Casi dos meses después del triste fallecimiento del niño de Olot que contrajo difteria, el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona ha decidido proponer que se suspenda del ejercicio de la profesión a los médicos que avalen y promuevan ante los pacientes el “discurso antivacunas”.

El Colegio de Médicos de Barcelona propone sancionar a los antivacunas

Se trata de una buena noticia, aunque no han faltado voces que han señalado lo paradójico de la medida en un Colegio que cuenta con sección de homeopatía (y con un largo historial de colaboración con las pseudomedicinas, añadiría yo).

unnombrealazar en Twitter  El  COMBarcelona

Pero, en fin, por algo se empieza. Y como aquí estamos para ayudar en lo que podamos, vamos a echarle una manita al Colegio para que identifique a algunos de esos facultativos. Concretamente a los dos que aparecen en esta fotografía:

Biocultura   La Liga Para la Libertad de Vacunación  9 de Mayo de 2009

Como pueden ver, se trata de una foto de una charla organizada por la infausta “Liga para la libertad de vacunación” (que por supuesto no voy a enlazar; en lugar de eso aquí tienen un enlace a una de las muchas reacciones que provocó su indescriptible comunicado con motivo del caso de difteria), en la que interviene un médico, Pere Ródenas, moderado (¿un moderador para un solo ponente?) por otro, Xavier Uriarte.

¿Y quiénes son? Bueno, Xavier Uriarte necesita poca presentación en este contexto, porque es ni más ni menos que el presidente de la “Liga para la libertad de vacunación“. Pero menos conocido es su papel como profesor en el Master en medicina y enfermería naturista de la Universidad de Barcelona, vergonzoso curso organizado al alimón por las Universidades de Barcelona y Autónoma de Barcelona y los Colegios oficiales barceloneses de Enfermería y, ejem, Médicos.

www.comb.cat cat formacio_treball cec pdf master_naturista ES WB.pdf

De hecho, si consultan ustedes el programa de la edición actual (pdf) podrán ver que figura entre el profesorado…

www.comb.cat cat formacio_treball cec pdf master_naturista 4

peligrosamente cerca del epígrafe del programa dedicado precisamente a las vacunas…

www.comb.cat cat formacio_treball cec pdf master_naturista 2

…y también cerca de otro de los profesores, el mismo Pere Ródenas al que acompañaba en aquella charla:

www.comb.cat cat formacio_treball cec pdf master_naturista 3

Que sí, han leído bien: es el Presidente de la Sección Colegial de Médicos Naturistas del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona:

COMB   Seccions col·legials

En fin, volviendo a lo que decíamos al principio: es una buena noticia y podría (¡debería!) ser el inicio de una reacción del Colegio contra el daño que causan las pseudomedicinas. Pero seguramente deberían empezar a hacer limpieza en sus cursos, sus jornadas, sus charlas… y su casa.

Varios años después (2015), con más retraso del deseable, parece que por fin puede iniciarse la construcción, eso sí a un coste mayor del esperado (lo que generalmente es norma en las grandes construcciones). Tras unas nuevas elecciones los recién elegidos olvidan el acuerdo que alcanzaron sus predecesores (que en muchos casos eran de su mismo partido) y ven el ATC una oportunidad de vendetta con sus rivales políticos. Como por el momento no disponen de medios legales para evitar el ATC recurren a “astutas” tretas (o eso pensaran ellos) para paralizar el proceso, como es declarar parte de la finca donde se construirá el ATC zona protegida para las aves (ZEPA), incluso se utiliza el miedo para conseguir el rechazo de la población: “Es abusar del pobre, del miserable” dice el nuevo presidente de la Junta de Castilla-La Mancha (El País, 2015-07-30).

El párrafo anterior proviene de Cementerios nucleares for dummies: el caso del ATC de Villar de Cañas, una instructiva entrada que Guillermo Sánchez León publica en Naukas, y que aporta mucha luz sobre este tema tan complejo como, sobre todo, enfangado. Tómense un tiempo para leerla y vuelvan, que les espero.

¿Ya? Vale. Decía que el párrafo es de la entrada de Guillermo Sánchez León, pero las negritas son mías, porque ese es precisamente el tema del que voy a hablar y que justifica que lo traiga aquí, a la Lista de la vergüenza: la actuación de los poderes públicos y, en concreto, esas “astutas” tretas con las que la Junta de Castilla-La Mancha intenta paralizar el Almacén Temporal Centralizado.

El truco, como dice la entrada, consiste en incluir el terreno en el que está prevista la construcción del almacén dentro de una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). Pero vayamos por partes.

Como probablemente sabrán, los actuales dirigentes de la Junta manifestaron desde un primer momento su voluntad de impedir la construcción del ATC, una tarea en principio bastante complicada, puesto que no entra dentro de las competencias autonómicas. Pero entonces alguien tuvo una idea. Fíjense en este mapa:

Mapa de la situación actual. El perímetro de la ZEPA "Laguna de el Hito" está marcado en verde; en rojo, la ubicación prevista para el ATC.
Mapa de la situación actual. El perímetro de la ZEPA “Laguna de El Hito” está marcado en verde; en rojo, la ubicación prevista para el ATC.

Pueden comprobar que la ubicación prevista para el ATC (marcada en rojo) está a una distancia más que suficiente de infraestructuras como la A-3 o incluso de la ZEPA de la Laguna de El Hito (marcada en verde). Zona que sí que hubiera supuesto un serio obstáculo para la construcción del ATC: su Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN, que pueden leer en pdf aquí) prohíbe en la práctica cualquier uso no agrícola, y si hiciera falta la Junta, en ejercicio de sus competencias, podría modificarlo para hacerlo aún más restrictivo. Pero claro, no se puede trasladar la laguna más cerca del ATC, ¿verdad?

Pero lo que sí se puede es ampliar su perímetro.

En principio eso es algo más fácil de decir que de hacer. Naturalmente, la Junta tiene potestad para proponer esa ampliación (aunque la última palabra la tiene la Unión Europea), pero no lo puede hacer de forma caprichosa: al suponer una restricción importante en los usos permitidos en los terrenos afectados, se debe llevar a cabo siguiendo un procedimiento riguroso y justificando muy bien los motivos y el alcance de la ampliación. Y en principio eso de decir “queremos ampliar la Zona Especial de Protección de Aves de la Laguna de El Hito con el fin de cargarnos el Almacén Temporal Centralizado de Villar de Cañas“, por muy sincero que resulte, no parece que suene muy bien.

Pero a los responsables de la idea se les apareció la virgen. O, al menos, un viejo papel que decía que en la zona también había una IBA.

Sí, ya sé que es otra sigla más, pero se lo explico enseguida: IBA es el acrónimo de Important Bird Area o Área de Importancia para las Aves, zonas con una presencia significativa de aves y que por tanto requieren de una cierta protección. No se trata de una figura oficial, como las ZEPA, ya que las define una organización no gubernamental, Birdlife, pero tanto la Unión Europea como los tribunales europeos y españoles les otorgan cierta trascendencia jurídica. Y entre otras, una que resulta de tremenda importancia para el caso que nos ocupa: como dice el Tribunal Supremo, aplicando la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que una ZEPA ocupe un área inferior a la de una IBA

En principio, solo es posible excepcionalmente y podría ser aceptable esta posición de la administración si existieren consistentes razones que así lo aconsejaran, y desde luego exigiría una clara y explícita motivación en el acto que se impugna y en sus instrumentos de justificación, como la memoria.

