habían colado.

Bueno, pues vean ustedes lo que ocurrió tan solo unos meses más tarde, esta vez en la Facultad de Derecho de la misma Universidad:

Bueno, dirán ustedes, se trataba tan solo de una conferencia, ¿no?

Pues sí. Pero celebrada en un salón de actos universitario, de una Universidad que ya tropezó en su día en esa misma piedra, y que ha dado pie a que aparezcan cosas como esta:

La imagen procede de este vídeo, cuyo contenido, lo advertimos de antemano, puede provocar problemas de incontinencia urinaria unidos a una súbita obstrucción uretral aguda. O sea, que es para mear y no echar gota.

Evidentemente, Paula Lucas no es astróloga de la Universidad de Lleida, sino que pertenece a una institución de tanto prestigio académico como, ejem, esta. Sin embargo, fue la profesora del curso del año pasado, de modo que tampoco es culpa suya que le hayan colocado el título de marras. La culpa es de la Universidad.

Evidentemente, cuando una Universidad decide programar cursos o actividades pseudocientíficas, poco le importará saber que las asignaturas carecen de fundamento, que lo que imparten es un engaño a sus alumnos (y, de paso, un engaño a quienes reciban tratamientos o consejos profesionales por parte de esos alumnos) o incluso que muchos de esos títulos no valgan ni el papel en el que están escritos.

Pero al menos sus responsables deberían pensar que se exponen a bochornos como este. Con todo merecimiento.

Nota: La noticia del vídeo es de Carles Mateu. En vista de su contenido, no sabemos si darle las gracias o qué 😉

A primera vista, el curso de Experto Universitario en Fisioterapia del Deporte y Clínica Diaria de la Universidad de Sevilla no parece muy chocante.

Pero claro, siempre hay una segunda vista. En este caso la que nos proporciona la “ficha avanzada” del curso, que nos ofrece un programa en el que, intercaladas entre la auténtica formación terapéutica, aparecen estas perlas:

Módulo 4. Acupuntura Aplicada a la Terapia Manual

Número de créditos: 3,50 ECTS

Modalidad de impartición: Presencial

Contenido: – Grandes Bloqueos energéticos

– Generalidades de la energética China

– Función externa cuantitativa

– Función externa cualitativa

– Función central: candelabro y relaciones articulares a distancia

Módulo 6. Homeopatía Aplicada al Deporte

Número de créditos: 3,00 ECTS

Modalidad de impartición: Presencial

Contenido: – Introducción a las bases que permiten la comprensión del funcionamiento de la homeopatía: Teoría sobre La Memoria del Agua.

– Patología aguda y homeopatía

– Remedios homeopáticos útiles en patología del deporte. Descripción de cada uno de ellos.

– Tratamientos específicos para las distintas patologías.

Módulo 9. Vendaje Neuromuscular Propioceptivo

Número de créditos: 3,50 ECTS

Modalidad de impartición: Presencial

Contenido: -Desarrollo histórico del método: origen y antecedentes

-Conceptos actuales

-Mecanismos de acción del Vendaje Neuromuscular

-Principios de aplicación

-Contraindicaciones

-Publicaciones científicas del Vendaje Neuromuscular

-Diferentes aplicaciones de vendaje neuromuscular

-Aplicaciones musculares

-Aplicaciones de ligamento

-Introducción a las aplicaciones:

+ para corrección articular

+ aplicaciones linfáticas

+ otras aplicaciones

Acupuntura, homeopatía y una pseudoterapia que hasta ahora no había aparecido en nuestra lista: el “Vendaje Neuromuscular” o “Kinesiotape”. ¿Alguien da más?

Dicho sea de paso, el propio Centro de Formación Permanente de la Universidad de Sevilla mantiene un buzón de sugerencias, consultas y, ¿por qué no?, quejas aquí. No estaría de más probarlo.

En el Departamento de Química Inorgánica y Química Técnica de la UNED debieron saltarse la lección del número de Avogadro. ¿Cómo puede una dilución homeopática a 30C causar algún efecto terapéutico si no queda ya ninguna molécula activa en ella si tenemos en cuenta a Avogadro? ¿La memoria del agua, quizás? Espero que no aporten también esa razón porque significaría que se saltaron además la química inorgánica más elemental.

Tales rebuznos a la química se pueden encontrar en el curso modular de Nutrición, dietética, fitoterapia y homeopatía para profesionales de la salud de la UNED.

