La Universidad de Sevilla, la podología y los pisotones a la ciencia

Según el diccionario, la podología es la

Rama de la actividad médica, que tiene por objeto el tratamiento de las afecciones y deformidades de los pies, cuando dicho tratamiento no rebasa los límites de la cirugía menor.

Pero claro, eso es según el diccionario. La Universidad de Sevilla, en cambio, parece dispuesta a cambiar la definición. Observen si no esta asignatura de la diplomatura que incluye en su oferta académica:

Vale, a primera vista no parece ser gran cosa. Pero sigan ustedes hacia abajo y se encontrarán con esto:

Se lo transcribo, porque reconozco que la letrita es como para hacer una visita urgente a Ocularis; entre los objetivos específicos del curso están

– Estudio de las técnicas de estimulación cutánea, tales como la acupuntura o la reflexoterapia y sus aplicaciones en la podología.

– Estudio de las terapias naturales y de la homeopatía para el tratamiento específico de patologías del pie

Y si aún no se les ha caído, ejem, el alma a los pies, pueden seguir un poco más abajo, hasta los contenidos de la asignatura, donde podrán observar esto:

Que les transcribo de nuevo:

BLOQUE IV: Reflexoterapia.

11.Reflexoterapia podal.

12.Acupuntura. Conceptos generales.

13.Acupuntura. Aplicaciones podológicas.

14.Digitopuntura. Podopuntura.

BLOQUE V: Naturopatía.

15.Musicoterapia.

16.Naturopatía para el tratamiento de la patología podológica.

17.Homeopatía para el tratamiento de la patología podológica.

18. Oligoelementos para el tratamiento de la patología podológica.

19. Homotoxicología.

20. Alimentos, vitaminas y podología.

21.Aromoterapia y Cromoterapia en Podologia.

En fin, todos sabemos que a veces se sienten pinchazos en los pies, pero en una Universidad seria no debería enseñarse acupuntura. Es cierto también que al escuchar determinadas canciones se nos van los pies detrás del ritmo, pero de ahí a tragarse lo de la musicoterapia va un abismo. Y como esta es una web muy seria les ahorro los chistes sobre los pies y la aromaterapia.

En fin, que la inclusión de todas esas pseudoterapias en la formación de los podólogos solo puede explicarse como un intento de cambiar la definición del diccionario. Porque emplear la homeopatía, cromoterapia o reflexología podal no sirve para tratar las afecciones de los pies (ni, ya puestos, de ninguna otra parte del cuerpo); solo sirve para demostrar la ignorancia de quien las emplea. Ignorancia que, en este caso, es responsabilidad exclusiva de la Universidad de Sevilla.

Que en esto -y no solo en esto, como iremos viendo- ha demostrado tener los pies de barro…

9 comentarios

Participa Suscríbete

mavaber mavaber

Pooooooooooobre de tí,que poca visión global, seguramente tu también piensas que el podólogo sólo puede mejorar la salud de tus pies…, y seguramente te hinchas a medicamentos, tan saludables… para la industria farmacéutica!!!, Yo no niego que tengan sus beneficios, pero se usan muy alegremente y te aseguro que la naturopatía ayuda a mucha gente… no a ignorantes, y lo siento por tí porque quizá es tu ignorancia la que no te permitirá probarlo.¡¡¡¡¡¡No te burles de lo que no conoces!!!!!!

carmen PARIS SARRIA carmen PARIS SARRIA

En mi humilde opinión esas pseudociencias de las que hablas, pueden y solucionan problemas que la ciencia no es capaz de solucionar, ya sea por fuerza divina o por cambios que provocan en nuestro organismo.. lo mismo que hace por cierto un medicamento. Esos mismos medicamentos que se aplican a las onicomicosis, por poner un ejemplo, en el 90% de los casos fracasan, y solo generan un gasto a la sanidad pública, que pagamos todos. Hay que abrir un poco la mente a todas las ramas, pues cuanto más amplia sea nuestra lista de tratamientos más completos seremos como profesionales, y mucho menos desprestigiar a una de las Facultades de Podología más destacadas de España, con sus fallos, que los tiene, pero en éste tema no tengo ninguna queja.Desde luego cada uno tiene su opinión y desde mi punto de vista toda crítica es constructiva. Gracias a todos.

