La Universidad de Zaragoza y su cátedra de homeopatía

Ya contamos en su día que la Universidad de Zaragoza no solo enseña homeopatía, sino que además presume de ello. Por eso la noticia de la creación de una Cátedra de Homeopatía no constituye ninguna sorpresa, sino más bien la confirmación de la pendiente por la que sus responsables están llevando a la Universidad. Una deriva que hoy tiene dos imágenes; la que nos deja la nota de prensa, firmada al alimón por la Universidad de Zaragoza y los Laboratorios Boiron:

y esta otra, en la que Javier Lanuza (profesor del Departamento de Farmacología y Fisiología), Pilar Zaragoza (Vicerrectora de relaciones institucionales), Pascal Blasco (Director General de Boiron) y Gualberto Díaz (Director Médico de Boiron) ponen por escrito el despropósito:

Y es que la Cátedra está patrocinada por los Laboratorios Boiron, la multinacional francesa que comercializa cosas como esta o esta otra. Y, por cierto, ya que dicen que la Cátedra se ocupará de

temas de importancia como las patologías que trata esta terapéutica, la fabricación y presentación de los medicamentos o la amplia actividad docente presente en nuestro país.

No estaría de más que intentasen también averiguar por qué los laboratorios homeopáticos, con Boiron a la cabeza, venden sus productos de forma totalmente ilegal. A cambio les ofrecemos ocuparnos nosotros de esa “amplia actividad docente” de la homeopatía que, por increíble que parezca, sigue “presente en nuestro país”. Al contrario de lo que ocurre en otros, donde las Universidades dedican sus cada vez más escasos recursos a la docencia de disciplinas de verdad, abandonando la enseñanza de terapias ficticias como esta.

Lo cual, por cierto, nos lleva a otra cuestión: ¿qué opinarán los restantes catedráticos de la Universidad de Zaragoza, los que se dedican a enseñar conocimientos rigurosos, ante la incorporación a sus filas de esto? ¿Estarán contentos al ver que los recursos educativos y, sobre todo, el prestigio que ellos han ayudado a conferir a la Universidad, se diluyan como un azucarillo en el agua mágica? ¿Se sienten contentos al contar entre sus pares a un catedrático en supercherías?

Suponemos que no. Pero no estaría de más que ellos nos lo aclararan.

P.S.: Y estaremos atentos también a la posibilidad de que la Universidad de Zaragoza nos homologue nuestro título de homeópatas. Al fin y al cabo, nos lo otorgó su patrocinador




20 Comentarios

  1. NOOOOOOO!!!!!!!!! que alguien pare la universidad que me cambio!!Al igual que Dani y Fisilósofo, también soy alumno de la Universidad de Zaragoza, Fisiquito de 3º. Y también me parece una absoluta vergüenza que se permita que estudios como estos se impartan o incluso lleguen a tener una cátedra.

  2. Soy profesor de la Universidad de Zaragoza, y llevo desde ayer indignado por esta noticia, que encima se anuncia a bombo y platillo como un gran logro (primera cátedra en España…), y que va a tener un efecto negativo doble: desprestigio científico para nuestra Universidad y solvencia para un timo lamentable.Lo que sí quiero aclarar es que estas cátedras universidad-empresa no tienen catedrático (luego por suerte no va a haber catedrático en homeopatía, al menos de momento) y tampoco cuestan dinero (los 20.000 € los pone la empresa y el coordinador de la cátedra se los gasta como le parece en temas más o menos relacionados, incluyendo seminarios y demás). De hecho creo que el asunto del dinero, por desgracia, es lo que ha favorecido la creación de este engendro, porque aunque buena parte de la subvención se gaste en publicidad directa o indirecta de la empresa y sus "medicamentos", el resto posiblemente podrá usarse en comprar equipos de laboratorio y otros fines más o menos útiles.