Además de los delicados conocimientos de química que poseen también tienen un gran sentido del sarcasmo:

El objetivo de este programa modular es ofrecer formación contrastada científicamente en nutrición, plantas medicinales y homeopatía.

Y es que si ofrecieran un mínimo de formación contrastada científicamente, no estarían ofreciendo un curso de aplicación clínica de homeopatía.

La Universidad de Cádiz se suma a la moda de lo natural y lo holístico (2 palabras imprescindibles allá donde hay ausencia de evidencias científicas) a través de su curso de Experto en terapias naturales.

Desafortunadamente, este curso sobre terapias naturales incurre en el mismo error en el que caen aquellos que pretenden englobar a todas las medicinas naturales en un mismo saco. No es lo mismo la fitoterapia (el uso de plantas con fines medicinales) que puede aplicarse con una perspectiva totalmente científica que la terapia ortomolecular o la oligoterapia (que no tienen ningún fundamento científico) y se contradicen, además, con los conceptos más básicos de medicina. ¿Para qué dar en las primeras clases fisiología, bioquímica y fisiopatología para después enseñar pseudomedicinas opuestas a este conocimiento científico previo y arrojar lo aprendido por el retrete?

Sin duda, un comportamiento peculiar del cual muchos nos preguntamos su razón de ser. Sea como sea, el curso de terapias naturales de la Universidad de Cádiz no pasa de ser un batiburrillo de muchas pseudomedicinas aderezadas con algo de ciencia para que así aparezcan con un halo científico del todo inmerecido.

Según el diccionario, la podología es la

Rama de la actividad médica, que tiene por objeto el tratamiento de las afecciones y deformidades de los pies, cuando dicho tratamiento no rebasa los límites de la cirugía menor.

Pero claro, eso es según el diccionario. La Universidad de Sevilla, en cambio, parece dispuesta a cambiar la definición. Observen si no esta asignatura de la diplomatura que incluye en su oferta académica:

Vale, a primera vista no parece ser gran cosa. Pero sigan ustedes hacia abajo y se encontrarán con esto:

Se lo transcribo, porque reconozco que la letrita es como para hacer una visita urgente a Ocularis; entre los objetivos específicos del curso están

– Estudio de las técnicas de estimulación cutánea, tales como la acupuntura o la reflexoterapia y sus aplicaciones en la podología.

– Estudio de las terapias naturales y de la homeopatía para el tratamiento específico de patologías del pie

Y si aún no se les ha caído, ejem, el alma a los pies, pueden seguir un poco más abajo, hasta los contenidos de la asignatura, donde podrán observar esto:

Que les transcribo de nuevo:

BLOQUE IV: Reflexoterapia.

11.Reflexoterapia podal.

12.Acupuntura. Conceptos generales.

13.Acupuntura. Aplicaciones podológicas.

14.Digitopuntura. Podopuntura.

BLOQUE V: Naturopatía.

15.Musicoterapia.

16.Naturopatía para el tratamiento de la patología podológica.

17.Homeopatía para el tratamiento de la patología podológica.

18. Oligoelementos para el tratamiento de la patología podológica.

19. Homotoxicología.

20. Alimentos, vitaminas y podología.

21.Aromoterapia y Cromoterapia en Podologia.

En fin, todos sabemos que a veces se sienten pinchazos en los pies, pero en una Universidad seria no debería enseñarse acupuntura. Es cierto también que al escuchar determinadas canciones se nos van los pies detrás del ritmo, pero de ahí a tragarse lo de la musicoterapia va un abismo. Y como esta es una web muy seria les ahorro los chistes sobre los pies y la aromaterapia.

En fin, que la inclusión de todas esas pseudoterapias en la formación de los podólogos solo puede explicarse como un intento de cambiar la definición del diccionario. Porque emplear la homeopatía, cromoterapia o reflexología podal no sirve para tratar las afecciones de los pies (ni, ya puestos, de ninguna otra parte del cuerpo); solo sirve para demostrar la ignorancia de quien las emplea. Ignorancia que, en este caso, es responsabilidad exclusiva de la Universidad de Sevilla.

Que en esto -y no solo en esto, como iremos viendo- ha demostrado tener los pies de barro…

Lamentablemente, y a diferencia de lo que ocurre en otros países, buena parte de la responsabilidad del éxito de las pseudoterapias en España se debe a la actitud de las organizaciones colegiales, que no solo no las rechazan, sino que las promocionan activamente.

E incluso las enseñan, como en el caso que traemos hoy a la lista. Y es que la Escuela de Ciencias de la Salud de la Organización Colegial de Enfermería, haciendo un flaco favor a la enfermería, a la salud y a la ciencia, se dispone a celebrar un curso de terapias alternativas y cuidados naturales y complementarios.

