La grafología es la pseudociencia que asume que a través de la interpretación de la letra escrita se puede deducir la personalidad, la inteligencia, las emociones y distintos rasgos psicológicos del escritor. Pese a todas estas afirmaciones, lo cierto es que la evidencia científica no demuestra relación alguna entre la letra y todos estos factores. Aún así, esto no ha sido un impedimento para que sus defensores la enseñen y practiquen afirmando que es una ciencia.

A menudo, se confunde la grafología con la caligrafía forense, siendo ambas disciplinas muy distintas. La caligrafía forense es el estudio científico de la letra escrita para determinar quién es el autor de ella.

La Universidad Internacional Valenciana (VIU) ofrece un curso de grafología como si de una ciencia se tratara para estudiar la personalidad. Se suma así a la Universidad de Alcalá de Henares que ofrece otro curso de esta pseudociencia, esta vez enfocado para la selección de personal.

No hay dos sin tres. Ya vimos anteriormente que a la Universidad de León le gustaban los misterios misteriosos de los templarios y el psicoanálisis. Con semejantes antecedentes, no iban a echarse atrás en enseñar homeopatía, con lo extendida que está y el dinero que deja.

El curso, amparado por la Universidad de León, posee el rimbombante nombre de “Medicina Biológico-Naturista y Homeopatía“. Sin embargo, por el temario podemos deducir que los conceptos biológicos reales del cuerpo humano y de la farmacología se los saltarán a la torera, enseñando sus propios dogmas, con la peculiaridad de ser contradictorios entre sí. Una opción fenomenal para que los sanitarios se olviden de todo lo aprendido en la facultad.

Por lo visto, las rebajas de verano ya han llegado a la Universidad de Alcalá de Henares, lo cual es de agradecer en estos tiempos de crisis. Lo que ya no es tan de agradecer es que se apliquen a la promoción de terapias pseudocientíficas. Y es que, dentro del más puro estilo del “dos por uno”, la UAH nos ofrece para este verano el

Como ven, es un chollo. Por el precio de un solo curso los alumnos, que son

podrán

Lo que no dicen es que los alumnos también deberán olvidar bastantes de los conocimientos aprendidos en sus carreras (en las de verdad), incompatibles con las fantásticas bases teóricas de la acupuntura y la homeopatía. Pero como pueden ver en el programa (pdf aquí), eso se da por descontado.

Si tienen ustedes interés en el curso pueden hacérselo saber al Vicerrectorado de extensión universitaria en esta dirección de correo electrónico. Y, por supuesto, también pueden enviarles su opinión en el caso de que consideren que la enseñanza de terapias basadas en creencias mágicas y pseudocientíficas no debería impartirse en una Universidad que se precie de serlo, por mucha titulación que ostenten (¿o detenten?) sus profesores.

Y es que lo de las rebajas de verano está muy bien, como decíamos, pero la Universidad de Alcalá de Henares, con este curso, no solo baja los precios: deja también por los suelos su prestigio como institución científica.

El curso ya ha finalizado, pero se trata de una patochada pseudocientífica, una magufada tan clamorosa, que hay que dejar constancia de ella para la posteridad. Como nos contó Carles Mateu en un comentario anterior, la Universidad de Lleida no se conforma con tener un curso de reiki, sino que el pasado mes de marzo celebró nada más y nada menos que un curso de iniciación a la astrología (pdf aquí):

Como pueden comprobar, semejante barbaridad viene reivindicada nada menos que por la Facultad de Ciencias de la Educación.

En fin, poco se puede añadir a lo que cuenta estupendamente Carles Mateu en su blog. Léanlo y, ya que por lo visto la Universidad de Lleida no parece tener vergüenza propia, pasen como nosotros un rato de vergüenza ajena.

¿Se imaginan que, al acudir a una entrevista de trabajo, el entrevistador les echara las cartas para comprobar su idoneidad? ¿O si les leyera las líneas de la mano (o las de otras zonas anatómicas)?

Peor aún: ¿se imaginan que enseñasen esas técnicas de selección de personal en una Universidad?

Pues ya no tienen que hacer el esfuerzo de imaginárselo, porque la Universidad de Alcalá de Henares nos presenta su Curso de grafología en selección de personal:

Para los no iniciados, la grafología consiste en la deducción del carácter mediante el análisis de la forma en la que escribe. Y cuando digo “forma” me refiero literalmente a eso: los grafólogos aseguran que pueden determinar cómo es una persona por la manera en que escriben las efes y las jotas, lo marcados que hagan los puntitos de las íes y lo largas que les salgan las rallitas de las tes. A veces lo logran, como en el reportaje del dominical de El País al que se refería Luis Alfonso Gámez en esta entrada, en el que los grafólogos fueron capaces de descubrir los rasgos emocionales y psicológicos a una serie de dictadores, para lo cual no tuvieron más que analizar sus firmas y, por supuesto, aplicar lo que ya sabían de cada uno de ellos. Y ese es precisamente el problema: cuando a los grafólogos se les proporciona una muestra de escritura de alguien que no conocen, su nivel de aciertos es justamente el que corresponde al azar.

