Jornada de homeopatía en la Universidad de Zaragoza

Hace unos meses, cuando la Universidad de Zaragoza decidió (o eso dijeron) eliminar sus títulos de homeopatía, desde aquí celebrábamos la noticia, pero advertíamos de que aún quedaba trabajo por hacer. Y buena prueba de ello es esta noticia: la celebración el 8 de noviembre de la I Jornada de Puertas Abiertas de la Cátedra Boiron de Homeopatía de la Universidad de Zaragoza.

La mitad de los aragoneses ha utilizado homeopatía para tratar sus afecciones o enfermedades   Aragón Universidad

La noticia, redactada con el estilo característico de las notas de prensa de Boiron, la empresa que compró la cátedra, dice también que la jornada está avalada por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), dato lamentable pero no sorprendente si tenemos en cuenta que no es la primera vez que SEMERGEN se mete en esos fregados.

Tratándose de una jornada organizada por una cátedra supuestamente universitaria, cabría esperar que se dedicase a mostrar sesudas investigaciones científicas acerca de la validez y eficacia de la homeopatía, ¿verdad? Y más aún viniendo de la mano de una empresa que presume de las cifras que dedica a la investigación (aunque de una forma tan torpe que resulta fácil pillarles). Pero claro, de donde no hay no se puede sacar, así que en lugar de eso la nota nos repite los resultados de la dudosa encuesta sobre el uso de la homeopatía que encargó la multinacional, e insiste en que la jornada se centrará en la experiencia de los pacientes, diciendo cosas como que

varios pacientes de las consultas clínico-docentes de homeopatía asociadas al Centro de Salud Delicias Sur de Zaragoza contarán su testimonio al tratar algunas de sus patologías con homeopatía

O que

la Asociación Canaria de Usuarios y Amigos de la Homeopatía explicará en primera persona cuáles han sido los motivos y el proceso llevado a cabo para la reciente creación de esta asociación de pacientes y su experiencia tras utilizar medicamentos homeopáticos.

Lo cual, por cierto, plantea un par de problemas. En primer lugar, parece evidente que el auténtico objetivo de la jornada es hacer publicidad de los azucarillos productos de la empresa. Y, como vemos, esa publicidad se va a apoyar fundamentalmente en los testimonios de los usuarios. Vamos: justo, justo, lo que prohíbe el apartado 1.j del artículo 6 del Real Decreto 1416/1994, de 25 de junio, por el que se regula la publicidad de los medicamentos de uso humano. Claro que el apartado 1.b prohíbe también decir cosas como que

Y es que, el principal motivo que destaca el 80% de los usuarios aragoneses para utilizar los medicamentos homeopáticos es que no presentan efectos adversos relevantes. Además, el 45% destaca también su eficacia

Y el apartado 1.f parece chocar con el hecho de que el tinglado lo monte una cátedra y lo avale una sociedad médica que autocalifica como científica.

Todo ello, claro, suponiendo que deba aplicarse esa norma y no esta otra, que parece más adecuada, ¿verdad?

Pero decíamos que lo del uso y abuso de los testimonios plantea no uno, sino dos problemas, y es que hay otro aspecto de la cuestión: ¿qué pasa con los muchos, muchísimos testimonios de estos otros usuarios? ¿Es que los nuestros no valen?

Porque, de verdad, nosotros también queremos muchísimo a Hahnemann:

1023 en zaragoza

PS: Sobre este mismo tema no se pierdan esta entrada de La ciencia es bella.



1 Comentario

Deja un comentario

Por Fernando Frías
Publicado el ⌚ 7 noviembre, 2013
Categoría(s): ✓ homeopatía • SEMERGEN • Universidad de Zaragoza