En cambio, como dice también la sentencia, si el área clasificada como ZEPA se corresponde con la IBA

en tales casos la administración (…) no tiene necesidad de mayor justificación, toda vez que (…) ese criterio está suficientemente testado científicamente.

Vamos, que para extender la ZEPA hasta cubrir toda el área clasificada como IBA no hace falta ninguna justificación. Y resulta que según aquel viejo papel la situación era la siguiente:

En azul, los límites de la IBA. Como puede comprobarse, el ACT queda dentro de esos límites.
En azul, los límites de la IBA. Como puede comprobarse, el ATC queda dentro de esos límites.

Cabe imaginar el alborozo de los ilustres próceres al ver que el ATC quedaba dentro de la IBA, de modo que bastaba con ampliar la ZEPA hasta hacerla coincidir con la IBA para cargarse el Almacén, ¡y sin necesidad de confesar justificar nada!

Y (aunque la expresión sea de un poco más al este) aquello fue “pensado y hecho”: inmediatamente se inició el procedimiento para la ampliación de la ZEPA “Laguna de El Hito” (pdf), estableciendo de paso un régimen preventivo que impide que se realice ningún tipo de instalación mientras se tramite el procedimiento. Y justificando los límites elegidos con este lacónico argumento:

Los límites de la ampliación serán los correspondientes a la zona 192 del Inventario de Áreas de Importancia para la Aves (Inventario IBA) elaborado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO), al que la jurisprudencia otorga valor probatorio, rigor científico y relevancia técnica y jurídica.

Como pueden comprobar, hay motivos de sobra para que Guillermo Sánchez León hable en su entrada de “astutas” tretas. Lo que no he contado aún es que también hay motivos para que coloque la palabra “astutas” entre comillas.

Unas comillas muy gordas.

Decía yo más arriba que la mágica solución para disimular los verdaderos objetivos de la ampliación de la ZEPA llegó de un viejo papel. Bueno, viejo-viejo no era: tendría poco más de un lustro. Porque ese es más o menos el tiempo que hace que SEO/Birdlife modificó la IBA. Como pueden comprobar en la cartografía de Birdlife, los límites actuales de la IBA son los siguientes:

Límites actuales de la IBA, que dejan fuera al ATC.
Límites actuales de la IBA. El ATC queda fuera.

De modo que la ampliación, de llevarse a cabo tal y como está planteada, seguiría sin impedir la instalación del Almacén. Y una nueva modificación de la ZEPA para incluir el área donde se ubicará el ATC parece complicada: no solo se les vería aún más el plumero a los “astutos” promotores, sino que exigiría una justificación que parece bastante difícil de sostener teniendo en cuenta que la mismísima SEO/Birdlife consideró en su día que no había razones para seguir manteniendo esa y otras áreas dentro de la IBA.

Sinceramente, no sé quién sería el autor de semejante pifia, pero me imagino que su paso de héroe a villano sería instantáneo en cuanto se supo que el procedimiento de ampliación de la ZEPA, tal y como estaba planteado, iba a ser totalmente inútil para conseguir cargarse el ATC. De hecho ya hay quien ha lanzado la idea de buscarse otra triquiñuela legal en forma de otra figura de protección medioambiental, para ver si así logran paralizarlo.

En un Estado de Derecho los primeros obligados a respetar las leyes son los poderes públicos, y juguetear con la protección a las garzas (y ahora a los arbustos) cuando lo que de verdad se pretende es paralizar una instalación que no gusta a los gobernantes de turno roza (por decirlo muy suavemente) el fraude de ley. Pero, además, hacerlo de una manera tan chapucera es de vergüenza ajena. Y, por lo tanto, se ha ganado un puesto en esta Lista.

Caronte, visto por la New Horizons desde 466.000 km de distancia (foto NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute)
Caronte, visto por la New Horizons desde 466.000 km de distancia (foto NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute) | Caronte

Creo que a casi todos los que pudimos ver la rueda de prensa en la que el equipo de la New Horizons informaba del éxito del sobrevuelo de Plutón se nos quedó la boca abierta de asombro al contemplar esta fotografía de Caronte. Y seguro que a muchos la expresión de asombro se nos convirtió en una sonrisa cuando oímos que a la región oscura que aparece en la parte superior del principal satélite de Plutón la llamaban “Mordor”. Naturalmente, aquello dio para muchos comentarios y muchos memes, incluyendo uno nada menos que de la cuenta de twitter de la Casa Blanca:

Las imágenes que poco a poco irá enviándonos la New Horizons nos darán muchas sorpresas, sin duda (aquí tienen otra, recién publicada), pero lo de que Mordor se encuentre por aquellos andurriales no es una de ellas. Al fin y al cabo es una de las denominaciones “finalistas” en la votación que la Unión Astronómica Internacional organizó para elegir los nombres con los que se bautizarán los rasgos geográficos de Plutón y sus lunas, y dado que el equipo de la New Horizons también participaba en la convocatoria no es extraño que empleen (de momento informalmente) ese y muchos otros de los nombres ganadores.

Algunos de los nombres (todavía no oficiales) de diversas zonas de Plutón. Falta el más importante: el "corazón" será bautizado como Tombaugh Regio.
Algunos de los nombres (todavía no oficiales) de diversas zonas de Plutón. Falta el más importante: el “corazón” será bautizado como Tombaugh Regio.

Y resulta que algunos de esos nombres provienen del universo de Tolkien. En concreto, la propuesta presentada a la UAI contiene los siguientes:

  • Para Plutón: Balrog (que, como puede verse en el mapa, ya está siendo utilizado) y Morgoth.
  • Para Caronte: Shire (o sea, La Comarca) y Mordor.
  • Para Hidra: Smaug.

Todos ellos y seguramente algunos más (junto a homenajes que van desde Terry Pratchett a Star Trek pasando por Douglas Adams, Lewis Carroll, Doctor Who…) probablemente acaben estampados en los mapas de Plutón y sus satélites, pero no son los únicos nombres tolkiendili que podemos encontrar en nuestro cielo, ni mucho menos.

Empezando por el del propio Tolkien. 2675 Tolkien es el nombre de un asteroide descubierto en 1982 por Martin Watt. Se trata de un cuerpo de unos 42 km, bastante más respetable por tanto que, por citar un ejemplo completamente al azar, 2991 Bilbo, también descubierto por Martin Watt. Aunque cabria perfectamente en el Cráter Tolkien, situado casi en el polo Norte de Mercurio.

El Cráter Tolkien. Fuente: International Astronomical Union (IAU) Working Group for Planetary System Nomenclature (WGPSN)
El Cráter Tolkien. Fuente: International Astronomical Union (IAU) Working Group for Planetary System Nomenclature (WGPSN)

Allí goza de la agradable compañía de Kandinski, Prokofiev o Gaudí, entre otros, pero es que las normas de la UAI sobre nomenclatura de rasgos planetarios establecen que los cráteres de Mercurio se bautizarán con nombres de

Artistas, músicos, pintores y escritores fallecidos que hayan hecho contribuciones notables o fundamentales a su campo y hayan sido reconocidos como figuras artísticas de significación histórica durante más de cincuenta años.

Límite este, el de los 50 años, que nos hace albergar la esperanza de que se bautice a todos los cráteres antes de que David Bisbal o Justin Bieber lo alcancen.

Pero, y a la espera de lo que ocurra con Plutón y Caronte, el lugar donde podemos esperar encontrar más nombres relacionados con Tolkien es otro satélite convenientemente alejado de la voracidad de Tolkien Enterprises: Titán, el gran satélite de Saturno, que cuenta nada menos que con cinco sistemas de colinas bautizados como sendos personajes tolkienianos: Arwen Colles, Bilbo Colles, Faramir Colles, Handir Colles y Nimloth Colles

Nimloth Colles (fuente: Wikipedia)
Nimloth Colles (fuente: Wikipedia)

…y nada menos que trece sistemas montañosos trasplantados desde la Tierra Media: Angmar Montes, Dolmed Montes, Doom Mons (que ya ven, no está en la misma luna que Mordor), Echoriath Montes, Erebor Mons, Gram Montes, Irensaga Montes, Merlock Montes, Mindolluin Montes, Misty Montes, Mithrim Montes, Rerir Montes y Taniquetil Montes.

Semejante despliegue de frikismo tolkiendil no es casual: las normas de la UAI dicen expresamente que las colinas deben recibir

Nombres de personajes de la Tierra Media, el escenario ficticio de las novelas fantásticas del escritor inglés JRR Tolkien (1892-1973).

Y las montañas deben ser bautizadas con

Nombres de montañas y picos de la Tierra Media

Y si usted no es muy de Tolkien no se preocupe: en Titán podrá encontrar personajes de la serie Fundación, de Isaac Asimov (para los freta, los canales que conectan entre sí masas de líquido) o planetas de Dune, la maravillosa saga de Frank Herbert (para las llanuras y los labyrinthi, complejas formaciones de valles o riscos).

Claro que, si no le gusta Tokien, más vale que se esconda. Porque aunque, por los caprichos de la UAI y las circunstancias de la Guerra del Anillo ya no esté en Caronte, digo en Mordor, el Ojo de Sauron le vigila…

NGC 4151, "Ojo de Sauron" (foto: Chandra X-Ray Observatory)
NGC 4151, “Ojo de Sauron” (foto: Chandra X-Ray Observatory)

Llegaron a Plutón, se descubrió una nueva partícula subatómica "Pentaquarks" pero a la vuelta de la esquina siguen vendiendo homeopatía.

Los seres humanos somos rarísimos. Fijense en lo de hoy: después de casi una década de viaje la sonda New Horizons ha sobrevolado Plutón y, aunque habrá que esperar horas (y días, y hasta meses) para que recibamos todos los datos que habrá recopilado, ya nos ha revelado un mundo fascinante que desde la Tierra apenas alcanzamos a vislumbrar. Por otra parte, un grupo de científicos acaba de hacer público el descubrimiento en el LHC de un pentaquark, (¿o no?) una extraña partícula formada por cinco quarks que hasta ahora era solo una posibilidad teórica.

Y mientras tanto, como dice Felipe Catalán, a la vuelta de la esquina siguen vendiendo homeopatía… y también siguen enseñándola en algunas universidades. Como la de Granada, que ha programado un impresentable curso de “terapias complementarias a la medicina tradicional“.

web del curso "terapias complementarias a la medicina tradicional"

Un curso que debe tener alguna curiosa historia detrás, porque la web se titula “Terapias alternativas” y tanto en la introducción como en el programa se reitera que la vocación de estas prácticas es es, la de ser “alternativas” a la medicina. Pero se ve que a alguien le ha dado un poco de reparo el título original y ha preferido dejar ese de “terapias complementarias”, mucho más inofensivo: al fin y al cabo no es lo mismo confiar en una pata de conejo como alternativa al cinturón de seguridad que usarla como complemento, ¿verdad?

Que una universidad con la solera de la de Granada (que hoy precisamente cumple 484 años) dedique un curso a “disciplinas” como la aromaterapia, la cromoterapia o la homeopatía da bastante pena. Bueno, y quizá un poco de risa, pero como el programa también incluye una sesión sobre El poder terapéutico de la Risa, así, con mayúscula, a lo mejor algo ayuda.

Terapias alternativas programa risa

Como era de esperar, el curso ya ha recibido numerosas protestas, incluyendo la de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico. Y dado que muchas de esas protestas provienen de alumnos y profesores de la Universidad de Granada, cabe la posibilidad de que el equipo rectoral se replantee qué clase de imagen están ofreciendo con cosas así. Lo malo es que, ¡ay!, parece que este tipo de cursos coinciden con la opinión de su flamante rectora, Pilar Aranda, al menos si nos atenemos a lo que dijo en un debate electoral con su contrincante Indalecio Sánchez-Montesinos, celebrado el pasado 21 de mayo.

Pilar Aranda durante el debate

En concreto, a los candidatos se les planteó esta pregunta:

En el terreno de la confesionalidad y la pseudociencia creemos que ha habido un considerable retroceso en los últimos años. ¿Qué piensan hacer al respecto?

No voy a entrar en la respuesta de la señora Aranda respecto a la laicidad, entre otras cosas porque todavía no he podido entender qué es lo que quiso decir. Pero respecto a las pseudociencias su respuesta (que pueden ver y escuchar aquí) fue esta:

En el tema de las pseudociencias creo que es cierto que a veces se han trabajado temas que escapaban a lo que era la ciencia real, lo que ocurre es que a veces se plantean temas que sí que entran dentro de lo científico, por ejemplo la homeopatía. Cuando he comentado algunos temas con el profesor Aguilera Mochón y me habla de la homeopatía digo “no, perdone, en Francia, los que somos farmacéuticos sabemos que la homeopatía es una ciencia clara y establecida”, pero es cierto que hay a veces unas pseudociencias de oscurantismo etcétera que no entran dentro de lo que es el conocimiento. A lo mejor en estructura, en asociaciones, en grupos, en esa participación general ciudadana se pueden estudiar y trabajar estos temas, por supuesto, no debemos de cerrarnos a que se debata, se hable y se instruya porque son temas que están en la calle. Ahí es donde la universidad a veces nos estamos cerrando y no estamos dando respuesta a demandas que están surgiendo desde la propia ciudad.

La verdad, es una pena que la señora Aranda no escuche a Juan Antonio Aguilera Mochón cuando “comenta algunos temas” con él, porque si fuera así probablemente sabría que la homeopatía se vende mucho en Francia, sí, pero ese triunfo del lucro sobre la razón no la convierte en ciencia ni allí ni en ninguna parte. De hecho, si quiere un pronunciamiento de farmacéuticos sobre esa práctica puede echar un vistazo a lo que dice Jayne Lawrence, de la Royal Pharmaceutical Society:

The public have a right to expect pharmacists and other health professionals to be open and honest about the effectiveness and limitations of treatments. Surely it is now the time for pharmacists to cast homeopathy from the shelves and focus on scientifically based treatments backed by clear clinical evidence.