A pesar de lo cual la Universidad ha decidido incluir esta pseudociencia en uno de sus cursos de verano, dirigido según el programa (pdf aquí) a

En fin, que como vemos toda una Universidad va a avalar una nueva hornada de encargados de selección de personal dispuestos a emplear un método tan riguroso y científico como sería echar una moneda al aire. ¿Será que el responsable de programar este curso ha sido también seleccionado mediante la grafología?

Vale, es un curso de verano:

Vale, habla sobre los templarios:

Pero según el documento de información (en pdf aquí) el curso pretende estudiar el Temple

desde una posición histórica y científica

Así que ya me dirán ustedes qué pinta, y encima como broche final, esta intervención:

D. Javier Sierra (Director de la “Más Allá”): Misterios templarios.

¿Contarían con Dan Brown para el estudio, no sé, de la arquitectura gótica sevillana? ¿Llamarían a Iker Jiménez para dar un curso de fotografía nocturna? ¿Encargarían a J. J. Benítez un curso de historia? No, ¿verdad? Pues eso.

Decíamos hace unos días que no había forma de saber si la Universidad de Lleida albergará o no un curso de reiki: si bien un centro privado lo asegura así, la Universidad no lo “reivindica” en su web. Pero lo que sí reivindica es su afición a las agujas. Y es que su Instituto de Ciencias de la Educación ha programado nada menos que un Máster en acupuntura y un curso de Experto universitario en acupuntura odontológica.

Como pueden comprobar en los respectivos programas, los cursos se asientan en sólidas bases científicas. Así, en el Máster se estudiará la

Història de la medicina xinesa i de l’ acupuntura , Yin i Yang, 5 elements.Qi , Xue i Jin Ye, canals i colaterals , Zang fu, etiopatogenia.

No dejando de lado tampoco los métodos de diagnóstico más avanzados, es decir,

Diagnòstic Qi , Xue i Jin Ye.Diagnòstic Zang Fu.

En cuanto al título de Experto universitario… bueno, en principio podría pensarse que se centraría en el uso de la acupuntura como analgésico, que es lo que parece acreditar incluso la prestigiosa revista Nature (aunque el estudio, con perdón por el chiste fácil, tenga más trampas que una película de chinos). Pues nada, desengáñense; lo que les van a explicar a los futuros expertos son cosas como estas:

Alteració de l’ articulació témporo- mandibular , Trismus, trastorns oclusió, trastorns genives i mucoses. Tractaments amb acupuntura.Patologia i tractament dental des del punto de vista de la acupuntura.Analgèsia i dolor odontològic abordatge amb acupuntura.

En fin, que si antes teníamos dudas, ahora queda claro: la Universidad de Lleida entra en nuestra lista, ahora sí, con todos los honores y la correspondiente fanfarria de pitos y silbidos varios.

Es tradicional que la temática de los cursos de verano de las Universidades sea más ligera que la de sus estudios habituales. Pero ligero no es lo mismo que frívolo, y más de una Universidad que habitualmente es seria con la selección de sus titulaciones y postgrados cae en la tentación de incluir en sus cursos veraniegos materias más propias del chiringuito de un charlatán de feria que de toda una institución universitaria.

Es el caso de la Universidad de Las Palmas, que en los cursos de su campus de verano de Maspalomas incluye, entre otros, un bastante económico curso práctico de Homeopatía (con mayúscula, claro):

Como pueden comprobar pulsando en el enlace (o consultando el programa en pdf), esta vez no se trata de un curso dirigido a médicos, farmacéuticos y otros profesionales de la salud, sino

a todas aquellas personas cuya inquietud por la Homeopatía puede conducirles hacia el conocimiento de su fundamento y su uso cotidiano en diferentes patologías.

Lo cual permite simplificar bastante el temario, ya que no hay que hacer que los asistentes olviden todas esas nociones elementales de química, física o biología que impiden que la homeopatía funcione realmente. Por otra parte, aunque en el programa se indica que al final del curso los dos laboratorios homeopáticos que lo patrocinan harán una presentación de sus productos, no se aclara si también se realizará una degustación gratuita, algo que podría ser muy interesante teniendo en cuenta que el calor propio de las fechas en las que se celebra suele despertar la sed.

Claro que si los productos homeopáticos no calman la sed de los estudiantes, a lo mejor pueden acudir también al curso que lleva el pomposo título de Libérate de tus Pensamientos y Aprende de tus Emociones: Inteligencia Emocional. Y sí, las mayúsculas son de ellos:

Y tras haberse liberado de los pensamientos, ¿qué mejor colofón que asistir al curso de Arte Terapia (de nuevo, con sus propias mayúsculas mayestáticas)?
En fin, que con este panorama la única duda que nos queda es qué pinta en la Universidad de Verano un curso sobre cómo divulgar la ciencia:
Con lo fácil que sería haber programado un curso sobre cómo divulgar la pseudociencia. Al menos, los ejemplos prácticos los tendrían a mano, ¿verdad?

Tomen un poquito de la kábala y otra pizca de cartas astrales. Añádanle un poco de numerología y de geometría, un chorrito de psicoanálisis freudiano, una ración generosa de pseudohistoria y, sobre todo, mucha palabrería más o menos mística, y el resultado es el eneagrama, una de esas construcciones que suenan muy bien y que además se venden como ciencia, aunque la ciencia de verdad las contemple con la misma mezcla de desdén y pitorreo que a la quiromancia o la astrología.

Bueno, pues de eso mismito es de lo que se va a tratar los próximos días 5 y 6 de junio de 2010 durante el II Congreso Internacional del Eneagrama. Que contra lo que pueda parecer no va a tener lugar en Stonehenge, en la Gran Pirámide o en cualquier otro lugar apto para colgarle alguna leyenda sobre geometrías sagradas y doctrinas milenarias, sino nada más y nada menos que en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid:

¿Cómo ha llegado hasta allí semejante cosa?, se preguntarán ustedes. Si no lo saben, no se preocupen: por lo visto la Universidad tampoco. De hecho, ni en la web de la Universidad ni en la de la Facultad de Medicina se dice una palabra sobre el tema, y hasta la propia agenda universitaria de actividades aparece en esas fechas completamente deseneagramizada:

Lo cual no quiere decir, por supuesto, que este misterio sea insoluble. Después de arduas investigaciones hemos encontrado, precisamente en la web de la asociación que organiza el congreso, el apartado quiénes somos (bueno, quiénes son ellos, claro; a nosotros no nos metan) en el que se nos informa de esto:

Y es que ya sabemos todos lo que pasa cuando uno tiene al eneagrama, digo, al enemigo en casa. En cuanto te descuidas, te la cuela. Y aún puede dar gracias la Universidad Autónoma de Madrid de que se trate de lo del eneagrama, porque si llega a ser otra disciplina (igual de científica y respetable, claro) como la rumpología

A pesar de los esfuerzos de unos y de otros, lo cierto es que la prescripción de la homeopatía no es algo reservado a los poseedores de alguno de estos títulos universitarios que relacionamos aquí, y hoy por hoy la pueden recetar desde sesudos médicos de ideas decimonónicas hasta el amigo de un amigo que se lo oyó contar al amigo de un amigo, pasando por personas con titulaciones más o menos dudosas o simples autodidactas. Pero en todo caso el camino que recorre el remedio homeopático desde que nos lo prescriben hasta que nos lo tomamos con toda la ingenuidad del mundo pasa siempre por un lugar: las farmacias.

Si se han tomado la molestia de consultar los enlaces que vamos facilitando verán que en la mayoría de las ocasiones los estudios de homeopatía se dirigen no solo a médicos, sino también a titulados de farmacia. Y si no lo han hecho no se preocupen: seguro que les basta con darse un paseíto por su barrio para comprobar que estos establecimientos que se supone expiden medicinas también venden (y anunciándolo con grandes letras) homeopatía, pulseras Power Balance y otros muchos productos milagro. Al contrario de lo que ocurre en otros países, cuyos farmacéuticos se van pronunciando en contra de vender este tipo de engaños, en España son la norma general. O eso parece.

Y ahora tenemos la oportunidad de comprobar si es así o no. El blog Las penas del agente Smith ha tenido la excelente idea de crear un mapa de farmacias magufas, en el que los usuarios pueden señalar las farmacias que venden homeopatía, las que además venden otros productos milagro, o las que se limitan a la medicina científica.Así que ya saben: aprovechen ese paseíto por el barrio y pásense por el mapa para señalar si la farmacia de la esquina vende o no esas cosas. Así sabremos todos a qué atenernos.

Ver Farmacias magufas en un mapa grande