«Homeospagyria» en el Colegio de Médicos de Córdoba

Contábamos aquí, en junio de 2011, la rocambolesca historia del III Máster en Homeopatía Spagyrica-Medicina Tradicional de Occidente, un curioso engendro coorganizado por las Universidades de Girona y Camilo José Cela de Madrid.

Según parece, el «Máster» sigue existiendo, aunque en este caso habrá que poner el término entre comillas, ya que solo lo imparte el «Instituto Asclepios» y no parece haber ninguna universidad que lo respalde. Pero, por suerte para los promotores de esa curiosa variedad de la homeopatía, hay otras instituciones de las que echar mano. Y si a falta de pan buenas son tortas, a falta de universidades buenos son los Colegios de Médicos. Como el de Córdoba, que, como nos indica en el apartado de formación de su web, ofrece a sus colegiados un Curso de Introducción a la Homeoespagyria (Homeopatía Spagyrica).

 

Según el programa de formación prevista para este trimestre (que pueden descargar en pdf desde aquí o, con pocas variantes, desde aquí),

Este curso tiene como objetivo aportar a los médicos el conocimiento de los principios básicos de la Homeopatía Spagyrica (Homeoespagyria), para que éstos puedan, desde el primer día, aplicar en su consulta los conocimientos adquiridos, de modo que sea la práctica y la constatación de los resultados lo que, unido a una obligada profundización posterior de conocimientos, les haga avanzar en la práctica de este tipo de tratamiento. 

Claro que, para un conocimiento de alguno de esos principios básicos (y hasta de la forma correcta de escribir el nombre de la magufada, señor Responsable del Área de Medicina No Convencional del COM de Córdoba), en realidad basta con pasearse por aquella entrada de junio de 2011. Al fin y al cabo el curso es similar, los implicados también son los mismos, y hasta la situación de los laboratorios Heliosar Spagyrica, con cuarenta potingues en el mercado y ni una sola autorización para comercializarlos legalmente, sigue exactamente igual. De hecho, lo único que ha cambiado desde entonces es que la «homeospagyria» cuenta ahora, como nos explica en portada la web de los laboratorios, con el apoyo de nada menos que cuatro sociedades «científicas» (con perdón): la Asociación de Médicos para Investigación en HomeoSpagyria AMIH, la Asociación de Farmacéuticos para la Investigación en HomeoSpagyria AFIH, la Asociación de Psicólogos para la Investigación en HomeoSpagyria APIH, y la Asociación de Veterinarios para la Investigación en HomeoSpagyria AVIH. Asociaciones, por cierto, perfectamente intercambiables: salvo la última, que según el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior no existe, las demás comparten domicilio social en el Paseo de la Castellana 173, 1.º derecha de Madrid. Que debe ser un local amplísimo, porque también están allí, ¡oh casualidad!, el Instituto Asclepios y los laboratorios Heliosar Spagyrica. Laboratorios que, por cierto, siguen siendo los titulares de la web del instituto, pero ahora también lo son de las de esas asociaciones tan (¿quién puede dudarlo?) científicas e independientes.

En fin, que al igual que eso de la homeopatía spagyrica es una especie de pseudociencia de una pseudociencia, el instituto y las asociaciones «científicas» son también un spin-off de Heliosar Spagyrica.

Ahora solo falta saber cuál es el papel del Colegio de Médicos de Córdoba en este enredo de terapias ficticias, medicamentos ilegales y entidades encajonadas unas en otras. Pero, sea cual sea, de una cosa podemos estar seguros: no es un papel muy airoso.



1 Comentario

  1. Avisaros de que he intentado entrar en las páginas de heliosar spagyrica, que aparecen en el buscador de Google al buscar por esos términos, y mi antivirus (Trend Micro) las califica de peligrosas. Si sus "tratamientos" son tan eficaces con las enfermedades como con los virus informáticos que hay en sus páginas no quiero ni contaros.

Deja un comentario

Por Fernando Frías
Publicado el ⌚ 19 febrero, 2013
Categoría(s): ✓ Colegio de Médicos de Córdoba • homeopatía • homeospagyria