Pero por lo visto a la señora Aranda no le interesa la honestidad hacia el público, sino “estudiar y trabajar” estos “temas que están en la calle“. Así que volvamos al principio: en un día tan especial como hoy, y más o menos a la hora a la que la New Horizons realizaba su máximo acercamiento a Plutón, estos eran los “temas que están en la calle” o, al menos, en twitter en España:

trending topic de hoy. Plutón está en tercer lugar.

Si siguiéramos la lógica de la respuesta de la rectora, la Universidad de Granada debería plantearse realizar un curso sobre el programa Mujeres y hombres y viceversa, al que se refiere el primer hashtag (a ser posible con los concursantes como profesores, porque su cultura y su capacidad intelectual son casi legendarias), otro sobre el sorteo del calendario de la liga de fútbol, otro sobre una web que por lo visto también sorteaba algo, y otro sobre un tal Harry al que al parecer ha amenazado alguien. O no. O algo por el estilo.

Y lo del pentaquark o lo de Plutón… bueno, eso no merece la pena. De eso seguro que se ocupan las universidades que prefieren ejercer su responsabilidad de formar e informar a la sociedad en vez de estar a los “temas que están en la calle” sin pararse a comprobar si tienen un mínimo de rigor. Al fin y al cabo, el CERN está a más de mil seiscientos kilómetros de esas calles que por lo visto piden cursos sobre dietología o técnicas psicoterapéuticas, Plutón está a cuatro mil quinientos millones de kilómetros y la ciencia en general… bueno, la ciencia seguramente ha huido más lejos aún.

«Cruzcampo Vintage Black and White of a Beer truck in Spain circa 1920s» de David Adam Kess - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons
«Cruzcampo Vintage Black and White of a Beer truck in Spain circa 1920s» de David Adam Kess – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons

Un conocido escritor español (1) publicó una colección de 46 novelas históricas (2). En la octava novela (3) el protagonista (4) frecuenta una tertulia que tenía lugar en casa de un personaje (5), que refleja una tertulia real que se reunía en la casa de cierta persona (6).

En algunos pasajes de la obra se alude despectivamente a la otra tertulia famosa de la ciudad, conocida también con el nombre de una persona (7). Una de las hijas de esta persona (8) se convertiría en una famosa escritora que empleaba pseudónimo (9), mientras que otra (10) se casaría con un empresario británico (11) fundador de una famosa bodega (12).

Uno de los nietos de ese matrimonio suele ser citado por la forma inglesa (13) de su nombre español (14), aunque en familia era llamado con un hipocorístico típicamente andaluz (15). Esta persona fue tutor de un conocido escritor británico (16) que en 1911 viajó a un país centroeuropeo (17) con un grupo de personas entre las que se encontraba un niño de doce años (18) que posteriormente se convertiría en ingeniero y que publicó varios artículos sobre experimentos parapsicológicos en la revista de una sociedad (19). El cuarto presidente (20) de esa sociedad llegó a ser primer ministro de su país (21), y su mandato se caracterizó por una serie de acuerdos conocidos con un nombre colectivo (22) que pusieron fin a la rivalidad con su enemigo tradicional (23).

El primero de esos acuerdos garantizaba la libertad de paso por una vía artificial (24) permitiendo así la entrada en vigor de un tratado internacional (25) firmado en una ciudad europea (26) que varias décadas después cambió de nombre (27) y que varios siglos antes se había llamado de otra manera (28).

Exactamente 700 años antes de la firma de aquellos acuerdos, la ciudad del tratado sufrió un saqueo por parte de los soldados reclutados para participar en una guerra (29).

Según una leyenda, durante el saqueo un caballero (30) robó una reliquia (31) que envió a una ciudad francesa (32), aunque los primeros documentos que hablan de ella son de época posterior (33), y generalmente se supone que se trataba de una copia de otra reliquia (34) creada algunos años antes para una abadía (35). Esta reliquia se venera actualmente en una catedral (36), aunque en su día (37) se comprobó que la tela que la forma procede de la Edad Media.

En la comprobación se usaron muestras de la reliquia, de una prenda (38) que perteneció a un rey (39) y de una momia que suele ser conocida por el nombre de una mujer (40). Este nombre perteneció a una antigua reina (41) que libró una guerra contra su hermano y esposo (42), guerra a la que puso fin la intervención de un militar y político (43) de una gran potencia de la época (44).

Y el cognomen de ese militar y político es justamente el nombre de pila de la persona a la que rinde homenaje esta entrada (45).

Nota: la foto… bueno, tiene una lejana relación con alguno de los personajes de la entrada. Digamos que es un “bonus track” 😉

Cuentan que el maestro Yan Hui, siendo ya anciano, vio una vez a uno de sus discípulos tirando unos manuscritos al comedero de los cerdos. Al preguntarle por qué lo hacía, el discípulo respondió que aquellos papeles no servían para nada, puesto que lo que había en ellos escrito era un disparate. “Nada es del todo inútil”, dijo el maestro. Y doblando los papeles, los puso bajo la pata de una mesa que cojeaba.

Lao Tse, “Proverbios”.

Lao Tse
Lao Tse

Una de las dos cosas que el texto de Lao Tse nos enseña es que a todo, incluso a lo aparentemente más inútil, se le puede encontrar alguna utilidad. Y de eso trata esta entrada: de los beneficios de la homeopatía. Sí, hablo en serio (la broma ya la he hecho otras veces): aunque evidentemente no son los que intentan defender sus creyentes, la homeopatía sí que puede ofrecer beneficios, pasados, presentes y futuros. En esta entrega vamos a ver uno de ellos, y es que la homeopatía nada más y nada menos que

1.- Hizo avanzar la medicina.

A los homeópatas les encantan las frases de personajes célebres elogiando su práctica, y una simple búsqueda en Internet permite encontrar cientos de ellas. Una de mis favoritas es esta, del gran Mark Twain:

"You may honestly feel grateful that homeopathy survived the attemps of the allopaths to destroy it." Mark Twain.
“You may honestly feel grateful that homeopathy survived the attemps of the allopaths to destroy it.” Mark Twain.

Preciosa, ¿verdad? Lo que pasa es que, ¡ay!, está un poco incompleta (algo nada raro; otros trabajos de tijera han convertido en aparentes defensores de la homeopatía incluso a críticos tan claros como Charles Darwin). La frase pertenece a un interesante ensayo de Twain, “A Majestic Literary Fossil“, en el que narra los espeluznantes tratamientos que los antiguos médicos aplicaban a los pacientes, y que en su época ya habían sido superados. Y precisamente por eso terminaba su artículo con este párrafo:

When you reflect that your own father had to take such medicines as the above, and that you would be taking them to-day yourself but for the introduction of homoeopathy, wich forced the old-school doctor to stir around and learn something of a rational nature about his business, you may honestly feel grateful that homoeopathy survived the attemps of the allopathist to destroy it, even though you may never employ any physician but an allopathist while you live.

La cosa cambia bastante, ¿verdad?: Twain no reconoce ningún mérito propio a la homeopatía, pero sí que su aparición ayudó a dar un giro científico a la medicina, aunque fuese como efecto secundario.

Como era de esperar, la homeopatía fue recibida por la medicina con fuertes críticas, algunas basadas en viejas concepciones tan erróneas como las ideas de Hahnemann pero otras bastante más contundentes. Pero hacía falta algo más que argumentaciones teóricas, así que pronto se pasó a la práctica y se idearon métodos para comprobar si de verdad funcionaba. Con resultados bastante desiguales, por cierto: aunque lo normal es que la homeopatía se demostrase completamente inútil, en algunas ocasiones parecía funcionar mejor que los tratamientos convencionales. Hasta que llegamos a 1829 y las pruebas que se llevaron a cabo en el hospital militar de San Petersburgo: en vez de distribuir a los pacientes en dos grupos y administrar tratamientos convencionales a uno de ellos y homeopatía al otro, los pacientes se dividieron en tres grupos que recibieron, respectivamente, tratamientos convencionales de la época (incluyendo sangrías), tratamientos homeopáticos y placebos que imitaban medicinas. Y, sorprendentemente, el grupo en el que más mejorías se detectaron fue el de los pacientes a los que se administraban placebos, que se beneficiaban de la higiene y la nutrición del hospital sin tener que sufrir los agresivos tratamientos de la época. Aquello causó tanta sensación que incluso empezó a ponerse de moda la prescripción de placebos, achacando su éxito a los poderes curativos de la autosugestión, pero poco a poco se empezó a tomar conciencia de otro factor: los tratamientos de entonces, algunos de los cuales describe Mark Twain en su artículo, hacían muchas veces más mal que bien, y en vez de curar a los pacientes los empeoraban.

Pero había otro factor en el aire. Volvamos a las pruebas de San Petersburgo: ya hemos dicho que los pacientes que recibieron un placebo experimentaron más mejorías que los pacientes sometidos a sangrías, ingestión de metales pesados y demás barbaridades, pero… ¿cómo se explica que también superasen a los del grupo tratado con homeopatía, que al fin y al cabo también es un placebo? La respuesta probablemente esté en la selección de los pacientes: las pruebas de San Petersburgo no se hicieron para comprobar si la homeopatía funcionaba, sino con la intención de demostrar que no funcionaba, así que los encargados de asignar los pacientes a uno u otro grupo procuraron, consciente o inconscientemente, llevar los casos más graves al pabellón de homeopatía. Algo que, por cierto, también funcionaba a la inversa: los pocos casos en los que la homeopatía había demostrado ser más eficaz que la ausencia de tratamiento eran precisamente aquellos en los que la selección la habían llevado a cabo médicos homeópatas.

Faltaba por tanto un ingrediente más para completar la receta: la aleatorización y el doble ciego, de modo que nadie supuese quién estaba recibiendo el tratamiento real y quién el placebo. Y, miren por donde, apareció también en el curso de una polémica sobre la efectividad o no de la homeopatía. Seis años después de las pruebas de San Petersburgo, y a más de 2000 Km de distancia, empezó a circular por las calles de Nuremberg un panfleto en el que se pedían voluntarios para un curioso experimento.

Portada del panfleto que anunciaba el ensayo de la sal de Nuremberg, en 1835 (fuente: The James Lind Library)
Portada del panfleto que anunciaba el ensayo de la sal de Nuremberg, en 1835 (fuente: The James Lind Library)

Tal y como describe este interesante artículo de Michael Stolberg, se trataba de zanjar una polémica entre el doctor Wilhelm von Hoven, director del Hospital de Nuremberg, y el homeópata Johan Jacob Reuter. Como muchos de sus contemporáneos (y también de los nuestros), Reuter había contestado a las críticas de von Hoven hacia la homeopatía desafiándole a que tomase un producto homeopático y comprobase qué efectos le producía. Y como ocurría siempre entonces (y sigue ocurriendo ahora) los efectos fueron exactamente ninguno. Pero von Hoben (o quizá George Lohner, propietario del Allgemeine Zeitung, partidario de von Hoben y firmante del folleto) decidió dar un paso más y convocó a una prueba similar, solo que tomando precauciones: se prepararían 100 frascos de los cuales 50 contendrían el producto homeopático (Natrum Muriaticum a 30 CH, es decir, sal común disuelta a razón de una parte de sal por cada 1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 partes de agua) y otros 50 agua sin sal, quiero decir, agua que tampoco tenía nada de sal… bueno, agua sin dinamizar. No sé si para dar más garantías a los homeópatas o para resaltar aún más lo ridículo del asunto se tomaron precauciones como que los farmacéuticos encargados de preparar los productos se tomasen antes dos días libres para evitar contaminarse con medicamentos de verdad, que se bañasen meticulosamente y que empleasen instrumental nuevo y que jamás hubiese estado en una farmacia (no se crean que ese tipo de tonterías son nuevas).

Y, lo más importante: se preparó un protocolo de manera que ni los voluntarios ni los encargados de distribuir los frascos supiesen cuál contenía solo agua y cual… bueno, ya me entienden.

Tres semanas más tarde los voluntarios debían volver para indicar qué síntomas habían experimentado o si no habían notado nada raro, tras lo cual se abrirían los listados previamente sellados y se recopilarían los resultados.

Resultados que fueron nuevamente negativos para la homeopatía, como era de esperar. Pero eso es lo de menos: lo importante es que este y otros muchos experimentos fueron impulsando la investigación en medicina (aunque al principio solo fuera para demostrar que era superior a la homeopatía) y conformando herramientas tan importantes como el ensayo aleatorizado y a doble ciego.

Y eso, en buena parte, es un mérito que hay que reconocerle a la homeopatía… que ya ven, a veces sí que tiene efectos, aunque sean secundarios.

P.S.: Por cierto, les decía al principio que el texto de Lao Tse enseñaba dos cosas; la segunda es que es facilísimo inventarse una lección oriental de sabiduría, aunque sea tan chusca como esta. Porque ni Yan Hui llegó a ser un anciano maestro (parece ser que murió bastante joven), ni Lao Tse escribió tal cosa, ni el dibujo representa a Lao Tsé, sino al Doctor Ming del “Te chino” adelgazante. Que, por cierto, ni es el Doctor Ming ni es chino. Y espero que no se crean tampoco que su mejunje adelgaza…

Polio India NewDehli Amar Jyoti Charitable Trust Amar Jyoti Rehabilitation & Research Centre Karkar Dooma November 2002 Copyright WHO/P.Virot
Polio India NewDehliAmar Jyoti Charitable TrustAmar Jyoti Rehabilitation & Research Centre Karkar DoomaNovember 2002Copyright WHO/P.Virot

Cuando yo era un crío coincidía en los veraneos con un chaval que llevaba un aparatoso mecanismo en su pierna. No teníamos mucha relación: él era algo mayor que yo (y en esas edades “algo mayor” es un mundo de diferencia), y además su pierna renqueante y su muleta le obligaban a permanecer casi siempre en su casa, mientras que yo prefería irme de paseo en bicicleta. Pero tampoco es que yo lo esquivase como a un bicho raro: ya había visto a otros chicos con secuelas producidas por la poliomielitis y, como cualquier otro niño de mi generación, sabía y temía lo terrible que podía llegar a ser.