  3. No hace mucho tiempo, antes de la época Oracle, la misma Vicerrectora que firma esto nos echó para atrás un convenio con Sun Microsystems porque suponía incluir en la docencia a través de práticas, Proyectos de Fin de Carrera etc elementos relacionados con OpenSPARC y OpenSolaris, y la Vicerrectora sostenía que una Universidad no podía elaborar temarios en función de los intereses de una empresa. La objección era ridícula, en primer lugar porque no había que modificar ningún temario, y en segundo porque, lo requerido en el convenio lo veníamos (y seguimos) haciendo (como se hace en posiblemente todas las universidades del mundo) desde que se inventó SPARC y desde antes de que Solaris existiera como tal, simple y llanamente porque son referencias obligadas, como lo son otras arquitecturas de Intel, IBM, ARM etc y otros sistemas operativos, propietarios o libres, y porque no se pueden aprender conceptos de arquitectura o sistemas operativos sin referencia a arquitecturas y sistemas operativos reales, sean comerciales, open source o free software. Ahora con Boiron ¿no hay ningún problema?

  4. No me extraña que España esté a la cabeza de países que venden mediamentos falsos. O sea, mucho criticar los laboratorios existentes porque no pueden meter mano, lo que quieren es el monopolio del negocio!!!

  5. Alguien que ha escrito y critacado conoce realmente qué es la homeopatía? sabiais que sus principios datan del siglo XV y fue el padre de la Medicina actual, Hipócrates? Cómo sabeis que realmente es una farsa o un misticismo?son vuestras creencias o son vuestras investigaciones.Me parece un tema muy serio para que sea criticado y mofado, cuando entodo el mundo existen millones de personas tratadas y curadas con homeopatía, y eso no lo hacen los medicamentos falsos ni placebos, de hecho lahomeopatía puedellegar a tener efectos más fuertes en el organismo que un farmaco.Os invito a que investigueis y no a que critiqueis esta iniciativa, que aunque este un laboratorio de por medio, como en la medicina convencional, es un paso adelantehacia una medicina integrativa en la que trata a la persona y no al síntoma.Mi apoyo total hacia una medicina integral y pluridisciplinar.

  6. Medicina alternativa no es igual a "pseudo"ciencia. En todo caso, España no es ni de lejos el único país donde se enseña homeopatía en la universidad (Alemania, Suecia, Noruega, por ej. lo hacen) y no representa un conflicto para nadie. Puede tener que ver que los-as que claman quieren mantener a salvo su parcelita? Es sólo una pregunta.

  7. No, señor Sanmiguel, se trata de que la homeopatía, mientras no se demuestre lo contrario -y de momento nadie ha sido capaz de demostrar nada-, es un fraude que consiste en vender azúcar a precio de oro, lo cual no sería tan grave si no se estuviera jugando con la salud de las personas, a las que se les vende esta magia como si de medicina real se tratara. No es un divertimento, no es teatro, es jugar con la salud, y las autoridades y las universidades son las que deben evitar estos engaños porque son las que tienen la información, y no la gente de a pie, ignorante en cuestiones científicas y que no tiene base para juzgar si les están engañando o no.

  8. Pues sí, caballero. Pero que sus principios daten del siglo XV o que se haya desarrollado en el XVIII no la hace auténtica; lo mismo pasa con que existan en el mundo muchas personas que crean haberse curado por la homeopatía, si supiera usted algo de estadística sabría por qué sucede eso. La homeopatía ni siquiera es un placebo, simplemente no hace nada, pero parece que sí porque solo se cuentan los casos que interesa que se conozcan. Le invito a que investigue usted un poco. Sobre todo de estadística y en concreto de estadística aplicada a la medicina, sobre cómo se hacen y cómo se interpretan las pruebas médicas, etc. Se va a llevar muchas sorpresas.