Fernando Frías Fernando Frías

La eficacia o no de una terapia no es cuestión de opinión, Carmen, sino de evidencia. Y respecto a las que aparecen en la entrada esa evidencia es bastante clara: no funcionan.

carmen PARIS SARRIA carmen PARIS SARRIA

Perdona que te diga Fernando pero hay cosas que la ciencia actualmente no puede explicar y estan ahi, y por ello no son inexistentes, si no que la ciencia no tiene los medios para medirlo.

Miguel G. Miguel G.

Viendo los comentarios de gente defendiendo a charlatanes y estafadores, se entiende la importancia de comprometerse en la lucha contra las pseudociencias. Cuando daño están haciendo, la hostia.

Buen post, ánimo y sigue así.

manuel valero geira manuel valero geira

Hola guerreros de la verdad, pienso que todo lo que se expone en esta página sobre los “trabajos alternativos” pa eso aquello y lu otro está muy bien pero creo que debe trabajarse mucho más la cuestión de dar paso a cualquier cosa que pueda beneficiar, aunque sea “poco”, a los “creyentes” (máxime que nadie lucha contra los testigos de Jehová y se los aguanta) sin dejar que nos tomen el pelo eso sí.
Si algo cura por efecto placebo, la verdad, no entiendo por qué hay que oponerse tanto, como si fuera tan fácil curarse por sujestión¡ La ciencia, quizás, será mejor que la pseudociencia pero le queda MUCHISIMO que mejorar (por eso las pseudociencias arraigarán¡) es que no se entiende eso? Hay que INCORPORARLAS con los debidos controles y más si hace falta pero INCORPORARLAS¡ El arte, la poesía, la literatura, etc no sufren el acoso de la “ciencia” pero ellas no son “pseudociencias” (y también han habido muchas estafas)
NO INSULTEN¡NO INSULTEN¡NO INSULTEN¡NO INSULTEN¡ ¿De verdad Occidente es más “inteligente” que Oriente? ¡por favor

Fernando Frías Fernando Frías

El arte, la poesía, la literatura, etc., no se hacen pasar por procedimientos terapéuticos, no intentan aparentar lo que no son, y sobre todo no se usan para engañar (a veces intencionadamente, a veces no) a enfermos, personas necesitadas de orientación o que simplemente buscan mejorar su vida. En cuanto a la incorporación de la que hablas, y como dice Tim Minchin, “la medicina alternativa que funciona tiene un nombre: medicina”. La medicina incorpora técnicas válidas, por supuesto que sí, pero también rechaza las que no son válidas por mucho que sus creyentes se obstinen en asegurarlo. Simplemente se trata de evaluar su eficacia empleando una metodología que permita hacerlo descartando la fe, las impresiones subjetivas, los falsos positivos y hasta eso que tanto parece llamarte la atención, la “sugestión”. Para conocer esos métodos de evaluación y los resultados de muchas de esas prácticas te recomiendo un libro muy interesante, que aunque tiene unos cuantos añitos acaba de salir en español: “¿Truco o tratamiento?”, de Simon Singh y Ezdard Ernst, recién publicado por Capitán Swing.

Por último, Occidente no es más inteligente que Oriente (ni viceversa): en occidente se han inventado la homeopatía, la naturopatía (por alguien que no sabía griego, evidentemente), la “medicina ortomolecular”, etc., etc., y Oriente por su parte cuenta con excelentes científicos en todos los campos. Ni la ciencia ni las ganas de creer en algo fuera de la realidad entienden de geografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *