Ciencia, pseudociencia y una niña

Una de las pseudoterapias que más se están extendiendo últimamente es el reiki, esa práctica “milenaria” que inventó un monje japonés allá por los años 1920, y que se está abriendo paso incluso como tratamiento “complementario” en la sanidad pública, quizá porque es tan obvio que no sirve para nada que también parece evidente que no va a hacer nada malo. Por otra parte, eso de que haya por ahí una supuesta energía vital se ajusta tan bien a la disparatada “perturbación del campo energético” que hasta hace poco reconocía la NANDA que es inevitable que la idea de manipularla haya atraído a numerosos profesionales de la enfermería, más deseosos de guiarse por cuentos de hadas que por la realidad.

Ejemplo de manipulación de la energía vital.
Ejemplo de manipulación de la energía vital. | Son Goku lanzando un ataque “Onda Vital”.

Pero no crean que esta situación es nueva: si retrocedemos un par de décadas, lo que estaba de moda (por parecidas razones) no era el reiki, sino el “toque terapéutico”, una pseudoterapia prácticamente indistinguible. Al igual que el reiki, el toque terapéutico estipula que existe un “campo energético” en los seres vivos que puede ser manipulado y modificado.

Y que, por tanto, puede ser percibido.

Eso es lo que llamó la atención, allá por 1996, de una niña llamada Emily Rosa. Emily, que entonces tenía nueve años, diseñó un sencillo experimento para comprobar si esto era cierto. Los voluntarios (que aseguraban ser capaces de percibir ese “campo energético”) se colocaban frente a una mesa, con los brazos extendidos y las manos hacia arriba, separadas unos 30 cm; una pantalla construida con cartón y una toalla ocultaba esa zona de su vista. A continuación Emily lanzaba una moneda al aire para seleccionar una de las manos del voluntario, y le acercaba su propia mano derecha. Los voluntarios debían detectar el “campo energético” de Emily y así determinar a cuál de sus manos había acercado Emily la suya. Cada voluntario realizaba diez de estas pruebas.

fig1aclttt

De este modo se realizaron dos series, entre 1996 y 1997, con un total de 21 voluntarios (19 mujeres y dos hombres) que realizaron un total de 280 intentos (ya que siete de los voluntarios repitieron).

Con unos resultados… bueno, más bien discretos: a pesar de que todos los voluntarios practicaban el toque terapéutico y aseguraban ser capaces de detectar el dichoso campo, lo cierto es que ni siquiera llegaron al 50% de aciertos.

figsaclttt
Tabla y análisis estadístico de los resultados. Esta imagen y la anterior han sido obtenidas del artículo de JAMA al que se hace referencia en la entrada. | Tabla y análisis estadístico de los resultados.

De este modo Emily Rosa consiguió dos cosas: desbaratar definitivamente las creencias sobre “campos energéticos” y también convertirse en la persona más joven que ha firmado jamás un artículo científico, ya que sus resultados fueron publicados en el número del 1 de abril de 1998 nada menos que en Journal of American Medical Association (JAMA). El artículo, firmado por la propia Emily junto con su madre Linda, Larry Sarner y Stephen Barrett lleva por título A Close Look at Therapeutic Touch.

Emily Rosa realizando su experimento. Imagen tomada de este vídeo.
Emily Rosa realizando su experimento. Imagen tomada de este vídeo.

Y si a Emily le sirvió para dos cosas, a mí también. Por un lado me permite recordar una premisa básica que a menudo se olvida en la investigación sobre pseudociencias: antes de dedicar recursos y esfuerzos a comprobar si una técnica “funciona” sería conveniente comprobar algo tan sencillo como su plausibilidad. Si antes de embarcarse en un caro ensayo clínico sobre el reiki que al final ofrecerá los mismos resultados dudosos de siempre, los experimentadores dedicaran un ratito a comprobar si los practicantes de esa pseudoterapia son de verdad capaces de detectar esa energía que dicen manejar, los investigadores y los enfermos se ahorrarían esa pérdida de tiempo y los responsables de los centros se ahorrarían la pérdida de recursos económicos y de prestigio científico. Y para ello bastaría con aplicar el mismo método y el mismo sentido común que demostró aquella niña de nueve años.