  9. Señores debemos entender,que los medicamentos se fabrican principalmente con sustancias de plantas medicinales,es decir,sin las plantas,no hay producción de medicamentos,en todos los países del mundo europeo y no europeo desarrollado existe la práctica de la Medicina Alternativa y funciona,por tanto,es hora de que nos vayamos dando cuenta,que los ciudadanos están cada día mejor informados que el desarrollo,está a nuestras puertas.La M.A. puede ser una gran salida para curar a millones de pacientes en el mundo,que no encuentran su curación en la medicina química,que se está produciendo en los grandes laboratorios.alberthneushaus@hotmail.com

  10. Vale, los medicamentos se fabrican con sustancias procedentes de plantas (o, más frecuentemente, sintetizadas, pero bueno). Lo que ocurre es que en homeopatía:1.- En la mayor parte de los casos no queda ni rastro de la sustancia original. Solo se vende excipiente (agua o azúcar).2.- En los grados más bajos de dilución sí que pueden quedar trazas de esas sustancias, pero realmente no tienen que ver con la sintomatología que pretenden tratar. El hígado de pato no tiene nada que ver con la gripe (y mucho menos el oscilococo, que no existe), las abejas maceradas no guardan ninguna relación con los dolores para los que se prescribe la "apis mellifica", y la sepia solo se relaciona con las manchas en la piel porque su tinta también mancha.3.- Y por si eso fuese poco, en los estudios clínicos de calidad no ha demostrado tener ninguna eficacia.No confundas la fitoterapia con la homeopatía. La fitoterapia puede tener una base científica (aunque en la práctica no sea muy habitual), pero la homeopatía no hay por donde cogerla.

  11. He sido una víctima, durante 5 largos años, de un TIMO CON MAYÚSCULAS, llamado hoeopatía. Tengo 52 años, pero desde muy joven mi sistema nervioso me ha jugado muy malas pasadas. Con la medicina tradicional, no tuve suerte, así que hace unos 11 años decidí probar esas “bolitas mágicas”, marca Boiron, las cuales, según la homeópata que me trató, iban a terminar con mis problemas de raíz. FALSO, después de 5 años y medio millón de pelas (unos 3.000 euros entre consultas y “bolitas mágicas”), no experimenté mejoría alguna. Mis síntomes eran los mismos, mi ansiedad no cejaba, y mi vida cotidiana era un pequeño infierno. Después probé otros tres años con un “naturista”, iridólogo (de esos médicos que interpretan enfermedades a través del iris), y nada, otro gasto y yo sin notar mejoría alguna. Al final, la medicina “tradicional” fué la que dió con la llave. Un psiquiatra de salud mental determinó, a través de una serie de preguntas (unas 100 creo), que, a partir de una clara sintomatología que yo presentaba, mi problema está directamente relacionado con la SEROTONINA, la llamada “hormona de la felicidad”. Tres años después, soy un medicado crónico, tomo paroxetina (un antidepresivo, recaptador de la serotonina más un tranxilium, un tranquilizante que me anula los efectos de esa maldita ansiedad crónica. Ahora, con 52 años, después de décadas de penurias, puedo al fin afirmar que hago una vida normal, con sus lógicos altibajos propios del cambio de estación, y eso por unos 3 o 4 euros al mes que me sale mi medicación. Y aquí estoy, me encuentro mejor, mis nervios estan controlados, y sin la parafernalia de unas bolitas “mágicas”, cuya polémica composición nos dice que sus principios activos estan tan diluídos que es como si echáramos un escupitajo al mar. NO SE NOTARÍA EN ABSOLUTO. Así que, yo, de primera mano, afirmo rotundamente que la homeopatía solo me ha sacado dinero y me ha dado falsas esperanzas que nunca se cumplieron, mienrtas los directores ejecutivos de Boiron vivirán a tutiplén, a costa de millones de personas que algún día nos hemos agarrado a un clavo ardiendo.

Deja un comentario

Por Fernando Frías
Publicado el ⌚ 27 octubre, 2010
Categoría(s): ✓ homeopatía • Universidad de Zaragoza