Pero eso me pasa porque soy muy mayor. Seguro que, cuando ayer se supo que un niño de seis años ha tenido que ser hospitalizado por difteria, muchas personas tuvieron que mirar en la wikipedia para saber lo que es, simplemente porque el último caso de difteria en nuestro país se registró en 1987, más o menos cuando se dio el último caso de polio (que fue en 1989), y como culminación de unas campañas de vacunación que en pocas décadas convirtieron estas y otras enfermedades en malos recuerdos del pasado.

Hasta ayer.

Naturalmente, el caso ha vuelto a abrir el debate sobre las vacunas, las causas del descenso de la vacunación en los países occidentales, los argumentos que esgrimen los antivacunas… aunque sospecho que esta vez la discusión va a ser breve. Para empezar, está claro que el niño no estaba vacunado, lo cual deja bastante claras la causa de la reaparición de la difteria y el papel que ha jugado en ella la falta de vacunación.

Tuit de Ángela Bernardo mostrando la eficacia de la vacuna contra la difteria

Por otra parte, el argumento de que buena parte de los casos de no vacunación de niños se deben a motivos no ideológicos, sino de exclusión social se ha utilizado a veces para quitar importancia al riesgo que representan los movimientos antivacunas, pero esta vez va a ser difícil: según parece, el niño no estaba vacunado simplemente porque sus padres son contrarios a las vacunas. Y en cuanto a los argumentos de los grupos antivacunas, pues poco hay que decir: ni las vacunas producen autismo, ni las creencias son una excusa para poner en peligro a sus hijos o a los de los demás. Y sí, es cierto que las vacunas son un negocio para las empresas que las comercializan, pero también hacen negocio los fabricantes de airbags, los de barandillas para los balcones o los de suelas antideslizantes para zapato, y no creo que también se nieguen a usar sus productos. Por no mencionar los otros negocios que pueden prosperar gracias a su actitud.

En fin, que no creo que pueda aportar nada a ese debate, y ni siquiera respecto a la forma de llevarlo a cabo. Pero sí quisiera hacer un pequeño apunte: a raíz de este caso se ha vuelto a escuchar la eterna pregunta de por qué la vacunación no es obligatoria en España.

Y la respuesta es muy fácil: porque no hacía falta. A mis padres, a nuestros abuelos, no hacía ninguna falta obligarles a vacunar a sus hijos: sabían perfectamente los riesgos de las enfermedades, podían ver sus consecuencias en su entorno, y en muchos casos habían perdido familiares por la polio, la tuberculosis, la viruela, el sarampión o el “garrotillo”, la entonces terrible difteria.

Fabiola Rodriguez en Twitter

Entonces terrible y hoy, simplemente, olvidada. Y esa es la clave: los padres del niño enfermo de Olot no son estúpidos, y probablemente ni siquiera tan fanáticos: al fin y al cabo llevaron a su hijo al hospital en lugar de tratar de curarle con sus “terapias naturales”. Pero probablemente no han conocido esa época anterior a la vacunación, no han vivido hasta ahora la tragedia de perder a alguien por una enfermedad perfectamente evitable. No han jugado con aquel chico con polio en el salón de su casa, porque a la calle no podía salir.

En un mundo ideal no haría falta obligar legalmente a vacunar. Ni a nada: en un mundo ideal no harían falta leyes. Pero no vivimos en ese mundo ideal, y a lo mejor ya va siendo hora de que nos planteemos la necesidad de otra reforma legal para recuperar esa otra memoria histórica. Para que no volvamos a vivirla.

No creo que en estos tiempos interesantes que nos han dejado las elecciones locales y autonómicas del pasado 24 de mayo falten noticias: desde las negociaciones para formar pactos de gobierno hasta la carrera de algunos candidatos (y especialmente alguna candidata) para ver quién hace más el ridículo, el panorama es suficientemente entretenido como para llenar los periódicos, los informativos y las webs. Así que no veo la necesidad de publicar no-noticias, pero lo cierto es que de vez en cuando se cuela alguna, como la que nos ofreció ayer Europa Press: que el programa de Ahora Madrid contempla la declaración del municipio como “libre de transgénicos”.

El programa de Ahora Madrid

Evidentemente no es una novedad: tal y como la propia Europa Press reconoce, la medida estaba ya en el programa electoral (pdf).

Ahí lo tienen, bien clarito
Ahí lo tienen, bien clarito

Y tampoco es que sea un caso excepcional: ni esa es la única medida pseudocientífica propuesta por Ahora Madrid y otros grupos afines, ni tampoco son estas candidaturas las únicas dispuestas a vender el rigor científico por un puñado de votos, como han destacado análisis como los de ¿Qué mal puede hacer?, Curiosa Biología o Inmunowar, entre otros.

Alejandro Briones en Twitter   Un poco cutre

Y aunque, como muestra el tuit de Alejandro Briones, este tipo de propuestas abunden sobre todo en los partidos de izquierdas, tampoco son exclusivos de ellos. Miren, por ejemplo, de qué presumía la candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad Valenciana:

Carolina Punset en Twitter  Altea fue

Pero, en cualquier caso, la agencia Europa Press consideró noticiosa la propuesta de la candidatura que probablemente acabe haciéndose con la alcaldía de Madrid, y muchos otros medios la han recogido, así que merecerá la pena que veamos qué consecuencias tiene eso de declarar a un municipio “Libre de transgénicos”.

Que, como diría Jesulín de Ubrique, se pueden resumir en dos palabras: nin-guna.

En nuestro país, la legislación vigente establece que es la Administración General del Estado la que otorga las autorizaciones para comercializar Organismos Modificados Genéticamente (OMG) o productos que los contengan (el marco de un procedimiento reglado, en cumplimiento de la normativa europea, y permitiendo la comercialización de OMG o productos que los contengan que ya hayan sido autorizados en otros países), los ensayos previos a su autorización, la importación y exportación, etc. Las Comunidades Autónomas, por su parte, tienen competencia para otorgar las autorizaciones para lo que la ley denomina “liberación voluntaria” para usos distintos de su comercialización; básicamente, su cultivo.

Y los Ayuntamientos… pues nada de nada. Sencillamente, no tienen competencias sobre la materia.

La declaración de un municipio como “libre de transgénicos” pretende basarse en lo dispuesto en el artículo 19.1.c de la Directiva europea 2001/18, según la cual la autorización de comercialización debe incluir

las condiciones de comercialización del producto, incluidas las condiciones específicas de uso, manejo y embalaje de los OMG como productos o componentes de productos y los requisitos para la protección de determinados ecosistemas, entornos o áreas geográficas particulares [el énfasis es mío].

A partir de ahí, las organizaciones que impulsaban la declaración se montaron una película según la cual podrían intentar que su municipio fuese declarado como área necesitada de esa protección y, una vez conseguido, intentar que esa protección se tradujera en la prohibición de los OMG. Y resalto la palabra “intentar” porque estamos en las mismas: tal declaración no es competencia municipal, necesitaría una justificación bastante más seria que el mero capricho de un Ayuntamiento, no tendría por qué afectar a todo el término municipal, y tampoco tendría por qué implicar la prohibición de la comercialización en bloque de todos los OMG y los productos que los contengan. De modo que la declaración quedará muy solemne, muy ecolopija, como diría mi amigo JM Mulet, y muy atractiva para el sector más ludita del electorado, pero a efectos prácticos es tan inútil como la de Uña de Quintana respecto a las estelas de condensación.

Y menos mal. Porque vamos a suponer que las declaraciones realmente desterraran todos los productos derivados de OMG de los municipios. Para empezar, y teniendo en cuenta que la mayor parte de la producción mundial de algodón es transgénica (el 70% en 2013 y subiendo), tendríamos que prescindir de buena parte de nuestra ropa, las compresas femeninas, los pañales de los bebés… Aunque, bueno, siempre podríamos pensar que hay quien lo pasaría peor: los diabéticos, por ejemplo, también se quedarían sin insulina, y los celíacos esperarían en vano la llegada del trigo sin gluten. Como, además, nuestro pánico a comer transgénicos ha hecho que buena parte de la producción alimentaria se destine a alimentación animal, así que ya podríamos despedirnos de los piensos para nuestras mascotas o nuestro ganado, a no ser que nos cambiásemos a los carísimos piensos “ecológicos”.

Piensos que, junto con otros caprichos, pagaríamos en calderilla, por cierto: los billetes de euro también llevan algodón transgénico.

Pero no se preocupen, que no va a ocurrir: como les digo, los Ayuntamientos no tienen competencia alguna en esa materia. Salvo por lo mucho que dice respecto a la falta de cultura científica de muchos políticos y votantes, es lo que yo les decía: una no-noticia.

Actualización: La Federación Española de Biotecnólogos ha publicado esta interesantísima carta abierta a Ahora Madrid.

Actualización: Ahora Madrid acaba de publicar una entrada en su blog en relación con esta noticia, en la que demuestra dos cosas: que de cultura científica andan más bien escasos y que un servidor tenía razón al decir que la medida no tiene ninguna trascendencia jurídica. Cito:

Por supuesto, Madrid no tiene la capacidad legislativa para modificar la normativa, pero la declaración de zona libre de transgénicos constituye un método de información a la sociedad y presión a las autoridades responsables.

Pueden leerlo en el blog original o, mejor aún, en la disección que JM Mulet ha hecho del comunicado.

Científicos de diversos campos estamos preocupados por el incremento en la acogida de la astrología en muchas partes del mundo. Nosotros, los abajo firmantes, -astrónomos, astrofísicos y científicos de otras ramas del saber- queremos prevenir al público sobre la aceptación incondicional de las predicciones y consejos dados privada o públicamente por los astrólogos. Aquellos que quieran creen en la astrología deberían saber que no existe fundamento científico para su creencia.

Así comenzaba el manifiesto Objeciones a la astrología, una crítica a esa superstición que en su versión original de 1975 fue suscrita por 183 firmantes (18 de ellos galardonados con el Premio Nobel) y que en 1990 fue presentado en España por ARP-SAPC, obteniendo el apoyo de más de 250 científicos. De hecho, la próxima edición de Escépticos en el Pub de Madrid se dedicará a conmemorar el manifiesto, con ocasión de su doble aniversario (40 años de su publicación original y 25 de su llegada a España).

Pero por lo visto ARP-SAPC y Círculo Escéptico, que también ha apoyado el acto, no son las únicas entidades que van a celebrar el aniversario. Porque digo yo que si no es así, como conmemoración de aquel manifiesto, o bien como una especie de broma pesada, no se entiende que a estas alturas la Universidad de Barcelona ofrezca esto:

Cosmograma  Escuela de Astrología psicológica en Barcelona

Sí, es lo que leen: “astrología psicológica para orientarte hacia tu propósito”. Y por si hubiera alguna duda, en el apartado correspondiente de su web explican qué es un “cosmograma” diciendo que:

Cosmograma nació de la pasión de Andrés Zuzunaga por investigar, actualizar y divulgar una Astrología psicológica seria y contrastada.

Con el tiempo se han ido incorporando reputados astrólogos cómo Aleix Mercadé, Robert Martínez, Albert Dansa, Sergio Trallero y próximamente lo harán Ivan Álvarez y Roberto López.

En nuestra escuela de Barcelona se han formado 1200 personas y otras 2600 han recibido la interpretación de su carta astral.

Además de la formación propia y de las consultas presenciales y a distancia que ofrecemos, estamos presentes en la formación del Institut Gestalt y de la Universidad de Barcelona a través del Máster en Desarrollo Personal y Liderazgo.

Asimismo, es un honor que, después de casi 20 años sin publicar nada de Astrología y habiendo editado a todos los clásicos, Ediciones URANO nos haya encargado un libro que saldrá el año que viene.

Con todo esto, nuestro propósito es hacer llegar la Astrología a personas escépticas pero abiertas a considerar la posibilidad de que ésta pueda acelerar el proceso de autoconocimiento y aceptación.

Bueno, vale, dirán ustedes, pero eso es la web de una empresa privada. Y es cierto, pero resulta que no es una empresa privada cualquiera, es una en la que confía la Universidad de Barcelona. Y no solo porque lo digan ellos en su web:

Cosmograma  Escuela de Astrología psicológica en Barcelona detalle

Sino también porque, me temo, lo demuestra la propia Universidad de Barcelona, que ha incluido al director de la empresa y a su “cosmograma” en la programación de su Master de Desarrollo personal y liderazgo.

Máster Desarrollo Personal y Liderazgo   UB

Máster Desarrollo Personal y Liderazgo   pr 01

A primera vista podría parecer que esto es un error de la Universidad, ¿verdad? De hecho eso pensé yo también: que se la habían colado a la Universidad de Barcelona igual que en su día se la colaron a la de Alicante (y como también intentaron con la de Zaragoza). Pero no: la propia web de los vendedores de cartas astrales dice que

Después de la gran acogida que tuvo la Astrología en la Universidad, Andrés Zuzunaga volverá a estar presente -por tercer año consecutivo- en el Máster de Desarrollo Personal y Liderazgo que se ha convertido en la titulación más demandada de toda la Universidad de Barcelona.

La reincidencia (que, por cierto, hace que la Universidad de Barcelona supere el triste record de la Universidad de Lleida, la única que hasta ahora había programado contenidos de astrología no una, sino dos veces) muestra que no, no es un error. Es un horror. Algo disparatado hablando de una universidad en el siglo XXI (y en el XX, y…), pero profundamente coherente si tenemos en cuenta que el curso nos ofrece una auténtica colección de esos horrores. Entre los contenidos del curso podemos encontrar perlas como coaching,

Máster Desarrollo Personal y coaching1

Máster Desarrollo Personal y coaching2

Máster Desarrollo Personal coaching3

eneagrama,

Máster Desarrollo Personal eneagrama

programación neurolingüística,

Máster Desarrollo Personal pnl1

Máster Desarrollo Personal pnl2

constelaciones familiares,

Máster Desarrollo Personal constelaciones

psicología transpersonal (que, por si no lo saben, es el nuevo nombre del espiritismo),

Máster Desarrollo Personal espiritismo1

Máster Desarrollo Personal espiritismo2

Y, en fin, una larga serie de bobadas new age que no les pongo completa porque ya he superado con creces mi dosis admisible de vergüenza ajena.