El curso, dotado nada menos que con veinte créditos europeos, tiene como objetivo

Adquirir una formación integral en materias que no ha podido estudiar en pregrado y ahondar más en ellas para poder abrir el abanico de sus posibilidades terapéuticas a través del desarrollo de sus diagnósticos y elaborando planes y tareas marcadas por los patronajes clásicos.

Lo cual suena muy bien. Lo malo es que esas materias, según el programa del curso, son

Como ven, la cosa resulta bastante chocante, no ya por lo que sabemos sobre la mayor parte de esas pseudoterapias, sino incluso por lo que dice nada menos que el Código Deontológico de la Enfermería Española, que pueden ustedes consultar en este pdf al que enlaza la propia web de la escuela, y que en su artículo 73 dice que

La Enfermera/o debe procurar sistemáticamente, en el campo de su actividad profesional con el fin de mejorar los cuidados de Enfermería, desechar prácticas incorrectas y ampliar el cuerpo de conocimientos sobre los que se basa la actividad profesional.

Bueno, pues en vez de ampliar el cuerpo de conocimientos, programan un curso que los niega (puesto que son incompatibles con los “principios” de la mayoría de estas pseudoterapias. Y en vez de desechar prácticas incorrectas, la Organización Colegial de Enfermería las eleva a la categoría de materia propia de su Escuela de Ciencias de la Salud.

A las que, además, dedica nada menos que siete meses. Cuando para decir lo que realmente son, como demuestra Tim Minchin, en realidad bastan unos pocos segundos…

Concretamente en esta entrada: la Universidad de León anunciaba un curso sobre los templarios con la presencia estelar de Javier Sierra.

Bueno, pues ocurrió, y esto es lo que cuenta sobre el curso el Diario de León:

La Universidad de León podría haber optado por montar un curso serio, con verdaderos historiadores y expertos. Pero en su lugar prefirió, tal vez por la repercusión en los medios, adobarlo con un vendedor de supuestos misterios, y ahora tiene que cargar con que, según cuenta el periódico,

El curso, que se celebró hasta ayer en el Museo de la Radio Ponferrada, tuvo entre otros ponentes a, Javier Sierra, director de la revista Mas Allá . Entre los secretos que escondían los templarios, el experto señaló «el santo grial, la sábana santa o el arca de la alianza». Javier Sierra se refirió al Castillo de Ponferrada como «un cajero automático de los templarios hasta 1507»

¿Qué? ¿Era o no era como para incluirlo en la lista de la vergüenza?

Si creían ustedes que con los ejemplos que hemos ido citando en esta lista ya lo habían visto todo es que no conocen el fabuloso mundo del circo paranormal, capaz de asombrarnos cada día con una nueva pirueta de la imaginación. Y en este caso, además, cumpliendo el famoso lema circense del “más difícil todavía”. Y es que la Universidad Jaime I de Castellón, con la complicidad de su Fundación Universidad-Empresa y con la aparición estelar, en calidad de cooperador necesario, del Colegio Oficial de Médicos de Castellón, han sido capaces de montar el mayor espectáculo del mundo de las pseudoterapias: nada menos que su Máster sobre nuevas perspectivas en psicología y medicina. El papel de la conciencia en la curación. Nuevos paradigmas.

La propia web nos explica de qué va la cosa en una sección que denominan “justificación” del curso, término un tanto equívoco teniendo en cuenta que la cosa es más bien injustificable, pero resulta una lectura bastante farragosa y, como era de esperar, llena de términos sin significado real alguno. En su lugar podemos acudir a las explicaciones bastante más didácticas que ofrece Francisco Traver, uno de los codirectores del curso, en una entrevista publicada por el Diario Mediterráneo. Dice el doctor (sí, doctor) Traver que el curso

está diseñado para ejercer de puente de unión con otras disciplinas que puedan ayudar en este proyecto de “fusión de saberes integrados” que de alguna forma representa una condición sistémica del conocimiento sin renunciar a los enfoques espirituales.