Y, por otro lado, me permite recordar que hoy es 11 de febrero, que celebramos el día internacional de la mujer y la niña en la ciencia, y que no tendríamos que hacerlo: nuestra sociedad no puede permitirse el lujo de que el talento y la inteligencia de la mitad de los seres humanos se pierda en las trabas que aún encuentran las mujeres para dedicarse a actividades científicas, técnicas o divulgativas. Es un derroche.

Pero, sobre todo, es una injusticia.

18 Comentarios

Participa Suscríbete

J.DiazJ.Diaz

La inocencia(?) infantil junto al talento. Una maravilla.

Dejando aparte que una muestra tan pequeña puede dar pie a que los magufos digan que no es relevante.
A mi me llama la atencion que ni siqueira se cumpliera la ley del 50%, que en pruebas aleatorias como estas deberían, por lo menos, acertar el la mitad de los intentos.

Tambien creo que se dejo algunos factores importantes, como la temperatura, es sabido que l apiel puede “sentir” minimos cambios de temperatura al acercase otra piel.

Pero en todo caso, el ingenio y la racionalidad de la cria , que ahora debe ser toda una mujer, claro, es maravillosa.
Por cierto, ¿que fue de ella?

danieldaniel

Probablemente, si se continuaban las pruebas, el porcentaje de aciertos hubiera sido muy crcano al 50 %. Los desequilibrios siempre se compensan en el azar.

YeilYeil

El 50% sólo se da en muestras grandes y con elecciones al azar. Los seres humanos no somos muy buenos creando azar. La chica tiraba una moneda, pero el que realizaba reiki elegía según le daba.

J.DiazJ.Diaz

Evidentemente.

Lo reseñable es que una cria, con errores metodologicos o lo que sea, se pusiera a investigar con tanta seriedad. Y es que cuando los crios son tratados como personas inteligentes en vias de desarrollo — ©Mafalda — los resultados son sorprendentes.
Lo lamentable es que al 99’999 de los crios se les embrutece desde muy pequeños y luego acaban recibiendo sesiones de reiki.

Offler

La cuestión es que una falsa terapia no quiere decir que todas sean mentira, y os quejais sólo de las pseudoterapias erróneas.

La verdad es que tal y cómo nos ha transmitido durante siglos la tradición del Gran Maestro oriental Mekhagon Thus, todos disponemos de un aura diamagnética colateral cuántica (ADCC) que es posible redirigir mediante impulsos generados en el cortex gracias a la concentración fotónica. De esta manera, un experto de nivel 4 puede alinear las corrientes energéticas que discurren por nuestro interior, consiguiendo que los átomos alteren nuestro ADN y resolver así nuestros problemas de salud y alteraciones emocionales restaurando el equilibrio.

Os haría una demostración de que funciona (he oído hablar del primo de un amigo de un vecino al que le curó una enfermedad mortal cuando ya estaba desahuciado ), pero yo sólo soy de nivel 3

JonathanJonathan

jajajja genial, con mucha práctica pronto alcanzarás el nivel 4 y podrás alinear las corrientes energéticas :)

Cuánto PedanteCuánto Pedante

Nunca se sabe, pero se ve que es más fácil sacar el de Abuelo Cebolleta Contra las Pseudociencias.
¿Dónde dan el carnet de graciosillo de turno?.

RawandiRawandi

“os quejais sólo de las pseudoterapias erróneas.”

Es verdad. Nadie se acuerda de las pseudoterapias acertadas… ;D

J.DIazJ.DIaz

¿Maestro Mekhagon Thus?

Me suena de la güisqui pedia que seguia la filosofia del Guru Indu del siglo XIV antes de Buda Sakar Lhapela Ghanza.

Predicaba la pureza de la ignorancia y la bondad de ser tonto del culo profundo, creo recordar.

javierjavier

No solo el reiki remite al toque terapéutico, el toque mismo ya era un reciclaje de las imposiciones de manos y el magnetismo animal de Mesmer.
Precisamente el Mesmerismo es de las primeras pseudoterapias desacreditadas, se considera el primer caso en que se usó el doble ciego para estudiar su efectividad.

RawandiRawandi

“el reiki remite al toque terapéutico”

Cronológicamente es al revés. El reiki apareció medio siglo antes que el toque terapéutico.

javierjavier

Me refería al orden en que aparecen en el texto. Igualmente, el Mesmerismo los precedió, tanto en aparecer como en ser desacreditado.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>