El manifiesto conmemorativo del doble aniversario de Objeciones a la astrología lleva por título Tan crédulos como hace 25 años… y como hace 40. Y no me extraña: si en instituciones que deberían dedicarse a promover el pensamiento crítico y el conocimiento riguroso se programan barbaridades de este calibre, lo raro es que no seamos tan crédulos como hace 25 siglos…

Imaginen que un día, al abrir el periódico, se encuentran con una noticia como esta:

La Sociedad Española de Astronomía prepara su romería al observatorio del Roque de los Muchachos.

O esta:

Físicos españoles peregrinan al CERN para ganar el jubileo.

O esta otro:

La procesión de la hermandad paleontológica de Atapuerca contará con una nueva imagen de Miguelón.

Suenan un tanto raras, ¿verdad?

Pues ahora miren esta otra:

Peregrinos valencianos viajan a Turín para venerar la Sábana Santa   Levante EMV

Bueno, reconozco que la comparación no es justa; la astronomía, la física o la paleontología son disciplinas científicas, y la sindonología, el estudio de la “sábana santa” de Turín, no lo es. Pero intenta parecerlo, y de hecho todos los años (sobre todo en torno a la Semana Santa) nos inunda con numerosas noticias de “estudios”, “investigaciones” y “nuevos descubrimientos científicos” acerca de la sábana. Noticias que casi siempre son las mismas, debidamente recicladas, entre otras cosas por un detalle importante que los sindonólogos no suelen mencionar: desde 1977, hace casi cuarenta años, no se ha realizado ningún estudio sobre la propia sábana, y de hecho, salvo la toma de muestras para su datación en 1988 y la restauración del lienzo en 2002, nadie ha tenido acceso a ella en todo este tiempo. De modo que las nuevas “investigaciones” se hacen a base de refritos de otras anteriores, estudiando fotos o analizando muestras de procedencia más que dudosa, y no parece que este panorama vaya a cambiar mucho teniendo en cuenta que la Iglesia Católica no está dispuesta a autorizar nuevos estudios sobre la sábana (por la cuenta que le trae, claro).

Pero bueno, dejando a un lado ese detalle la sindonología es una disciplina que goza de cierto atractivo popular, básicamente por tres motivos. En primer lugar porque hay que reconocer que la sábana es un objeto misterioso, aunque no por los motivos que suelen esgrimirse. Por ejemplo, es cierto que no se sabe a ciencia cierta cómo se creó la imagen, pero no porque esta tenga un origen milagroso o sobrenatural (de hecho hay varias técnicas pictóricas medievales que dan resultados parecidos); el problema es que es imposible reproducir los besuqueos y toqueteos de los peregrinos, los traslados, lavados, remiendos y hasta un incendio y, en fin, todos esos maltratos que ha sufrido la sábana a lo largo de sus seis siglos de existencia y que han borrado muchas pistas acerca de lo que hizo el pintor que la realizó. Lo que pasa es que, claro, los sindonólogos no suelen mencionar esto, y en su lugar prefieren hablar de misteriosas energías (esa palabra imprescindible para toda pseudociencia que se precie) y radiaciones. Bueno, y de la asombrosa exactitud de la imagen, que sería real suponiendo que Jesús tuviera los brazos y manos más largos de lo normal, la cabeza más pequeña, un pie capaz de estar en dos posiciones a la vez, fuese más alto por delante que por detrás y fuera muy, muy planito:

Otro de los motivos que hacen atractiva a la sindonología, hay que reconocerlo, es nuestro gusto por lo truculento; si las películas de Freddy Krueger llenan los cines, ¿cómo no van a atraer al público esas reconstrucciones gore del “hombre de la sábana”?

Pero lo que realmente gusta a los fans de la sindonología son sus implicaciones: de ser auténtica, la sábana sería una prueba de la existencia de Jesucristo, de sus suplicios y de su muerte en la cruz. Y si le añadimos las historietas de emanaciones misteriosas que formaron las sábana, también conseguiría demostrar su resurrección. Y claro, hay muchos cristianos para los que eso resulta demasiado atractivo como para pasarlo por alto, que está muy bien eso de que la fe sea, según la definición clásica, creer en lo que no se ve, pero si además tenemos “pruebas” mejor que mejor, ¿no? Lo cual explica también cómo una asociación que se define a sí misma como no confesional monte una peregrinación religiosa, claro.

Vale, pero lo que no explica todo eso es qué pinta aquí esta entrada. Lo que haga una asociación privada es cosa suya, ¿no? Igual que lo que haga, no sé, una universidad privada, aunque fuera (por decir algo especialmente disparatado) darse el capricho de comprar un microscopio electrónico para estudiar una reliquia.

El Sudario de Oviedo tiene el mismo 1

El Sudario de Oviedo tiene el mismo 2

Pero ¿qué tiene que ver todo esto con universidades, colegios profesionales o instituciones públicas?

Pues bastante. Ya hemos visto en otras ocasiones cómo el estudio/culto a la sábana santa se ha colado en diversas universidades, y que incluso la de Córdoba cuenta con su propio “Cristo sindonológico”. También es habitual que Colegios de Médicos den cabida a actos sabanistas, como este:

Conferencia sobre la Sábana Santa de Ignacio Dols en Santander   El Diario Montañes

Pero ahora es toda una Diputación Provincial la que se envuelve en la sábana: la de Córdoba, que va a acoger en sus brazos amorosos nada menos que una convención del Centro Español de Sindonología, que se celebrará en la mismísima sede de la Diputación:

Más de 400 especialistas asistirán

Congreso que, como habrán visto (y también en la noticia de la Universidad Católica de Murcia), incluye una ampliación del objeto de estudio a “otras reliquias” y en especial al llamado “sudario de Oviedo”, un lienzo que comparte dos características con la sábana santa: ambos se presentan como parte del ajuar funerario de Cristo, y ambos son en realidad de época medieval. Concretamente, el método del C14 dató el sudario como procedente del siglo VII, y la sábana del XIV. Cosa que da igual, la verdad: los creyentes en la autenticidad de estas reliquias no aceptan las dataciones, así que inventan toda clase de excusas rocambolescas para explicar que fueron erróneas, aseguran que los resultados fueron falseados o, en un alarde de incoherencia, dicen ambas cosas a la vez.

Algo que pueden cuantas veces quieran, claro, pero no en la sede de una Diputación Provincial, que es una institución pública y no debe prestarse a ningún tipo de proselitismo religioso. Porque eso mismo, proselitismo religioso es lo único que cabe esperar de una asociación que organiza peregrinaciones para venerar su objeto de estudio, ¿no les parece?

No, para eso lo más adecuado es un púlpito, desde luego. O, bueno, un teatro: esas noticias que aparecen como novedades año tras año son dignas de un vodevil, las historietas sobre el posible paradero de la sábana desde el siglo I hasta su primera aparición pública, allá en el siglo XIV (sí, justo cuando fue confeccionada, según el C14) no harían mal papel en una opereta, y muchos de los personajes que pueblan el mundillo de la sindonología harían las delicias de cualquier autor de sainetes. Pero como no tenemos a un Arniches a mano, tendrán que conformarse conmigo. Así que, aprovechando que hace poco fue el día del libro, que esta entrada trata sobre la sindonología, y que el Guadalquivir pasa por Córdoba, aquí tienen ustedes mi Tomás y la Sábana, drama sindonológico en tres actos y pico que pueden descargarse en formato epub, gratis et amore. Ya me contarán si les gusta. Tomasportada