Lo cual, signifique lo que signifique, suena muy profundo, ¿verdad? Como profundos son los fundamentos de las prácticas terapéuticas que se impartirán, que son entre otras

la psicología transpersonal, la relajación y la terapia por el movimiento, la psicodanza, la homeopatía, la acupuntura, la meditación, la medicina chamánica

Claro que la lista no se queda ahí. Un vistazo al programa del curso permite añadir también los campos morfogenéticos, la medicina tradicional china, el psicoanálisis, la tradición hindú o la “psicología Budista” (sic). De hecho, lo único que echaríamos en falta sería el “cura sana culito de rana” si no fuera porque, según la entrevista del periódico, el curso abarca también

el uso de la intención y del efecto placebo como terapias prácticas orientadas desde un punto de vista científico

¿Y cómo se come semejante batiburrillo de pseudoterapias? se preguntarán ustedes. La respuesta, para Francisco Taver, es que

son los efectos de teorizaciones muy profundas como la física cuántica

Y es que, como todos sabemos, la física cuántica cumple hoy el papel que antes desempeñaban el magnetismo, la electricidad, el éter, la fuerza vital o la voluntad de los dioses: evita tener que dar explicaciones embarazosas remitiendo a un fenómeno que o bien no existe o bien es inocente de semejante acusación, pero que al resultar misterioso y poco conocido para el común de los mortales puede ser empleado como excusa sin miedo a que nadie lo desmienta.

Lo que no nos consta es la excusa que pone la Universidad Jaime I para acoger un curso así, pero seguramente será también algo holístico, neoparadigmático y cuántico, ¿verdad?

Existe en algunos ambientes la curiosa teoría de que todo puede tener cabida en la Universidad. Cualquier conferencia vale, cualquier ponente es bienvenido y, como hemos visto aquí, cualquier congreso es recibido con los brazos abiertos. Nuestra postura, evidentemente, es distinta: al igual que todos estamos de acuerdo en que la basura no debe estar en casa, sino en los contenedores correspondientes, las pseudociencias… bueno, no sabemos dónde deben estar, pero sí tenemos claro dónde no deben estar: en la Universidad.

Pero al parecer no opina lo mismo el Vicerrectorado de Estudiantes de la Universidad de Granada, que entre otros módulos ha programado para el próximo mes de julio esto:

741e4-vicerrectoradodeestudiantes-mc3b3dulosjuliointensivo-universidaddegranada_1276901432098
eb710-vicerrectoradodeestudiantes-mc3b3dulosjuliointensivo-universidaddegranada_1276902523875

Para que no queden dudas, la presentación del taller nos aclara que

La Reflexología o terapia zonal es la práctica de estimular puntos sobre los pies, manos, u orejas (llamados zonas de reflejo), con la esperanza de que tenga un efecto benéfico sobre otras partes del cuerpo, o de que mejorará la salud general. La Reflexología trabaja el Sistema Nervioso a través de los dermatomas. Nuestro cuerpo esta provisto de terminaciones nerviosas en el toda la superficie, siendo los pies y las manos los que ocupan una área más amplia respecto a las demás partes del cuerpo. Es una terapia que actúa esencialmente a nivel fisiológico.

Este taller se basa en el principio de que en los pies y en las manos existen reflejos o zonas de respuesta, que se corresponden con todas y cada una de las partes y órganos corporales y la ubicación de estos puntos en el pie; para ello utilizamos unas fotocopias de los pies con la representación de estos órganos y zonas corporales así pintamos con lápices de colores los puntos a trabajar cada día. Después una parte practica en la que trabajamos estos puntos reflejos en los pies. En esta parte los alumnos se ponen por parejas y masajean y estimulan los puntos estudiados sobre sus pies, así tumbados sobre esterillas y escuchando música suave para llevar al cuerpo a un estado aún mas relajado.

En fin, con este taller la Universidad de Granada no solo se gana una entrada en nuestra lista: también nos permite decir, sin ninguna duda, que su Vicerrectorado de Estudiantes ha metido la pata.

La grafología es la pseudociencia que asume que a través de la interpretación de la letra escrita se puede deducir la personalidad, la inteligencia, las emociones y distintos rasgos psicológicos del escritor. Pese a todas estas afirmaciones, lo cierto es que la evidencia científica no demuestra relación alguna entre la letra y todos estos factores. Aún así, esto no ha sido un impedimento para que sus defensores la enseñen y practiquen afirmando que es una ciencia.

A menudo, se confunde la grafología con la caligrafía forense, siendo ambas disciplinas muy distintas. La caligrafía forense es el estudio científico de la letra escrita para determinar quién es el autor de ella.

La Universidad Internacional Valenciana (VIU) ofrece un curso de grafología como si de una ciencia se tratara para estudiar la personalidad. Se suma así a la Universidad de Alcalá de Henares que ofrece otro curso de esta pseudociencia, esta vez enfocado para la selección de personal.